Escúchenos en línea

El Espacio al servicio de nuestros pueblos

Managua. PL. | 28 de Noviembre de 2015 a las 10:52
El Espacio al servicio de nuestros pueblos

Cooperación, desarrollo sostenible y uso pacífico del espacio ultraterrestre fueron términos recurrentes durante las jornadas de la VII Conferencia Espacial de las Américas (CEA), una cita que reunió en Nicaragua a expertos de más de 10 países. El foro a nivel continental, apoyado por la Oficina de las Naciones Unidas para Asuntos del Espacio Ultraterrestre (Unoosa), le siguió a los celebrados en Costa Rica (1990), Chile (1993), Uruguay (1996), Colombia (2002), Ecuador (2006) y México (2010).

Según los organizadores de estos eventos, el propósito de la CEA reside en lograr una convergencia de posiciones sobre cuestiones de interés común en el ámbito de la utilización pacífica del espacio ultraterrestre entre los estados miembros de la ONU.

Asimismo, se busca aprobar estrategias para promover la utilización y las aplicaciones de esta esfera que contribuyan al desarrollo integral y sostenible de las naciones, así como fortalecer los programas de educación y capacitación en ciencia y tecnología.

Esos fueron, precisamente, algunos de los elementos centrales de la cita de Managua, una realidad evidente desde el propio lema del encuentro: Ciencia y tecnología del espacio para el desarrollo humano en un ambiente de cooperación, cultura de paz y respeto al derecho internacional espacial.

Al evento, celebrado en un centro de convenciones capitalino, asistieron representantes de la ONU, de naciones del continente, como México, Cuba, Panamá, Argentina, Venezuela, Uruguay, Perú, Estados Unidos y Canadá, y de países de otras regiones geográficas, entre ellos, Italia, Francia y Rusia.

Esperamos generar un debate que nos lleve a la comprensión y compromiso del uso pacífico del espacio ultraterrestre, afirmó al inaugurar la cita el vicepresidente de Nicaragua, Omar Halleslevens, quien encabeza también el Consejo de Ciencia y Tecnología de su nación.

De este modo, países y organismos internacionales mostraron sus experiencias en este campo, y los proyectos que, muchas veces, exceden los límites de las fronteras nacionales para extender los beneficios a más naciones de la región.

Es el caso de Venezuela, que trabaja fuertemente en el desarrollo de la tecnología espacial e impulsa la integración de los países latinoamericanos en el uso de esta, según aseguró en conversación con Prensa Latina el presidente de la Agencia Bolivariana para ese ámbito, Víctor Cano.

Un ejemplo de esa realidad resulta el satélite Simón Bolívar, lanzado en 2008 en el marco de la cooperación bilateral con China y considerado una herramienta para la inclusión social que brinda servicios de comunicación no solo a Venezuela, sino a Nicaragua, Bolivia, Cuba y Uruguay.

También el empleo de satélites de observación territorial permitió conocernos y ver cuál es nuestra biodiversidad, detalló Cano, quien precisó que con el Miranda recibieron imágenes de países del área como Ecuador y Bolivia, y otros fuera de esta como Pakistán y Nepal.

El presidente de la Agencia Bolivariana para Actividades Espaciales se refirió además a un tercer proyecto que Caracas "está cristalizando".

Los satélites como el Miranda tienen una vida útil de cinco años, y a fin de garantizar la continuidad en el uso pacífico del espacio ultraterrestre para observación territorial se trabaja en el Sucre, con fecha de lanzamiento en septiembre de 2017, explicó.

El país de Suramérica emprendió igualmente una iniciativa para la creación de un centro de diseño, ensamblaje y pruebas de satélite de hasta una tonelada, al tiempo que promueve proyectos compartidos con diferentes agencias espaciales del mundo.

Los esfuerzos para impulsar el desarrollo de una nación y mejorar la calidad de vida a partir del empleo de estas tecnologías son igualmente visibles en Nicaragua, que no ha querido quedarse detrás y proyecta contar con dos satélites en 2017, los cuales servirían además a la región.

Queremos contribuir no solamente al desarrollo de nuestra nación, sino compartir estas capacidades con el área, dijo en diálogo con Prensa Latina el asesor presidencial Telémaco Talavera, quien agregó que los satélites están siendo construidos en China.

Al referirse a los ingenios, bajo los nombres Nicasat 1 y Nicasat 2, el funcionario detalló que uno de ellos será exclusivamente de comunicaciones, y otro de datos, "lo cual también resulta sumamente importante desde el punto de vista del enfrentamiento a los desastres naturales", añadió.

UN LLAMADO A LA COLABORACIÓN

Los ejemplos anteriores, signados por la cooperación con China, remiten a uno de los temas fundamentales abordados en la reunión y de suma trascendencia para naciones del área: la colaboración y la transferencia del conocimiento en este ámbito.

Ningún país puede desarrollar todas las capacidades por sí mismo, dijo a Prensa Latina Luc St-Pierre, de Unoosa, al subrayar que la cooperación internacional, así como buscar los buenos modelos y prácticas, resultan importantes.

No sorprende que la Declaración de Managua refleje la relevancia de la colaboración internacional con el uso y aplicación de dichas tecnologías como mecanismo para el fortalecimiento de la paz, la seguridad, y la promoción del desarrollo humano por medio del empleo pacífico del espacio ultraterrestre.

De hecho, en el documento, leído por la representante de Nicaragua ante la Organización de las Naciones Unidas, María Rubiales, la VII CEA realizó un llamado a los países desarrollados a apoyar, en materia de cooperación científica y tecnológica, a las naciones en desarrollo.

Los firmantes subrayaron, asimismo, que la exploración y utilización del espacio ultraterrestre deberá hacerse en provecho e interés de todos los países "sin discriminación alguna, en condiciones de igualdad y en libertad de acceso".

Entre las recomendaciones del texto estuvo apoyar la difusión de la enseñanza en la ciencia y la tecnología espacial, y adoptar políticas de divulgación en estos temas, de modo que la sociedad en general conozca la importancia del empleo de las mismas.

Asimismo, alentar a los países a continuar con la identificación e implementación de proyectos basados en el uso de esa tecnología y crear los mecanismos que permitan el acceso oportuno a la información y a la tecnología espacial en temas como prevención y mitigación de desastres.

Recomendaron igualmente coadyuvar con el monitoreo de los recursos naturales y la protección del medio ambiente a través de esa ciencia, e impulsar la utilización de aplicaciones espaciales como la tele-educación, que posibiliten la inclusión de la población al desarrollo.

Luego de la VII CEA, se abre un nuevo período con la Presidencia Pro-tempore ahora en manos de Nicaragua, y la mirada puesta en impulsar propuestas, sobre todo en el ámbito de los mecanismos de cooperación, en pos del desarrollo integral y sostenible de las naciones.

* La autora es corresponsal de Prensa Latina en Managua, Nicaragua


Descarga la aplicación

en google play en google play