Escúchenos en línea

Texto íntegro y Audio del Tercer Informe Presidencial sobre la tragedia en la RAAN

Consejo de Comunicación y Ciudadanía, gobierno de Nicaragua. | 9 de Septiembre de 2007 a las 00:00

Comparecencia de Prensa 9 de septiembre de 2007. Decreto de Duelo Nacional y últimos Informes de los daños ocasionados por el Huracán Félix. Palabras del Presidente Daniel Ortega

Buenas noches hermanos nicaragüenses, familias nicaragüenses. En esta ocasión queremos actualizar la información que se tiene sobre los daños que ha provocado en la Región Autónoma del Atlántico Norte el paso del Huracán Félix. AUDIO de la conferencia Están presente en esta comparecencia la Compañera Rosario Murillo, de la Secretaría de Comunicación y Coordinadora de los Consejos del Poder Ciudadano; el General Julio César Avilés, Jefe del Estado Mayor del Ejército de Nicaragua; el General Oscar Balladares, Jefe de Operaciones y Planes del Ejército; el General Adolfo Zepeda, Jefe de Relaciones Públicas; el Comisionado General Horacio Rocha, Subdirector General para el Área Preventiva de la Policía Nacional. El Contralmirante Juan Estrada, Jefe de la Fuerza Naval del Ejército de Nicaragua; el Comisionado Francisco Díaz, Jefe de Seguridad Pública Nacional de la Policía; el Coronel Mario Pérezcassar, Jefe de la Defensa Civil del Ejército de Nicaragua, que ante las grandes posibilidades que existían de que este huracán afectara la región, fue asignado hacia el punto donde, en ese momento, todo indicaba que iba a golpear con mayor fuerza el huracán, que era en Cabo Gracias y las comunidades del Río, del Llano, del Litoral, buscando en esa dirección; y él fue a establecer un puesto de mando a Waspán. Está con nosotros el Teniente Coronel Rogelio Flores, Segundo Jefe del Estado Mayor de la Defensa Civil; los hermanos líderes del pueblo miskito, Brooklyn Rivera de Yatama, Diputado ante la Asamblea Nacional; nuestro hermano Steadman Fagoth, líder miskito y Ministro de la Pesca. A Brooklyn le correspondió estar en Bilwi y, a Steadman en Waspán, antes de que llegara el huracán, cuando estaban los preparativos para evacuar a la población. El compañero Comandante Lumberto Campbell, Secretario del Consejo de Desarrollo de la Costa Caribe, que igualmente se ubicó en Bilwi; el compañero Coronel Ramón Arnesto Soza, Director del SINAPRED. Ustedes saben que ellos tienen su sede aquí en Managua, pero a él también lo enviamos de avanzada para garantizar los preparativos de evacuación; asegurar lo que ya se venía desarrollando y se trasladó a Bilwi antes de que llegase el huracán. El compañero Ariel Bucardo, Ministro Agropecuario y Forestal; el Compañero Alberto Guevara, Ministro de Hacienda y Crédito Público; Compañero Valdrack Jaintschke, Vicecanciller de la República; Compañero Ernesto Martínez Tiffer, Presidente Ejecutivo de ENEL; el Vice Ministro de Salud, Guillermo González. La doctora Cuan regresó ayer y él está representando al Ministerio de Salud; la compañera Juanita Argeñal, Ministra del Ambiente y los Recursos Naturales, a ella también la enviamos en la avanzada que salió de Managua, para estar con la población en esos momentos en los que todavía existía la esperanza de que el huracán se desviara, pero, había que hacer presencia, teníamos que estar presentes. Para ese momento, ya el esfuerzo que venía desplegando el Ejército, sobre todo con la Fuerza Naval y la Fuerza Aérea ¡había sido inmenso! Desde el día viernes de la semana anterior se venían haciendo esfuerzos para evacuar a la población de Los Cayos, y de algunas comunidades que estaban en mayor riesgo. Esta noche, la compañera Rosario va a dar a conocer un Decreto de Duelo Nacional por tres días, porque estamos frente a una catástrofe donde ha sido seriamente afectado el pueblo nicaragüense, los pueblos originarios, que fueron los más afectados, el pueblo miskito, el pueblo mayangma y la población afrodescendiente que está en esa Región, donde el grueso de las comunidades son miskitas, y luego la comunidad mayangma que han sido las más afectadas por este devastador huracán. Yo diría que después del Mitch, este huracán es el que ha provocado más víctimas humanas, y mayor daño ecológico; porque el Juana afectó mucho el bosque; el Mitch es el que ha provocado la mayor tragedia en nuestro país, casi 10 mil muertos. El Juana, provocó la muerte de algunos hermanos y provocó un daño fuerte en el campo ecológico, destrucción de viviendas, ustedes recordarán Bluefields quedó destruido. Pero, este huracán ha provocado la mayor cantidad de muertes después del Mitch, que estaría en primer lugar, luego el Huracán Félix, hasta lo que se ha contabilizado ahorita, que dará a conocer después el General Avilés; y luego el Juana, en cuanto a número de víctimas. Hemos mantenido comunicación con los hermanos centroamericanos. Ayer nos comunicamos con el Presidente de El Salvador, Antonio Saca; en dos ocasiones nos comunicamos telefónicamente, ellos expresando toda su solidaridad y el día de hoy entró una carga, un C-47 de El Salvador, con una cooperación humanitaria. Quiero destacar en primer lugar el comportamiento de la población. Hemos hecho dos recorridos, el primero fue en Bilwi, terminamos el recorrido en el Muelle, cuando estaban llegando los cadáveres que venían del lado de Los Cayos, y estaban llegando también muchos refugiados... ¡el dolor, terrible! Las madres desesperadas sobre todo, las que tienen familiares desaparecidos, pero en medio del dolor, de la tragedia, yo diría que la población ha reaccionado con un gran espíritu, una gran fortaleza y no se ha caído en una situación de anarquía, ni de pillaje, ni de violencia que es lo que suele caracterizar situaciones como éstas. Sobretodo en países que, cuanto más desarrollados, es mayor la violencia, el pillaje, el saqueo. Aquí al contrario, éstos son pueblos con una cultura, una fortaleza espiritual que nos llevan a un comportamiento diferente, ¡ya no digamos en las comunidades que visitamos! Estuvimos en Sandy Bay, luego Dákura, Sahsa, y Waspán. Hablando de Sandy Bay, de Dákura, comunidades totalmente arrasadas, porque en Dákura fue donde golpeó directamente con mayor fuerza el huracán; y allí, desde el helicóptero, cuando nosotros estábamos, se empezó a bajar carga, y la gente no corrió a hacer esas aglomeraciones que vemos en otros lugares, en otro momento, donde la gente se desespera y se lanza encima de donde están saliendo los paquetes de comida. Ellos no, de manera ordenada fueron recibiendo, recepcionando la comida que llevan los helicópteros del Ejército. Luego, también de manera ordenada, trasladándola a un sitio. En ese momento ¡ni plásticos había! ya les está entrando un poco, y claro... ¡es terrible ver a los niños en esa situación! donde todavía cuando llegamos a estas comunidades, todo en el suelo, todo devastado, ellos durmiendo a la intemperie. Es decir, sin ninguna protección del sol ni de la lluvia, y allí llueve continuamente, todos lo sabemos. Los niños, los adultos, las ancianas y ancianos, aguantando lluvia, pero con una gran moral, con una fortaleza de espíritu, acompañado de esa fortaleza espiritual, de esa gran fe en Cristo, esa gran fe en Dios, que tiene nuestro pueblo. ¡El orden es impresionante! en medio de situaciones como éstas que siempre dan lugar al desorden. No ha habido necesidad de recurrir a mayores acciones de fuerza de parte de la Policía, para mantener el orden, sino que conversando, se han logrado aplacar situaciones, como cuando llegaban los cadáveres al Puerto y ¡la desesperación de la gente! y se había regado el rumor de que los iban a quemar. Eso se aclaró inmediatamente, y se formaron grupos de familiares que tenían desaparecidos, para ir a ver si podían identificar los cadáveres. Luego, respetando a las autoridades, porque en esto hemos insistido mucho con todos los compañeros que están viajando del Pacífico, a brindar esta cooperación a la Región Autónoma del Atlántico Norte... ¡respetar a las autoridades! Allí, el Gobierno, sus autoridades, los Ministros, todos los funcionarios que viajan a la Región, llegan a la disposición, a la orden, de los Consejos que están allá organizados. El Consejo Regional de la Región Autónoma del Atlántico Norte, los Comités organizados donde participan, el Gobernador que tiene la autoridad en el Consejo Regional, los Alcaldes, y después, las autoridades en cada comunidad. En cada comunidad que visitábamos les decíamos, cuando conversábamos con la población: ustedes son el poder aquí, ¡el poder reside en ustedes! y ustedes son un Consejo de Poder Ciudadano, y aquí, el Gobierno va a hacer lo que ustedes decidan. Aquí el Gobierno no va a decir cómo se deben reconstruir estas casas, no va a venir a decir que ahora hay que destruir el entorno que ustedes han desarrollado de manera tradicional. Son ellos los que van a decidir cómo viene después la hora de la reconstrucción, y son las comunidades con sus líderes que están allí organizados, o sea, el poder del pueblo el que está allí, tomando esas decisiones. ¡Tenemos que respetar eso! Esa madera... ¡y esto quiero dejar claro! Esa madera pertenece a ese pueblo, al pueblo miskito, al pueblo mayangma, al pueblo Rama, a esos pueblos afrodescendientes. Son sus tierras, y entonces, no vamos a permitir que se saquee esa madera, vamos a acatar lo que ellos decidan y, ya tienen algunas propuestas que se van a trabajar al respecto. Y la veda, es cuando más tenemos que mantenerla, porque algunos están hablando ya que suspendiéramos la veda... ¡sería un crimen suspenderla! Más bien hay mantenerla y, ¡hay que reforzar la veda! Le pido aquí a los compañeros del Ejército y de la Policía, que desplieguen todos sus esfuerzos para garantizar la veda, independientemente de los malestares que provoca en algunas personas y que lanzan críticas injustas, frente a lo que es realmente una tragedia en este caso nacional, porque se ha afectado todo el país, con esta tragedia que están viviendo nuestros hermanos en la Región Autónoma del Atlántico Norte. Desde el mismo momento, el día miércoles, que dictamos el Estado de Desastre, y esto es importante por las formalidades; desde ese momento quedaron suspendidas las Alertas Rojas, Verde y Amarilla que teníamos en diferentes puntos del país; estaba la Alerta Roja para el Atlántico Norte, la Verde para otra zona y la Amarilla para otra zona... eso, automáticamente desaparece cuando se decreta el Estado de Desastre en la Región Autónoma del Atlántico Norte. En estos momentos continuamos todavía en labores de primeros auxilios, no tenemos una evaluación total de los daños que ha sufrido la región. Insistimos en que la información tiene que ser verificada y centralizada, porque de repente alguien dice que encontró un muerto por allá, si eso no se verifica, no podemos anotarlo. La información está centralizada ¿qué significa eso? Que todo el que tiene información la traslada al centro que está monitoreado y organizado por los compañeros del Ejército. Ahí va toda la información, después se confrontan las informaciones, se verifican incluso con actas que son firmadas, porque les están dando la información de que se encontró un muerto, que se llama fulano de tal. Esto a fin de no caer en especulaciones. Todavía se sigue hablando de que hay muertos al lado de Honduras, pero, en las comunicaciones que han tenido los compañeros del Ejército con las autoridades hondureñas, incluso el compañero Estrada estuvo rescatando a 39 nicaragüenses ¿a qué lugar llegaron? Llegaron a Raya, a rescatar 39 nicaragüenses... explíqueles rápidamente, usted compañero Estrada.

