Escúchenos en línea

IRC podría estar ligada al calentamiento global

Bahías de Huatulco, Oaxaca. Por Jorge Castañeda | 6 de Noviembre de 2015 a las 15:33
IRC podría estar ligada al calentamiento global

Un pueblo en Nicaragua ha sido afectado por una misteriosa epidemia que ha cobrado la vida de más de 20 mil trabajadores, en su mayoría cortadores de caña de azúcar.

La letal enfermedad, que afecta el sistema renal, podría estar directamente relacionada con las frecuentes olas de calor originadas por el Cambio Climático y el Calentamiento Global, según revelaron estudios científicos.

La enfermedad renal crónica que afecta a los habitantes del pueblo de La Isla, ahora conocido como ‘La Isla de las Viudas’, ha dejado miles de víctimas desde el año 2002 y es objeto de estudio por parte de investigadores y distintas entidades no gubernamentales.

De acuerdo a información publicada por el diario The Huffington Post, a la cual foroambiental.com.mx tuvo acceso, en un principio se consideró que la enfermedad estaba directamente ligada al uso de pesticidas y metales pesados. Sin embargo, el profesor Richard J. Johnson, especialista en enfermedades renales de la Universidad de Colorado, en Estados Unidos, considera que la causa tiene que ver con la elevada deshidratación provocada por las altas temperaturas a las que se ven sometidos los trabajadores durante las temporadas de cosecha.

Con base en los estudios del investigador, las temperaturas en algunas partes de Centroamérica han ido incrementando desde la década de los 80 del siglo pasado, así como la cantidad de días de calor al año.

Tal situación, sumada a la escasez mundial de agua, podría suponer una epidemia a nivel mundial. “Nos preocupa que el Cambio Climático pueda tener grandes efectos en la salud. Si resulta que el estrés por calor es la causa de la enfermedad renal, esto podría afectar a todo el planeta, y en particular a las zonas cálidas”, explicó Johnson.

En la actualidad, la organización no gubernamental Fundación La Isla se encuentra desarrollando un plan de infraestructura mediante el cual los trabajadores reciben el agua, descanso y la protección necesaria para enfrentar las difíciles condiciones laborales a causa del calor.

“Hasta el momento los resultados han sido prometedores: la función renal parece estar estabilizándose entre los trabajadores y su productividad ha aumentado en un 40 por ciento”, declaró Jason Glaser, cofundador de la fundación.

Sin embargo, y debido a las altas temperaturas que se han venido registrando en los últimos años, el problema podría ser mucho más grave y extenderse a otras zonas de Nicaragua e incluso a la mayoría de los países centroamericanos.


Descarga la aplicación

en google play en google play