Escúchenos en línea

Financiamiento, clave para el éxito de la cumbre del clima

París. Por Alfredo Boada Mola*/PL | 30 de Noviembre de 2015 a las 10:20

Una cuestión clave en la Conferencia sobre Cambio Climático que acontece este lunes en esta capital, es que sus negociaciones aseguren el adecuado financiamiento a los países en desarrollo para enfrentar el calentamiento global.

Para investigadores como el doctor en Ciencias Económicas Ramón Pichs, uno de los cubanos que integran el Panel Intergubernamental de Expertos de Naciones Unidas sobre Cambio Climático, el calentamiento global no es solo un reto ambiental, sino que también constituye un desafío para el desarrollo. Los impactos de este fenómeno se sienten en prácticamente todas las latitudes, continentes y océanos, y en los distintos países independientemente de su nivel de desarrollo, aunque está claro que para las naciones subdesarrolladas el reto es mucho mayor, pues sus capacidades de respuesta son más limitadas por las restricciones financieras y tecnológicas que enfrentan.

Aquí es notable la importancia de tener en cuenta la responsabilidad histórica de los distintos países, según explicó Pichs, quien dirige el Centro de Investigaciones de la Economía Mundial, una institución académica con sede en La Habana que estudia el cambio climático desde su dimensión socioeconómica.

En ese sentido, las actuales concentraciones de gases de efecto invernadero en la atmósfera se deben sobre todo a las emisiones históricas, que se vienen acumulando desde el peíodo de la Revolución Industrial iniciado en Inglaterra en el último tercio del siglo XVIII, y todo el proceso de industrialización en los actuales países desarrollados a lo largo del siglo XIX y XX.

"Para los países en desarrollo hacer determinadas contribuciones en el enfrentamiento al calentamiento global, los temas tecnológico y financiero son fundamentales", estimó Pichs.

Esas naciones no podrían proponer o hacer contribuciones efectivas ante el cambio climático si no cuentan con tecnologías adecuadas para encausar su desarrollo por senderos diferentes a los ya transitados por los actuales países desarrollados, que tienen patrones de producción y consumo muy dilapiladores, explicativos en buena medida de la situación del clima de hoy.

De acuerdo con el doctor Pichs, existe un conjunto de opciones de respuesta ante el cambio climático, sobre todo de adaptación y mitigación. Sin embargo, su materialización depende de la capacidad de los distintos países y regiones en materia de financiamiento y tecnología.

"Para los países en desarrollo es fundamental tener acceso a las tecnologías idóneas y a financiamiento para poder avanzar en esas direcciones", afirmó el especialista de la Mayor de las Antillas.

La Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático establece la obligatoriedad para los países industrializados de proporcionar financiación, tecnología y creación de capacidades para las naciones en desarrollo, nos recuerda por su parte Orlando Rey, participante por Cuba en el largo proceso de las negociaciones climáticas.

Acotó el experto del Ministerio de Ciencia, Tecnología y Medioambiente de Cuba que "los esfuerzos que pueden hacer los países pobres en cuanto a la mitigación (reducción neta de emisiones de gases de efecto invernadero a la atmósfera) o de adaptación al cambio climático, dependen de las contribuciones que reciban para poder llevarlos adelante".

Las naciones desarrolladas están tratando de separarse de esas responsabilidades públicas y tratan de desviar la cuestión financiera hacia el sector privado, y también hacia los propios países receptores, indicando que estos deben crear condiciones para atraer la inversión, entre otros pretextos.

Por otro lado, muchas de las ya anunciadas contribuciones nacionales determinadas para reducir las emisiones de gases de efecto invernadero y con ello el calentamiento global también dependen del tema de las finanzas.

Opinan los estudiosos que si no se resuelve este importante tema durante las negociaciones climáticas, carecerán de verdadera fuerza y eficacia la mayor parte de esas contribuciones nacionales, que fueron convocadas como parte del esfuerzo negociador iniciado en la Conferencia del Clima realizada en Durban, Sudáfrica, en 2011.

Pedro Luis Pedroso, uno de los negociadores por Cuba ante la convención, señala que el nuevo acuerdo a lograr en París debe contener una acción más robusta con respecto a medios financieros y tecnológicos.

"Hoy el mundo es más desigual, la distribución de la riqueza mundial es cada vez más desigual, las deudas externas son mayores, a pesar de haberse pagado más de cuatro veces, mientras los flujos de recursos de la asistencia oficial para el desarrollo han decrecido", afirmó Pedroso.

"Todavía se gastan en armamentos cifras monumentales y absolutamente ridículas, para los niveles de pobreza actuales", acotó.

Así, entre las estrategias de respuesta que se plantean en todo el mundo frente al cambio climático y otros grandes retos globales, una de las asignaturas pendientes tiene que ver con el financiamiento para el desarrollo sostenible.


Descarga la aplicación

en google play en google play