Contralmirante Juan Estrada, Jefe de la Fuerza Naval del Ejército de Nicaragua

Dos unidades en servicio y un guardacosta de la Fuerza Naval, en 205 de Tayacán, hace dos días, junto con autoridades hondureñas, Altos Mandos del Ejército el Teniente Coronel Funes, y el Comandante que estaba allá, nos entregaron 39 nicaragüenses que estaban allí. En el traslado rescatamos dos nicaragüenses que estaban náufragos, haciendo un total de 41. Se firmó un acta con los líderes de la comunidad, Migración, unos abogados que se encontraban allí. Esta Acta está en posesión nuestra, en Puerto Cabezas. Se le preguntó porque habían muchos comentarios de que habían muerto y les dijimos que queríamos ver dónde estaban los muertos, que nos llevaran, si estaban enterrados. Nos dijo oficialmente, el Teniente Coronel Funes de las Fuerzas Armadas de Honduras, que ellos no tenían ni un muerto; que no habían enterrado nada y que no habían visto nada. Satisfechos nosotros de esa explicación, salimos al atardecer y, el día de ayer a las 7 de la mañana, estábamos en Bilwi, depositando 41 náufragos a las autoridades correspondientes. Hablamos con los mismos náufragos, de acuerdo a sus instrucciones, si habían visto muertos, si tenían familiares muertos; ellos fueron categóricos en decir que, no habían visto muertos y que no tenían más muertos; que ellos mismos eran los sobrevivientes y que agradecían el esfuerzo de las Fuerzas Armadas de Nicaragua y Honduras en esta operación de rescate. El día de hoy, llegaron seis familiares a agradecernos a la Capitanía de Puerto, la labor de rescate, por la cual ellos estaban vivos.

