Escúchenos en línea

EUA y su plan contra Cuba

La Habana. Por Néstor García Iturbe/alainet.org | 27 de Noviembre de 2015 a las 10:23
EUA y su plan contra Cuba

El periódico New York Times publicó un editorial referido a las acciones de Estados Unidos contra Cuba, cuyo título, “En Cuba, desventuras al intentar derrocar un régimen”, explica las opiniones de dicho periódico sobre toda una serie de actividades que han organizado y financiado contra Cuba, las administraciones estadounidenses que han estado en la Casa Blanca en los últimos cincuenta años.

En dicho artículo, el Comité Editorial del diario, asegura que los llamados fondos para la democracia cubana “han sido un imán para charlatanes y ladrones”, y concluye que ”es más productivo lograr un acercamiento diplomático, que insistir en métodos artificiosos” y la realización de medidas que califica de contraproducentes.

Expresa el artículo que en el año 1996, motivados por un apetito de venganza, legisladores estadounidenses aprobaron un proyecto de ley promulgando una estrategia para derrocar el Gobierno de La Habana y “ayudar al pueblo cubano a recobrar su libertad”.

Este proyecto, convertido en la Ley Helms Burton, aprobada por el presidente William Clinton, ha servido para que el gobierno de Estados Unidos, en los últimos 18 años, desperdicie 264 millones de dólares en tratar de derrocar la Revolución Cubana.

La administración Clinton trató de materializar sus propósitos utilizando para eso a la Agencia de Estados Unidos para el Desarrollo, la famosa USAID, que fue la encargada de ejecutar los distintos proyectos agresivos contra Cuba.

Durante la administración Bush, a partir del año 2001, la agencia incrementó sustancialmente sus actividades, lo que implicó el incremento del presupuesto para esos fines en unos cuantos millones de dólares, más de veinte millones anuales, los que se entregaron a grupos de cubanos exilados, sin ejercer un control eficiente en cuanto al destino del dinero y los gastos que se realizaban.

La General Accounting Office, encargada de auditar los gastos de las agencias el gobierno estadounidense, en distintas oportunidades advirtió el total descontrol con el que se estaban utilizando los fondos, en la mayoría de los casos, para el beneficio personal de los llamados dirigentes de las organizaciones en el exilio, que poco destinaban a la labor política en Cuba para el desarrollo de los intereses estadounidenses y ayudar a los simpatizantes de Estados Unidos que se encontraban en prisión.

A pesar de las advertencias expresadas en las auditorias y algunos casos famosos que salieron a la luz pública, como el de Adolfo Franco, Director de America Latina de la USAID, en el año 2008, el Congreso estadounidense autorizó $45 millones de dólares para los proyectos contra Cuba, una cifra récord.

 

 

En los primeros años de la administración Obama continuó el desperdicio de cientos de millones de dólares para tratar de derrocar la Revolución Cubana, en los que se incluye el famoso programa conocido como ZunZuneo que intentó construir una plataforma para difundir mensajes a una audiencia masiva, como parte de la preparación de una “Primavera Cubana”, lo cual terminó con el encarcelamiento de Alan Gross.

Es necesario tomar en consideración, que la declaración del Premio Nobel de la Paz, del 17 de diciembre del 2014, donde señaló el fracaso de la política hacia Cuba en los últimos cincuenta años, no implicaba cambiar dicha política, sino utilizar nuevos métodos que la hicieran exitosa y finalmente lograr el derrocamiento de la Revolución Cubana.

¿Cuáles son las acciones que está realizando la administración Obama para tratar de lograr que la política hacia Cuba sea exitosa y desaparecer del mapa la Revolución Cubana?

Apertura de la embajada para incrementar la presencia física del gobierno estadounidense en la Isla.

Establecimiento de vínculos con Cuba en todos los aspectos posibles, incluyendo los comerciales y turísticos, para que los cubanos tengan que pensar seriamente si están en disposición de rechazar estas posibilidades que ahora se les abren y estuvieron cerradas por más de cincuenta años.

Esto debe dar cierta libertad de actuar a los “diplomáticos estadounidenses” en sus actividades de contacto con los disidentes cubanos y otras fuerzas que pudieran ser captadas.

Mantener la presencia estadounidense en la Base Naval de Guantánamo.

Continuar con Radio y Televisión Martí cuyo presupuesto para el año 2016 será de 30 millones de dólares.

Mantener el proyecto del Departamento de Estado, por 15 millones de dólares, para financiar la oposición en Cuba.

Ejecutar el proyecto de la Oficina de Transmisiones para Cuba, por un millón de dólares, para contratar periodistas que viajen a la Isla y se vinculen con los disidentes, los jóvenes y grupos de derechos humanos.

Continuar imponiendo multas millonarias a toda institución financiera que intervenga en transacciones vinculadas con Cuba.

Mantener el trabajo contra gobiernos amigos de Cuba para lograr un cambio en los mismos, con el propósito de que cada día Cuba cuente con menos recursos que le permitan subsistir.

Este es en resumen, el Plan Obama. No podemos pensar que la Revolución Cubana es un problema del Premio Nobel de la Paz , o del que asuma la presidencia estadounidense después de él, es un problema de la clase dominante en Estados Unidos, que no puede perdonar hayamos hecho una Revolución Socialista en sus propias narices, como dijo Fidel.

http://www.alainet.org/es/articulo/173841

- See more at: http://www.alainet.org/es/articulo/173841#sthash.gl0AJGkg.dpuf


Descarga la aplicación

en google play en google play