Escúchenos en línea

Llegan a Bilwi 41 miskitos rescatados

Varias agencias. Desde Bilwi, RAAN. | 8 de Septiembre de 2007 a las 00:00
Cuarenta y un náufragos miskitos que fueron encontrados con vida en Honduras, flotando asidos a tablas, llegaron este sábado a las 06.40 de la mañana al muelle de Bilwi, principal ciudad del Atlántico norte. Después de cuatro días aferrados a trozos de madera o atados a tablas en aguas del Caribe infestadas de tiburones, sobrevivientes del poderoso huracán Félix regresaron el sábado a la costa a bordo de una patrulla naval que los rescató. Los náufragos, que hacían faenas de pesca al momento del meteoro, fueron trasladados de la comunidad hondureña de Rama a Bilwi en un barco auxiliar y dos lanchas rápidas de la Fuerza Naval nicaragüense. El capitán de navío informó de que 39 de los rescatados presentan un "regular estado de salud" y dos "algunas dificultades" y esos fueron internados en los centros asistenciales de la zona. Agregó que los miskitos son originarios de la comunidad de Sandy Bay y Bilwi, de la Región Autónoma del Atlántico Norte (RAAN). González explicó que los miskitos fueron rescatados con vida en las aguas cercanas a la comunidad de Raya, en el Caribe oriental de Honduras, tras el violento paso del huracán "Félix". Entre los sobrevivientes estaba un pescador, Rogelio Flores, que asegura que su barco, un pesquero con más de 200 indígenas a bordo, se sumergió por el impacto del huracán y que la mayoría había desaparecido. La embarcación trasladó a Bilwi a 40 hombres y una mujer después de haber sido rescatados en el mar o de islas deshabitadas. Algunos dijeron que lograron sobrevivir atándose ellos mismos a objetos que flotaban. "Era una tabla, una tabla como esta", dijo Onesio Pérez, señalando a las tablas del muelle. Sus brazos tenían las marcas de las cuerdas con las que se ató a la madera. Kelvin Ortega, el primero en bajar de la embarcación, dijo que pasó cuatro días flotando en el mar agarrado a una vieja pieza de madera. Félix tocó tierra con ráfagas de 256 kilómetros por hora como huracán categoría 5, la más alta para una tormenta, cerca de Bilwi, una comunidad de frágiles casas de madera y lámina habitada principalmente por indígenas miskitos y la etnia garifuna. El poderoso huracán dejó al menos 130 muertos, incluyendo cuerpos de pescadores encontrados en la vecina Honduras, hasta donde llegaron arrastrados por la corriente. Eduardo Sanders, capitán de la embarcación de rescate, dijo que los sobrevivientes estaban completamente agotados cuando los encontraron. "Prácticamente no podían tomar agua, no podían tomar alimentos, tenía el estómago completamente cerrado", añadió. La mayoría de los sobrevivientes lograron salir caminando del barco cuando llegó a tierra, aunque dos tuvieron que ser llevados en camillas. Decenas de residentes estaban en el muelle en espera de noticias sobre unas 70 personas reportadas como perdidas. Algunos lloraron, resignados a aceptar que aquellos que no aparecen tal vez no sean encontrados con vida. Cientos de personas no fueron evacuadas antes de que impactara el huracán y tenían sólo sus endebles chozas para protegerse. "Yo trabajo con 10 personas y todos fueron llevados (por el huracán), no los encontraron", dijo Samuel Morales, de 31 años, uno de los rescatados. Densela Frapo, con los ojos llenos de lágrimas, esperaba que su madre de 49 años, que se encontraba en los cayos cuando Félix golpeó Nicaragua, estuviera entre las personas rescatadas de la embarcación. "Todavía no se sabe nada. Nosotros estamos pensando que está muerta porque hasta ahora no se ha sacado", dijo Norma Archibald, prima de Frapo. La Fuerza Naval continúa buscando sobrevivientes aunque están agotándose las posibilidades de encontrar a más personas con vida. "Las órdenes que está dando el mando son regresar a la zona para buscar y rescatar y traer los cuerpos que hallemos vivos o ahogados", dijo Sanders. "Tal vez ya a estas alturas encontrar cuerpos vivos es bastante difícil", agregó.

Descarga la aplicación

en google play en google play