Palabras de Daniel

Gracias compañero. Como pueden ustedes escuchar, se está haciendo un trabajo serio, responsable, y no queremos crear más alarma de la que ya ha provocado una tragedia como ésta, si no actuar con la mayor responsabilidad. Incluso a los que son rescatados, se les pregunta si ellos saben de alguien que haya quedado rezagado, que no aparece todavía, para poder ponerlo en la lista de desaparecidos. O si les consta que quedó un hermano muerto, para ponerlo en la lista de los muertos. Los datos que tenemos confirmados hasta estos momentos, son los que va a presentar después el General Avilés. De la cooperación internacional, como les decía ahora, cuando les hablaba del Presidente Saca, ha continuado fluyendo a nuestro país, y queremos agradecer esta cooperación internacional, que es una cooperación de primeros auxilios, porque hay comunidades donde apenas si se está llegando a ellas; donde apenas se está empezando a llevar alguna alimentación; donde empieza a llegar plástico para que medio se protejan de la lluvia. Comunidades donde empezaron a llegar las casas de campaña, pero con las brigadas médicas. Porque se contaba con 20 casas de campaña, que se distribuyeron para que las brigadas médicas lleguen a la comunidad y atiendan a la población que está totalmente indefensa frente a las enfermedades y epidemias que se pueden desarrollar, porque hay cadáveres bajo los árboles, que no han podido ser desenterrados; labores de limpieza que también se están desarrollando con brigadas de limpieza. Agradecer la cooperación de la comunidad internacional, en este momento de emergencia, donde la población está demandando de alimentos, medicamentos, de zinc para ir techando y protegerse de la lluvia; es lo que estamos priorizando. La ropa la estamos dejando para llevarla más tarde, esto es importante que quede claro a los hermanos que están consiguiendo ropa, que la prioridad para la población... cuando uno llega a la comunidad te piden: ¡queremos agua, falta agua potable! porque ha sido contaminada. El agua, los potabilizadores, los alimentos, los medicamentos, son la prioridad; y lógicamente, el plástico y el zinc, también son prioridades. Luego, vamos a buscar cómo llevar toda esa ropa que el buen corazón de los nicaragüenses ha ido reuniendo; incluso juguetes, para esos niños que están en esa situación terrible de schock. Tenemos que buscar la manera con el Ministerio de Educación, para buscar algunos programas que se puedan instalar de inmediato, para atender a estos niños, aunque no sea de manera formal; brindarles algún tipo de atención en las escuelas a los niños y niñas que están en las comunidades. Es importante que quede claro a los hermanos nicaragüenses que están aportando en estos momentos, que entiendan, que aún cuando ellos logren trasladar lo que recolectan directamente, si logran trasladarlo a Bilwi, rentando un avión, de Bilwi a las comunidades, como eso se transporta en helicópteros o en lanchas, en la medida que vaya habiendo condiciones de navegar por los ríos, la carga que va en el helicóptero o en la lancha, es muy limitada, es muy pequeña, ¡no da! Si con un viaje de helicóptero se le pudiese cubrir la demanda a una comunidad por una semana, sería extraordinario, ¡pero no da! Tiene que hacer varios viajes el helicóptero para dejar ahí alimentos que puedan cubrir demandas básicas de la comunidad por tres días; igual el agua, está racionada, las botellitas de agua han sido muy prácticas en ese sentido, pero se racionan por familias. El agua, los alimentos, los medicamentos, son prioridades como el zinc y el plástico, ¡y más el zinc porque se puede ir llevando y la gente, como sea, le pone el zinc a cuatro horcones y protegerse, mientras viene un plan de construcción de viviendas; que es un plan que se va a desarrollar dentro del Plan Estratégico de Desarrollo. Hablábamos con Brooklyn, con Steadman, con Lumberto, ellos han trabajado con un equipo, todo el plan de desarrollo para la Costa del Caribe. Esto se venía preparando desde antes de las elecciones, estaba dentro del Plan del Gobierno de Reconciliación y Unidad Nacional. Es un plan que lleva el componente material, pero sobretodo, el componente humano; es decir, que el poblador de la Costa del Caribe, los hermanos de las comunidades, realmente se les reconozca el derecho que tienen como ciudadanos para ejercer el Poder Ciudadano. Eso es lo primero que tienen que reconocer, no es simplemente a entregar cosas, sino que se trata de que ellos puedan ejercer ese poder, de manera soberana y permanente. De tal forma, que los Consejos del Poder Ciudadano, que son una realidad establecida allí en cada comunidad, lo que vamos a hacer es fortalecerlos, para que ellos mismos sean los que planifiquen cómo van a organizar el plan desarrollo en su comunidad, cómo se insertan en toda la región, en las actividades económicas de diferentes tipos. De tal forma que la Costa logre realmente, un proceso de desarrollo que erradique la pobreza y el hambre de esas comunidades. Igualmente, estamos gestionado a través del ALBA, hay una reunión en Cuba en estos momentos, empieza mañana, hoy viajaron los compañeros a Cuba; llevan una propuesta para que un programa de viviendas, aulas, y un tramo de carretera que tiene un monto de 5 millones de dólares, que ya está aprobado. Incluso, vino la empresa cubana a ver dónde se iba a trabajar en nuestro país... esto fue antes del huracán. Les estamos planteando que se reoriente este programa, y se dirija a la Región Autónoma del Atlántico Norte, para que a lo inmediato, se pueda garantizar que en cada comunidad se levante de nuevo, por lo menos, un templo, una iglesia, una escuela, y el puesto de salud. Los hermanos cubanos que son unos expertos en el tema de los huracanes, porque viven con los huracanes todo el tiempo encima, nos ayuden en la construcción de estos templos, escuelas, y puestos de salud, para que sean a la vez refugios. O sea, que tengan las condiciones estructurales en la construcción, y que los techos no vayan a volar, ni las paredes se vayan a caer. Porque allí, como ustedes habrán observado, cayeron paredes de concretos. Que ellos nos ayuden a que el templo tenga una construcción de tal fortaleza que esté preparado para aguantar este tipo de fenómenos de la naturaleza. En la medida que esto esté construido, también sirve como protección, cuando está lloviendo y la gente se va a meter, mientras se va resolviendo el problema de que todo el mundo tenga su techo ¡que va a ser una tarea larga¡ Estamos hablando que sólo en materia alimentaria, tenemos que trabajar, ¡por lo menos! para seis meses, garantizar la alimentación de la población, porque la capacidades productivas en la región, están totalmente en el suelo. No queda más que llevar los alimentos durante un período de seis meses y, a la par de esto, ir desarrollando otros programas para que ellos con las semillas, vayan sembrando, ir recuperando los árboles frutales que desaparecieron; ir recuperando los cocales que desaparecieron. Es decir, hay una situación terrible y dramática. Queremos agradecer, como les decía, a la cooperación internacional y a los hermanos nicaragüenses de todos los estratos económicos, sociales, desde las familias más humildes, que llevan sus muestras de cooperación a los centros donde están recaudando, como a las familias más pudientes y a las empresas que han estado dando su valioso aporte en esta emergencia. Vamos a dejar ahora, al General Julio César Avilés para que nos dé el último parte que tenemos. Los partes van a estar saliendo todos los días, 6 de la mañana y 6 de la tarde. El Ejército es el que va a dar a conocer el Parte Oficial; habrán informaciones por otros lados, que luego en el puesto de mando, donde coinciden todas las instituciones se va a procesar y unificar la información para tener una sola información a nivel nacional. Esto está saliendo también en la página web, donde estará permanente la información y se va a ir viendo cómo va variando a lo largo del día, que vaya entrando nuevos elementos. La última información que teníamos ayer que estábamos reunidos trabajando aunque no dimos conferencia... y de ayer a hoy, ya tiene cambios que desgraciadamente nos reportan más destrucción, más daño.

