Escúchenos en línea

Siguen buscando cadáveres y los zopilotes acechan

Varias agencias. Desde Bilwi, RAAN. | 8 de Septiembre de 2007 a las 00:00
Siguen buscando cadáveres y los zopilotes acechan
La Fuerza Naval del Ejército de Nicaragua continuaba este sábado la búsqueda y rescate de cuerpos que quedaron flotando por la zona de los cayos miskitos, al noreste del mar Caribe de Nicaragua, en un último esfuerzo ante el temor de que sus restos sean devorados por animales. Según los nativos, los cadáveres pueden durar un máximo de seis a siete días flotando y después explotan en pedazos, expuestos a ser devorados por los animales. Los miskitos como buenos navegantes saben eso, los que tenían botes han salido al mar a buscar a los desaparecidos para enterrarlos y calmar su dolor, un ritual muy importante para los lugareños. La presencia de zopilotes en la zona de los Cayos disipaba, sin embargo, la posibilidad de hallar a las víctimas para entregarlas a sus familiares que exigen los cuerpos. La contaminación en la zona, totalmente anegada por los muchos animales muertos que también flotan sobre las aguas y pone ahora en peligro la salud de los sobrevivientes, han advertido autoridades de salud. La costa caribeña de la Región Autónoma del Atlántico Norte (RAAN), la zona más pobre de Nicaragua, está poblada por una mayoría de miskitos (etnia formada en los siglos XVII y XVIII por la mezcla de indígenas, europeos y negros secuestrados en África) que conservan formas primitivas de organización y cultural, que viven de la pesca y de la recolección de sus árboles y cultivos, que fueron devastados por el ciclón Félix. Dos lanchas rápidas, un remolcador para cargar cadáveres y una de tipo Zodiac para rastrear en zonas de difícil penetración, emprendieron por la mañana la búsqueda en las inmediaciones de los Cayos Miskitos, Mara, Deimans Pat, Witis y Wiplin, con el fin de recuperar los cuerpos que quedaron flotando en esta región de Caribe, tras el paso del huracán Félix, el pasado martes. Las naves son tripuladas por 12 marines, que viajaron acompañados de tres forenses para ayudar a rescatar los cadáveres que flotan desde hace cuatro días presumiblemente en estado de putrefacción, explicó a la AFP el jefe de la fuerza naval del Atlántico norte, capitán de navío, Julio Zapata. Los exploradores dijeron que intentarían localizar los cuerpos siguiendo el rumbo de los zopilotes que fueron vistos por los marines que salieron el viernes sobrevolando los Cayos, adonde no pudieron aproximarse debido a que sus lanchas eran muy grandes. "Ayer no pudimos encontrar ningún cuerpo", dijo a la AFP, uno de los soldados de la naval que participa en las misiones, antes de salir del muelle de Bilwi, 500 km al noreste de Managua, que no quiso identificarse. Cerca de ellos, cientos de indios miskitos seguían aguardando con paciencia, pero con una enorme aflicción, que la naval o los pescadores que salen al mar a buscar muertos, llegaran con noticias de sus familiares desaparecidos. La llegada de la lancha rápida este sábado desde Managua, en el primer vuelo militar, será de gran utilidad en las operaciones de rescate que corren contra el tiempo, debido a que los cuerpos que emergieron a la superficie del mar hace cuatro días corren el riesgo de desintegrarse, explicó uno de los navegantes. Helicópteros norteamericanos que ayudan en las operaciones de rescate observaron el jueves "varios cadáveres flotando" frente a las costas de Cabo Gracias a Dios, en el extremo fronterizo entre Nicaragua y Honduras. El gobernador de la RAAN, Reinaldo Francis, reconoció, en declaraciones a la AFP, que "hay cientos" de desaparecidos en alta mar, originarios de los Cayos y comunidades del litoral norte que fueron arrastrados por el ciclón o sorprendidos en faenas de pesca. Las autoridades aseguran que en los Cayos se evacuaron a 1.000 nativos, pero no saben cuántos salieron ese día a alta mar desconociendo la alerta que había sido decretada en el Caribe, hoy convertido en una zona de desastre. Aún no se han restablecido los servicios de energía eléctrica, telefonía y agua potable en la región y la desesperación crece entre los damnificados. La contaminación en la zona, habitada en su mayoría por indígenas miskitos, mayagnas y ramas y totalmente anegada por los muchos animales muertos que también flotan sobre las aguas, pone ahora en peligro la salud de los sobrevivientes, han advertido autoridades de salud.

Más cadáveres llegan a Bilwi

Al menos 17 cadáveres que flotaban en aguas del litoral Atlántico norte de Nicaragua fueron trasladados al derruido muelle de Bilw. Los cadáveres iban a bordo de una lancha artesanal de pescadores, uno encima del otro, en avanzado estado de descomposición, halados por naves de la Fuerza Naval. Los cuerpos sin vida fueron llevados hasta el muelle de Bilwi, despedazado por el huracán la noche del viernes donde eran esperados por centenares de sobrevivientes que en medio de la pestilencia, la oscuridad y el agua del mar hasta las rodillas trataban de reconocer si era uno de sus familiares desaparecidos. Esa es la segunda embarcación que llega a ese muelle, desde que "Félix" embistió con toda su furia el Caribe norte de Nicaragua con vientos de 260 kilómetros por hora y categoría cinco en la escala "Saffir-Simpson". Los primeros 14 cadáveres, hallados flotando cerca de la isla de Cayos Miskitos, al nordeste de Bilwi, fueron trasladados al muelle el miércoles pasado, donde día y noche permanece abarrotado de sobrevivientes a la espera de sus familiares desaparecidos.

Descarga la aplicación

en google play en google play