Escúchenos en línea

El Niño y su impacto en pesca

Managua. Por José Milán/Radio La Primerísima. | 6 de Noviembre de 2015 a las 12:53
El Niño y su impacto en pesca

Desde la primavera del 2015 (Mayo), las observaciones recolectadas por la Administración Oceánica y Atmosférica de los EE.UU. (NOAA) y la NASA indican que las condiciones de El Niño en el Pacífico Ecuatorial se han estado fortaleciendo, en una magnitud similar a los eventos de  1997-98 y 1982-83, eventos que han sido los dos fenómenos de El Niño  más fuertes desde que existen registros científicos modernos.

Como consecuencia,  los vientos alisios (vientos marinos) se han debilitado en el Pacífico Oriental, lo que altera el patrón normal de la circulación oceánica y esto origina un desplazamiento hacia el Este (Centroamérica) de la piscina caliente (sector del océano más caliente del océano pacífico). La parte más profunda de la piscina, hace que el agua tibia reduzca  el afloramiento habitual de nutrientes (alimentos)  que proceden de las aguas profundas, hacia la superficie del Pacífico Oriental (costas de Centroamérica y América del sur). Esta pérdida del suministro de nutrientes habitual es evidente en la disminución de las concentraciones de clorofila en la superficie del mar, a través de un pigmento verde que indica la presencia de fitoplancton.

En las siguientes imágenes se comparan para Octubre 2014 y Octubre del 2015 las concentraciones de clorofila en el océano pacifico, datos  que fueron adquiridos por equipos especializados a bordo de satélite de la NASA denominado AQUA. Los tonos verdes indican más clorofila (en miligramos por metro cúbico) y fitoplancton que florece, mientras que los tonos de azul indican menos clorofila y menos fitoplancton, o sea menos alimentos para los peces.

En la imagen de la izquierda se observa claramente mayor concentración de clorofila en el mes de Octubre del 2014, en relación a la imagen de la derecha en el  mes de Octubre del 2015.

Aunque este Niño aún no ha alcanzado su punto más alto, la red alimentaria marina está empezando a sentir la pérdida en el suministro de alimentos tradicionales. Observaciones históricas de nuestra zona han demostrado que con menos fitoplancton disponible, los peces que se alimentan de plancton, así los peces más grandes que se alimentan de ellos, tienen un suministro de alimentos muy reducido.  De esta forma en el último Niño de esta magnitud (1997-1998), la disminución de las poblaciones de peces impactó negativamente a toda la población marina, incluyendo pingüinos de Galápagos, iguanas marinas, lobos marinos y focas que experimentaron hambre y con ello dramáticas reducciones de las poblaciones.

Todos los modelos elaborados por el Instituto de Investigación Internacional para el Clima y la Sociedad (IRIS) y el Centro de Predicción del Clima de la NOAA predicen que este Niño alcanzará su punto máximo alrededor de Diciembre y se debilitará durante la primavera del hemisferio norte (Marzo-Mayo 2016).

La última vez que se produjo  un fuerte Niño (1997-98), hubo gran impacto en la población de toda la red alimentaria marina del Pacífico Oriental. Sin embargo un fuerte evento de La Niña se instaló en 1998-99 y tuvo el efecto contrario, ya que los fuertes vientos alisios de este-oeste provocados por La Niña favorecieron  un mayor afloramiento de nutrientes, lo que trajo  uno de los mayores brotes de fitoplancton jamás observados por satélites y se pudo comprobar que esto trajo un aumento significativo en las poblaciones de peces.

Si la corriente de El Niño actual provocará un escenario similar al de 1997-98 con un cambio drástico a una fuerte Niña, es demasiado pronto para decirlo. Pero lo que si podemos afirmar es que la pesca, en los próximos meses se puede ver muy afecta.

Fuente: NASA's Earth Observatory. https://mail.google.com/mail/u/0/?tab=wm#inbox/150cfb701829b088


Descarga la aplicación

en google play en google play