General Julio César Avilés, Jefe del Estado Mayor del Ejército de Nicaragua

La noche de ayer y desde tempranas horas de la mañana, hemos estado trabajando para sacar los datos que hemos obtenido hasta las horas de la mañana del día de hoy. Quiero decir que como Ejército de Nicaragua, venimos trabajando fuertemente con el resto de instituciones... 24 horas, en apoyar las actividades de atención a la población de los hermanos de la RAAN afectados por el Huracán Félix. Las afectaciones y los datos principales son los siguientes: Hemos contabilizado un total de 24,891 familias afectadas, lo que representa alrededor de 150 mil 542 personas; igualmente, están evacuados todavía en albergues 1,277 personas. Hay todavía más de 10 albergues, tenemos 13 contabilizados, hay una diferencia, la gente está retornando rápidamente a las comunidades a tratar de reconstruir su casa y activarse en sus comunidades. El día jueves estábamos contabilizando 107 albergues en los diferentes puntos del territorio de la RAAN; tenemos 138 personas desaparecidas y se han rescatado un total de 135. Daniel Para que no haya confusión, se han rescatado 135, pero aún continúan 138 desaparecidos. General Avilés Tenemos 138 desaparecidos, rescatados 135 y las actividades de búsqueda, salvamento y rescate, por parte de la Naval, de nuestros helicópteros y en cooperación con otros ejércitos y fuerzas amigas, continuamos nosotros en todo el territorio de la RAAN. Tenemos contabilizado 67 muertos; es decir, que hemos hecho un esfuerzo de tratar de dar este dato de manera responsable, partiendo de informaciones veraces, constatadas sobre el terreno, y contando los cadáveres que hemos viniendo encontrando. Hemos transportado por la vía de la Fuerza Aérea, un total de 322 mil 755 libras de material urgente para la región; y además, desde que se iniciaron las operaciones, en dirección de la RAAN, hemos transportado 1,165 personas. El día de ayer sábado, realizamos 4 vuelos de helicópteros y 5 vuelos de avión; y hoy domingo, estamos realizando 4 vuelos de helicópteros de MI-17, 4 vuelos de helicópteros de Shinock, hemos realizado 4 vuelos de aviones AN-26, dos vuelos de aviones C-130 y un vuelo de avión Focker, para totalizar el día de hoy, 15 vuelos. Mañana pretendemos transportar vía aérea, unas 105 mil libras de carga, y el día de hoy estamos transportando vía Rama, que es una vía que ya estamos reactivando, con una cantidad de 14 vehículos, furgones, camiones, un total de 314 toneladas, que estarán en horas de la madrugada del día de mañana, en Puerto Rama, para posteriormente, en barco ser trasladados hacia Bilwi. Incrementamos el personal en nuestras operaciones, hasta una totalidad, en estos momentos de 1,900 hombres trabajando 24 horas al día, con sus respectivos relevos; realizamos una reorganización, cumpliendo con lo planteado por usted y el Comandante en Jefe del Ejército de Nicaragua, para agilizar la atención a la población en estas regiones afectadas. Tenemos un mapa aquí, que rápidamente quisiera explicar, qué es lo que hemos hecho. Como ustedes pueden ver, esta es la Región del Atlántico Norte, la zona por donde impactó el huracán con fuerza 5, que es la mayor, estamos hablando de una velocidad de vientos de 260 kilómetros por hora. Las mayores afectaciones están en estas zonas, como ustedes pueden observar y, cumpliendo con lo ordenado por el Comandante Ortega y el Comandante en Jefe del Ejército de Nicaragua, el General Halleslevens, procedimos en el Estado Mayor General, a reorganizar los abastecimientos, las rutas, para atender de manera más rápida la urgencia en estos territorios. De tal forma, que respetando la autoridad del Consejo Regional, porque es ella la que determina las prioridades en esta región, nos hemos dispuesto a apoyarlos de la siguiente manera: desde Bilwi con 2 helicópteros, se están abasteciendo las comunidades que no hay acceso por transporte terrestre o por el uso de nuestros medios navales. Con la Fuerza Naval, además de seguir en las operaciones de búsqueda, salvamento y rescate, con medios auxiliares, nos estamos disponiendo para transportar carga hacia las comunidades del Litoral y en coordinación con las mismas autoridades locales, desde nuestros medios auxiliares, bajar la carga y llevarla a dichas comunidades. De igual manera, estamos estableciendo una ruta terrestre, desde Bilwi hacia Waspán. Eso nos permite a nosotros liberar un poco la demanda de vuelos aéreos y concentrarnos en las comunidades donde no se puede accesar en vehículo, ni en lancha. Y desde Waspán, organizar el traslado de la carga, a través de medios navales sobre el río, a las comunidades, fundamentalmente de Río Abajo. Hay una dificultad en el traslado de la carga de Waspán hacia las comunidades de Río Arriba, por tal razón, organizamos desde el Triángulo Minero, basificando en Siuna un MI-17, ya tenemos allí, capacidad para operar depositando combustible, para operaciones de un poco más de 5 horas de vuelo, en ese sector. Y estamos estableciendo un puente aéreo desde Siuna hacia los sectores de San Carlos, como punto céntrico de las comunidades de Río Arriba, y de San Carlos hacia estas comunidades, también por agua. De igual manera, desde aquí de Siuna, el helicóptero hará abastecimiento a las comunidades que están aisladas, en el eje de la carretera que va hacia Sahsa, en el sector del Wawa. Estaremos también utilizando una ruta terrestre desde estos sectores del Triángulo Minero hacia las comunidades en este mismo sector, que la transportación terrestre es permisible por el estado de los caminos. Realizamos un esfuerzo el día de ayer, y transportamos también al MTI, 2.5 toneladas de cables para la reactivación de la patana del Río Wawa, en espera de que bajen los niveles del agua y poder reactivar ese paso que es muy importante para la transportación. De igual manera, desde Jinotega estamos destinando apoyo aéreo y, desde la navegación de los sectores de Wiwilí, Wamblan, hacia las comunidades de Raití, Walaskistán, San Andrés de Bocay, la transportación para atender esas comunidades; ya hemos realizado dos vuelos y se ha enviado fundamentalmente comida, brigadas médicas, y medicina. De tal forma que con esta reorganización de la atención a los territorios, el Comité Regional y las Autoridades Locales de este sector, van a permitir reconcentrar mayores esfuerzos sobre las zonas que fueron mayormente impactadas. Nosotros estamos enviando, el día de hoy, como decíamos, carga en dirección al Rama, mañana en la madrugada estarán ahí, estamos hablando de más de 300 toneladas en 14 vehículos, que están saliendo en esa dirección. Aquí en la capital, organizamos un grupo de trabajo, con 120 hombres a cargo del Coronel Silvio Palacios, que es el Segundo Jefe de la Dirección Logística; con 7 camiones para recepcionar la carga de la ayuda internacional que está llegando a Managua. Este personal descarga, organiza, traslada a las bodegas, monta en los camiones y posteriormente, en base a las prioridades que determina el Comité Regional en Bilwi, se organiza la carga para transportarse en el puente aéreo que está establecido Managua-Bilwi. De igual manera, este personal recepciona la carga de la ayuda nacional, que se está recepcionando en las bodegas de SINAPRED, tenemos un Teniente Coronel apoyando el trabajo ahí, y además, contamos con 115 efectivos militares y 4 camiones de carga pesada, estableciendo una ruta de transportación entre las bodegas de SINAPRED, y la pista en la Fuerza Aérea, para transportar Managua-Bilwi. Hemos estado en comunicación con las autoridades militares de Honduras, que como ya se mencionaba aquí, han apoyado al rescate de náufragos nicaragüenses; también han apoyado con médicos, y con un avión C-130, que ha estado trayendo medicamento y medicinas. El día de hoy se recepcionó un C-47, enviado por El Salvador, con 5 mil libras de carga, que ya fue trasladada a Bilwi, y ellos tuvieron que retornar; entiendo que posteriormente van a incrementar la ayuda, partiendo de lo que usted habló ayer con el Presidente Saca. Las autoridades militares hondureñas, nos dijeron que tenían reconcentrada la Unidad Humanitaria de Rescate CFAC, el componente de su país, y nosotros le hemos transmitido cuáles son las urgencias que existen en la región, para que más o menos ellos se puedan disponer en correspondencia con las necesidades que se tienen. También Guatemala, trasmitió la disponibilidad de apoyar en las labores en Bilwi, y le hemos transmitido la información básica y necesaria para que ellos puedan organizar el contingente, si deciden enviarlo. Estamos siendo apoyados con un barco holandés, la Naval está en coordinación con ellos, tienen un helicóptero y dos lanchas, que nos han permitido estar haciendo reconocimiento; además, ellos transportaron agua, comida, que ha sido de mucha utilidad. Y con el C-130 venezolano, además de estar transportando carga hacia Bilwi, nos ha permitido transportar combustible de aviación para asegurar la continuidad de las operaciones aéreas en ese territorio. Estamos designando oficiales en estas direcciones, a San Carlos; ya tenemos personal en Waspán, ahorita está el Teniente Coronel Giovanni Pérez; también tenemos un grupo de trabajo reforzado en Bilwi, porque la actividad de carga, descarga y organización de los envíos que determina el Comité Regional, lleva un trabajo bastante intenso. Eso es lo que hemos venido realizando y si es necesario vamos a incrementar con la cantidad de efectivos que sea, trasladando, si así se necesita y se requiere, contingentes militares, que ya nos estamos plateando un proceso de relevo, que ha ordenado el General Halleslevens, de las tropas que están participando en estas actividades, en tanto que hay un momento en que evidentemente vamos a tener que sustituirlos, porque el trabajo intenso así lo va a requerir. Sobre los muertos, queremos hacer énfasis, es un trabajo que hemos hecho, a través del cual damos certeza de los mismos; hay desaparecidos en cantidades de 138; hay algunas informaciones sobre esto. No podemos decir de los desaparecidos que estén muertos, sino que es nuestra obligación, en primera instancia, buscarlos con la información que tenemos de los mismos comunitarios; hacer todo el esfuerzo humano posible, para tratar de encontrarlos. Daniel Gracias General Julio César Avilés, Jefe del Estado Mayor del Ejército de Nicaragua. Como pueden observar hermanos nicaragüenses, esta es una labor realmente, que va tensionando cada vez más las capacidades del Ejército, de las instituciones del Estado nicaragüense, y de la Policía. Efectivamente, en los recorridos que hemos hecho con el General Halleslevens, en Bilwi, Sandy Bay, Dákura, Waspán y Sahsa, ya sobre el terreno vimos la necesidad de que era importante desconcentrar un poco Bilwi, porque todo está concentrado en un puente aéreo Managua-Bilwi, o en movimiento por río Rama-Bluefields, Bluefields-Bilwi, sin la capacidad Bilwi de poder trasladar rápidamente todo eso a las comunidades. Fue necesario este replanteamiento que les ha expuesto muy bien el General Avilés. Le voy a pedir al Comisionado Rocha, que nos brinde su informe.

Comisionado Mayor Horacio Rocha, Subdirector Policía Nacional

Buenas noches Comandante, de acuerdo a sus instrucciones, nosotros mantenemos la misma cantidad de 500 policías, hasta el día de hoy por la mañana. Después del mediodía salió un contingente de 35 Policías para reforzar las Minas, y desde ahí Rosita, apoyar Sahsa, para quitarle presión a la parte de Bilwi. Estamos mandando con este contingente, una panga para poder hacer trasbordo para el Wawa, de tal manera que podamos garantizar un poco el abastecimiento para las fuerzas de la Policía Nacional en la zona. Como usted bien decía Presidente, no hemos logrado tener hasta este momento, alteraciones, pillaje, raterismo. La conducta de las comunidades ha sido, una conducta en apoyo, de orden, para poder garantizar la buena distribución de la alimentación. Y así mismo, ellos están preocupados, trasladando información a la Policía Nacional, sobre algún hecho o elemento que pudiera presentarse y que estuviera atentando contra la seguridad de los mismos. Esperamos, de acuerdo a como decía el Mayor General Avilés, para la próxima semana entrar a un plan de relevo de la gente, sobre todo a la brigada de la Dirección de Operaciones Especiales, que ha estado muy expuesta al tema de la contaminación por el tratamiento y el manejo con las personas fallecidas. Eso es lo que tenemos que informar brevemente, pues ya el resto está contenido dentro del parte del General Avilés. Daniel Con el Comisionado Rocha, hemos estado también en estos recorridos, él nos ha acompañado. Rosario Murillo, coordinadora del Consejo de Comunicación y Ciudadanía Vamos a dar lectura al Decreto No. 90-2007, en el que se da a conocer la decisión del Presidente de establecer un Duelo Nacional.

Decreto No. 90-2007

El Presidente de la República de Nicaragua, considerando: 1. Que la sensibilidad y solidaridad, son normas para la convivencia entre seres humanos que comparten historia pasada, presente y destino de relación, comunicación y construcción común. 2. Que las culturas nicaragüenses se caracterizan por ese sentimiento de solidaridad y de capacidad para acompañarnos unos a otros, en los momentos de alegría y en los momentos de dificultad y dolor. 3. Que las trágicas circunstancias que atraviesan las comunidades de la Región Autónoma del Atlántico Norte, y del Triángulo Minero, donde miles de hermanas y hermanos, familias enteras de los pueblos originarios, miskitos y mayangnas, han sufrido y están sufriendo pérdidas irreparables en valiosas vidas humanas; destrucción en sus viviendas, escuelas, centros de salud, iglesias, casas de oración, centros de servicios comunitarios; árboles y plantas alimentarias y medicinales, cosechas completas, huertos familiares; animales de patio para consumo, animales silvestres, así como enormes extensiones de bosques y manglares de sus reservas y recursos naturales autonómicos. 4. Que todavía es difícil precisar la extensión total de los daños producidos por el Huracán Félix, en todas sus expresiones, espirituales, humanas, culturales, económicas, ambientales; así como el impacto en las formas culturales de trabajo y vida, personales y comunitarias. Esto, porque todavía vivimos días de auxilio humanitario y las condiciones propias del territorio de la Región Autónoma del Atlántico Norte y del Triángulo Minero, agravadas por el crecimiento y desborde de ríos, y el bloqueo de las vías de comunicación, no permiten realizar aún, levantamientos completos que arrojen cifras exactas y cuantifiquen con precisión todos los aspectos de la catástrofe. 5. Que aunque todavía no se cuente con ese reporte completo, hay ya suficiente evidencia de que hemos estado y estamos frente a una gran tragedia; una tragedia que amerita atención y consideración especial de todas y todos las y los hermanos nicaragüenses. 6. Que el sufrimiento, el dolor, la angustia de nuestros hermanos y hermanas de la Región Autónoma del Atlántico Norte y del Triángulo Minero, es indescriptible, ha llenado a la Patria de consternación y nos ha hecho partícipes, como familia nicaragüense, de un Duelo Nacional que hoy, sólo se oficializa por medio de este Decreto. En uso de las facultades que le confiere la Constitución Política, el Presidente ha dictado el siguiente Decreto: Artículo 1. Tres días de Duelo Nacional, por la catástrofe en la Región Autónoma del Atlántico Norte RAAN, y el Triángulo Minero, provocada por el Huracán Félix. Artículo 2. Durante ese período el Pabellón Nacional, permanecerá izado a media asta, en las oficinas públicas y en todos los edificios del Estado. Artículo 3. El presente Decreto, entrará en vigencia a partir de esta fecha. Publíquese en La Gaceta, Diario Oficial. Daniel Ortega Saavedra, Presidente de la República. Daniel Quiero agregar que en todo este esfuerzo, hay que reconocer la participación de organismos humanitarios, como la Cruz Roja, el Cuerpo de Bomberos, Organismos Cristianos; incluso, nos encontramos en Waspán con una joven norteamericana, que estaba ahí hace unos días, y es parte de un organismo humanitario que está llevando alimento. Se acordó con ellos para trasegar el alimento hacia Waspán y de ahí llevarlo a las comunidades del río. Los Bomberos, indiscutiblemente han estado trabajando duro, y una gran cantidad de instituciones, organismos humanitarios, a los cuales se les ha dado todo el apoyo necesario para que se pueda garantizar la llegada de toda esta cooperación, dando prioridad a los alimentos, a los medicamentos, al techo, que es lo que más está urgiendo en estos momentos la población. También, en la sesión de trabajo que tuvimos el día de ayer, el compañero Ramón Arnesto Soza, nos expresaba su preocupación acerca de lo que él encontró cuando asumió el SINAPRED. Realmente, es un sistema que tiene que fortalecerse, actualizarse, que tiene que modernizarse, en todo el sentido de la palabra. Por diferentes razones que no vamos a abundar aquí, la verdad, es que el sistema se había debilitado, y no se le daba su lugar, incluso, al Ejército de Nicaragua, a la Policía, cuando, en situaciones como ésta son instituciones fundamentales para enfrentar una catástrofe. Lo que permitió movilizar a centenares de miles de personas, cuando la amenaza del Huracán Juana, fue la gran capacidad que se tuvo de organización, a partir del Ejército, la Policía, y luego, el pueblo, participando activamente; pero, se necesita una columna vertebral que ayude a que todo ese potencial que está ahí para participar activamente en labores preventivas, pueda, realmente hacerlo. El Coronel Arnesto Soza, ya tiene instrucciones de trabajar una propuesta, para fortalecer el sistema de defensa del país, frente a desastres naturales de prevención y luego, en lo que sería la reconstrucción. Esto lo hablamos el día de ayer. También, una buena noticia es que ayer nos informó Ernesto Martínez Tiffer, que para hoy el 80% de la energía ya se estaba estableciendo en Bilwi y que para mañana, estaría el 100%. ¡Claro! hay que darle energía a Sahsa, en Santa Martha, en todas esas comunidades no hay energía... Lo importante es que se está trabajando a fondo, se han tensionado al máximo las capacidades que tiene la institución para trasladar recursos, personal técnico capacitado, que está trabajando a tiempo completo, para restablecer la energía; incluso, mejorar las condiciones, porque ahí las redes están totalmente en mal estado. Más bien estamos aprovechando para establecer redes nuevas, que por lo menos, les permitan enfrentar esta crisis energética, en mejor condiciones a los pobladores de la RAAN. Vamos a escuchar al hermano Brooklyn Rivera.

Diputado Brooklyn Rivera, líder miskito

Gracias señor Presidente Ortega y compañera Rosario Murillo, Miembros del Gabinete de Gobierno, autoridades militares, amigos periodistas, pueblo de Nicaragua. Las afectaciones que ha arrojado el Huracán Félix en las comunidades de la Región Autónoma Atlántico Norte, abarcan fundamentalmente comunidades indígenas del pueblo miskito y del sumo, mayangna; en esa Región Autónoma, se trata de comunidades históricas, que han estado asentadas en las diferentes riberas de los ríos, los litorales, las zonas selváticas, las cabeceras de las cuencas de estos ríos. Y hoy, este fenómeno natural, las ha sacudido desde sus raíces, alterando sustancialmente la vida comunitaria. De manera que nos encontramos como comunidad, en una situación de mucha crisis, que hoy los hermanos nicaragüenses, encabezado por su Gobierno y también la comunidad internacional está decididamente acompañando las acciones, e intervenciones de emergencia para socorrer, para ayudar, a fin de aliviar la situación de emergencia. Queremos decir que este esfuerzo va orientar en dos direcciones: por un lado, tratar de atender en forma rápida, eficiente, eficaz, a las comunidades que están en condiciones de crisis, y eso lo estamos haciendo de forma muy eficiente. Este Gobierno lo está haciendo con el concurso de todas sus instituciones, las organizaciones, la sociedad civil, la asistencia humanitaria de la comunidad internacional, ¡está ahí! Y se va cubriendo todos los rincones de la Costa Caribe Norte de una forma rápida, a pesar de las dificultades, a pesar de que las comunidades están dispersas, difícil acceso; se trata por ríos, por litorales, por bosques, selva, en medio de condiciones muy difíciles de inundaciones y de todas las afectaciones a la infraestructura, pero, está llegando el alivio a las comunidades. Pero, también algo muy importante, este Gobierno de Reconciliación y Unidad Nacional, que encabeza el Presidente Ortega, no sólo se preocupa por el aspecto humanitario de paliar la crisis humanitaria, sino también la sensibilidad de interpretar las condiciones de las comunidades indígenas, su forma de vida, su organización, sus autoridades, su cosmovisión. El Presidente ha instruido a todas las autoridades que llegan allá, respetar, por un lado la institucionalidad autonómica y también la forma de vida de las comunidades; y eso nosotros, realmente lo valoramos con mucho aprecio, porque se trata de que las comunidades, esa riqueza cultural, esa forma de vida, esas tradiciones, que hoy está seriamente expuesta, amenazada, mañana podamos realmente, revitalizarla, con fortaleza, y que logremos rescatar y encausar en la dimensión correcta, este esfuerzo. De manera que estamos abocados allí, tratando que las poblaciones en las condiciones tan difíciles, críticas que se encuentra, y con esta asistencia humanitaria que el Gobierno, la comunidad internacional, los sectores de la sociedad, están brindando de forma solidaria a nuestras comunidades, sirva también de inmediato, desde este momento, para ir insertando a las comunidades en acciones que vayan generando condiciones normales de vida. El enfoque va a entrar a que las familias de las comunidades organizadas, trabajen en mejorar su entorno familiar, aunque están devastados los hogares, las viviendas, pues con los materiales que puedan encontrar ahí, levantar su techo, salir de la intemperie y entrar en la protección de esos techos provisionales que se instalan. Seguidamente, actuar para la limpieza de las comunidades; todos los árboles frutales, árboles de toda especie, y toda la infraestructura está devastada y se dificulta el tránsito, la movilización y hay amenazas de enfermedades, epidemias que se puedan desatar. Entonces las comunidades ya empiezan a trabajar en la limpieza, en la higiene, en el acondicionamiento de la vida de las comunidades. Y como tercer paso, estamos asumiendo con las comunidades, ver cómo podemos dotar de semillas e implementos de trabajo, aperos de pesca, para poco a poco insertarse en la vida productiva. Estamos en condiciones muy críticas y necesitamos ayuda solidaria para alimentos. Estamos recibiendo, pero también tenemos que ver, que en un lapso de tiempo prudente, ya podemos generar alimentos propios de la Madre Tierra, de la naturaleza, de las fuentes de vida que tenemos. Nos estamos moviendo en esos propósitos, tendidos hacia un esfuerzo de rehabilitación social, económica, cultural; también la reconstrucción de nuestras comunidades, que de seguro, esta solidaridad y el apoyo decisivo, eficiente, del Gobierno, va a continuar acompañando a nuestras comunidades. De seguro, con la acción de la gente, es que podemos salir, vencer esta crisis, esta emergencia, que la catástrofe natural nos ha azotado. Nuestro esfuerzo va enfocado en eso, pero en todo esto, lo importante es el enfoque cultural, la identidad de nuestras comunidades, la revitalización de sus valores, de sus formas de vida, a eso nos apuntamos. Quiero decir, que nos sentimos fortalecidos por el respaldo pleno del Gobierno del Presidente mismo en persona, y su esposa Rosario Murillo, que realmente interpreta, respeta, y estimula, este esfuerzo de respetar, de fortalecer los valores, las tradiciones y formas de vida, propias de nuestras comunidades. Nosotros creemos que en medio de las crisis, tenemos el gran reto de la reconstrucción de las comunidades indígenas, miskitas, sumo, mayangnas afectadas, pero tenemos que hacerlo de forma correcta, y eso es con el enfoque cultural, espiritual de la vida de nuestra comunidades. Se trata de reconstruir el tejido social, cultural de nuestras comunidades; es un reto que va a permitir, realmente restaurar todo este esfuerzo. No sólo se trata de hacer cualquier cosa para reconstruir las comunidades, no esperamos eso, sino que poner mente, corazón, alma, a este esfuerzo para hacerlo de forma tal, que la vida comunitaria sea reconstruida, reconstituida en nuestras comunidades. Es el reto de fondo que enfrentamos y estamos confiados al Creador y a este Gobierno y toda la solidaridad, que se muestra en diferentes formas. Quiero aprovechar para agradecer al pueblo nicaragüense, hoy que estamos en Managua, que ya hemos visto cómo en diferentes grupos, sectores, organizados en los barrios, se mueven en acciones de solidaridad, de acompañamiento espiritual y apoyo material con los hermanos indígenas de la Costa afectados, esos nos hace sentirnos más unidos como nicaragüenses. Hoy en medio de la crisis, y este esfuerzo del Gobierno y del pueblo nicaragüense, nos ayuda a unirnos dentro del espíritu de la gran hermandad nicaragüense. Muchas gracias Presidente Ortega, muchas gracias pueblo nicaragüense y, termino con la lectura de un comunicado de las principales organizaciones de los pueblos indígenas de la Costa Caribe... llamado a la solidaridad de los pueblos indígenas del mundo. Las principales organizaciones de los pueblos indígenas de la mosquitia nicaragüense, ante la actual tragedia humana que atraviesa su comunidad miskita, sumo mayangna, azotadas recientemente por el fenómeno del Huracán Félix, convoca urgentemente a las acciones de solidaridad de sus hermanos pueblos indígenas del mundo, y en particular del Continente Americano. Este es un tiempo de angustia profunda para nuestras comunidades originarias, que junto a la Madre Naturaleza gimen con dolor, por sus hijos desaparecidos y por la fauna y flora devastada por este fenómeno. En efecto, nuestra comunidad histórica de los territorios de Taurira, Litoral Norte; Tuiabra, Llano Norte; Tuiopas, Llano Sur; Prinzaoyun, Litoral Sur; Tasbapri, Wankitui, Wankimaya, Wankilila, Bilamni, Kliplatani, Miskituinsem, Saunibú, Saunias, Saunitoaska, Sauniaurunka, se encuentran golpeadas desde la Madre Tierra junto con sus elementos de la biodiversidad y su ecosistema dentro de los territorios ancestrales, en especial en las conocidas reservas de biósfera de Bosawás y de los Cayos Miskitos. Esto es en la amplia zona recorrida por el ojo del huracán, iniciando en Los Cayos Miskitos y entrando a tierra firme en la franja Litoral del territorio Taurira, siguiendo luego siempre hacia el Oeste, abarcando los demás territorios indígenas señalados; atravesar el Wankí, Río Coco, internando a Honduras. Cabe señalar, los estragos de este fenómeno natural resultan únicos en su dimensión e impacto etno-eco-social desde la invasión de los europeos en nuestro continente hace 515 años. En efecto, el fenómeno ha golpeado fuertemente, incidiendo en todos los elementos de la vida de nuestras comunidades, abarcando a profundidad los aspectos culturales, sociales, económicos, ambientales y espirituales. Todos estos elementos de la integralidad de vida de nuestras comunidades de forma global, a profundidad han sacudido toda la esfera de nuestra existencia milenaria. Por consiguiente las autoridades y organizaciones de los pueblos indígenas, estamos actualmente abocados a las acciones de asistencia de emergencia, a fin de continuar con la enorme tarea de la rehabilitación socioeconómica y la reconstrucción integral de nuestras comunidades. Todo en el marco de un enfoque de la rehabilitación cultural y la restauración ambiental. Para todo este esfuerzo, contamos con el respaldo efectivo del Gobierno de Reconciliación y Unidad Nacional, que encabeza el Presidente Daniel Ortega; los organismos sociales y privados de la sociedad nicaragüense, al igual que la generosa asistencia humanitaria de los países y organismos internacionales. Por consiguiente, elevamos nuestras expresiones de agradecimiento a todos los gobiernos, organismos internacionales, y sectores nacionales solidarios que, desde el día siguiente del mismo desastre natural, vienen y continúan acompañando y ayudando con diversas formas de asistencia a nuestras comunidades indígenas afectadas. Finalmente, llamamos a todos los pueblos indígenas del mundo y sus organizaciones, para que realicen inmediatas acciones de espiritualidad y de solidaridad, en el marco de la gran hermandad y unidad de nuestros pueblos originarios. Dado en la ciudad de Bilwi, RAAN, a los ocho días del mes de septiembre del año 2007, por Subkawuala, la Organización de los Pueblos Mayangmas, la compañera Aurelia Paterson, Presidenta; por la Organización de las Mujeres Indígenas de Amika, Nancy Elizabeth Enríquez, y por Yatama, Brooklyn Rivera. Muchas gracias. Daniel Gracias Brooklyn. Es un mensaje de profundo contenido humano, espiritual, que estamos seguros va a motivar aún más a nuestro pueblo, a la comunidad internacional y a los hermanos pueblos originarios, los pueblos indígenas del mundo y, en particular de América, a multiplicar la cooperación, la solidaridad en estos días de tragedia y dolor. Cuando mencionaba a los bomberos, Cruz Roja, también hay que mencionar a los líderes religiosos en las comunidades de la Costa del Caribe, en la RAAN, que han jugado un papel extraordinario, desde el momento mismo que se empezó la labor de persuadir a la gente, a las familias, que tenían que salir de los hogares. Siempre hay resistencia y es normal, porque la gente no cree. Como habían habido alarmas anteriores y luego no pasaba mayor cosa, eso hizo que buena parte de la población estuviera escéptica y allí, el mensaje de los Pastores fue bien importante, como sigue siendo de importante para animar al pueblo, que no pierda la esperanza, que mantenga viva esa fortaleza de espíritu en estos momentos difíciles. Quiero aprovechar, antes que se me olvide, porque me lo plantearon unos hermanos que están totalmente en la calle... porque en Bilwi mucha gente quedó en la calle aunque la destrucción no fue total allí, pero muchas familias quedaron con su vivienda destruida. Me decían estas personas, que tienen deudas con organismos de crédito, con financieras, que los tenían a punto de ejecución. Conversaba con el Ministro Alberto Guevara para que tomaran contacto con las financieras a fin de que se plantee una reestructuración de esa deuda a un largo plazo, dándoles un tiempo de gracia y solicitarles a los organismos internacionales que financian a estas cooperativas de crédito u organismos no gubernamentales que trabajan también con el crédito... solicitarles que con las políticas que ellos desarrollan, faciliten que se pueda dar esa tregua. Sería algo realmente criminal que, en situaciones como éstas empiecen a ejecutar a la gente. ¡Les van a quitar el terreno que tienen allí! Eso es lo que les van a quitar, porque las casas ya no existen; o tal vez algún traste que lograron salvar. Queremos hacer ese llamado. En cuanto al pago de energía en las comunidades donde hay, porque no todas tienen energía, considerar una suspensión del pago de energía a los usuarios que están de los 150 kilowatts para abajo. Considerarlo por unos dos meses y luego, ver como se irá comportando la situación; no hacerlo de manera indefinida, sino que primero por unos dos meses y luego, valoraríamos si se prolonga un poco más o empiezan poco a poco a pagar. Es lo menos que se puede hacer porque... ¿qué vas a poder pagar, si están totalmente en la calle? ¡no pueden pagar!

Alberto Guevara, ministro de Hacienda y Crédito Público

Esa medida debería aplicarse a todos, porque todos fueron afectados y después, valorar si se aplica a los de menos de 150 kilowatts. Daniel Es correcto; vamos a hacer una revisión. Lo importante es que se tome en cuenta a las personas afectadas, porque puede ser que encontremos personas afectadas que consumían más de 150 kwts, casos particulares; hay que llegar con un acuerdo, porque son personas con más posibilidades económicas, pero si están afectados hay que darles tiempo a que se recuperen. Darles un tiempo de gracia de unos dos meses, que no paguen, y luego, que lo vayan haciendo poco a poco. Vamos a darle la palabra a nuestro hermano del río Wanki, Steadman Fagoth.

Steadman Fagoth, ministro de Pesca y líder miskito

Gracias señor Presidente. Creo que habría que subrayar tres cosas básicas y digo subrayar, por lo que ya se ha dicho. Uno, es alrededor de aquello que es intrínseco... es cierto que la Madre Naturaleza nos ha embestido fuertemente, nos ha golpeado con toda su furia, pero también es cierto que ese pueblo ¡sabe resistir! No cabe la menor duda, tanto que su reacción detrás del desastre, fue rápida y sigue siéndolo. Lógicamente, esa resistencia, esa capacidad para salir adelante, va acompañada de dos, tres grandes factores: uno, la solidaridad internacional, nacional; dos, lo que el hermano Brooklyn mencionaba, esa participación decidida de nuestro Gobierno. Lógicamente, eso hace ver y sentir a ese pueblo embestido y sufrido, de una manera diferente a que no estuviera presente, en esa forma tan eficaz, el Gobierno. No es lo mismo estar abandonado, que estar con ellos... ¡dos cosas diferentes! Eso anima a la gente, parte de la reacción rápida, tanto que, sin ánimo de politizar, los que nos han adversado incluso un Diputado, me decía ayer en la mañana, que nos felicitaba como Gobierno, porque el Gobierno reaccionó rápidamente. Me animó que un diputado que nos adversa, nos haya dicho eso... ¡y no lo dijo de manera secreta! había más de 20 personas en el momento en que nos lo manifestó. Es decir que todo mundo ha estado viendo esa reacción rápida del Gobierno y, déjeme agregarle que... nuestra Ministra de Salud en el terreno, la Ministra de Marena en el terreno, todo un staff del Ejército en el terreno; ¡tenemos aquí a la compañera Ministra en la mesa...! en el terreno... ¡la gente ve eso! De tal manera que a su propia capacidad intrínseca, sumado a que la dirigencia principal del Gobierno esté con ellos, lógicamente que ¡vamos a salir adelante! Lo otro que quisiera subrayar, compañero Presidente, es que el apoyo solidario nacional e internacional, no va a ser frustrado ¡no lo vamos a decepcionar! Lo que se está enviando llegará a las manos, llegará, bajo esos techos de plástico y de ripios de madera que se están organizando de lo que dejó la embestida, para no estar a la intemperie... ¡llegarán hasta esas manos! No escucharán aquellas cosas que se suele escuchar cuando suceden estas tragedias... que se lo robaron, que se desviaron. Quiero manifestarle, a la comunidad internacional en particular, y en general a nuestra población nicaragüense, que todo este equipo de apoyo del Gobierno, que estamos en el terreno, es garante, será garantía, junto con el Consejo Regional, autoridad superior en la Región, de que, efectivamente, llegará hasta las manos para las cuales fueron destinados; por las cuales nos están donando. Esa garantía quiero dejarla públicamente externada aquí. De tal manera que me gustaría recalcar una vez más, compañero Presidente, a la comunidad internacional, lo que yo le exponía cuando usted tuvo a bien visitarnos en Waspán... ¿me permite General, el apuntalador? En este mapa, está bien trazada la forma en que entró el huracán y aquí tenemos Bosawas... exactamente aquí, al norte de los Minerales, como ustedes pueden ver, más de la mitad fue destruido. Esa es la información que viene de todos lados, no hay porqué dudar. Para comenzar le quiero exponer una cosa sencilla, después, algo más enredado. Lo sencillo es... ¿se han preguntado, la gente que vive alrededor y que cazaban, pescaban en todos esos afluentes que nacen, que se originan en Bosawas, de dónde van a comer carne? Allí, la dieta básica cambió. Porque ya no va a ser penetrable, al menos en estos seis meses, hasta que eso, se vaya pudriendo poco a poco y que puedan penetrar. La otra pregunta que tendríamos que hacer... ¿encontrarán lo mismo que antes de esta embestida? No sé, está por verse. Yo, como biólogo, prefiero no vaticinar. Aparte de que los que colindan, los que viven alrededor fueron afectados enormemente en la dieta, en verano nos vamos a enfrentar con otro problema... ¿cómo controlar, en caso que entre un fuego en esa enorme montaña “de basura” seca? Ahorita lo tumbó, en verano posiblemente, cenizas. Pero eso, no da pie a entrarle de manera inmisericorde con tractores; no puede dar pie para eso. A esa comunidad que escriben, que denuncian atropellos contra nuestro medio ambiente y que muchos de ellos ¡jamás se han dignado sembrar un solo árbol! La pregunta del millón... ¿qué vamos a hacer? Por el momento, lo dejo suelto porque estamos empeñados en otras labores que todavía, ya hemos escuchado a la Capitanía, al Ejército, todavía estamos en rescate. Pero, en todo caso, compañero Presidente, queda planteado en la mesa, y tenemos que responsabilizarnos como país, como nación, que usted que el pueblo nicaragüense le ha honrado ser el Primer Ciudadano de este país, ha presidido hasta ahora de una manera correcta, que el pueblo lo ha reconocido, está entusiasmado y le aseguro que con ese mismo entusiasmo y con el vuelco, el apoyo internacional ¡vamos a sacarlo adelante! Confío en Dios y confío en este Gabinete presidido por usted, compañero Presidente. Muchas gracias. Daniel Gracias Steadman, con esa fortaleza que nos da Dios y que le da a esas comunidades de la Costa del Caribe, a los hermanos pueblos miskitos, mayangnas, seguro que vamos a salir adelante. Estamos convencidos que vamos a salir de esta catástrofe, fortaleciendo las condiciones de vida de todas las comunidades de los hermanos de la Región Autónoma Atlántico Norte. Le pido a los compañeros Ministros, Viceministros, compañeros del Ejército, de la Policía, que se queden porque tenemos que seguir trabajando. Los compañeros Brooklyn, Steadman y Lumberto, traen una propuesta sobre cómo manejar el asunto de la madera; ellos son los que tienen que hacer la propuesta y nosotros, simplemente, vamos a cumplir lo que ellos propongan. Como eso tiene que ver con una serie de leyes, artículos, formalidades, nos quedaremos viendo esto y otros puntos, para coordinar mejor todo este trabajo que estamos desarrollando para seguir atendiendo a la población en sus demandas más sentidas e igualmente, ir trabajando el proyecto de reconstrucción, dentro del Programa Estratégico de Desarrollo de la Costa del Caribe. Aquí no hay que venir a inventar otra cosa, ya está el Proyecto y sencillamente hay que insertarnos dentro de él. Igualmente, Alberto, no te vayas porque tenemos que ver lo del Presupuesto. Les hago un llamado a los Diputados de todas las Bancadas... la Bancada del Frente está lista, la Bancada de la Unidad, de la Gran Alianza de la Reconciliación, Unida Nicaragua Triunfa, está lista y espero que también los diputados de las otras Bancadas estén listos a dar su voto, para que el monto que se está identificando para cubrir todas estas demandas de emergencia que están planteadas, sea aprobado lo más pronto posible en la Asamblea Nacional. Un monto que anda por los 200 millones de córdobas. ¡Fíjense que este es un esfuerzo extraordinario! Estamos hablando de un puente aéreo, lo cual es costosísimo. Un puente aéreo que arranca en Managua, que va a Bilwi; luego, arranca de Bilwi y va a las comunidades. Puente aéreo que arranca de Managua y llega a Siuna y desde allí, cubre las comunidades. Puente aéreo que arranca en Managua, cae en Jinotega y cubre desde allí, otras comunidades. Luego, un puente terrestre que va sobre la carretera hasta la zona de Las Minas, hasta Sahsa y otras comunidades de ese lugar, pero que se interrumpe donde está el Wawa. Nosotros anduvimos sobrevolando el Wawa y está totalmente inundado ¡no hay forma! Aunque se rescate la patana, la planta, no hacemos nada, porque son kilómetros y kilómetros inundados. No hay carretera, está perdida, todo aquello está cubierto y para que las aguas bajen, hay que esperar al menos una semana, o diez días. Por lo tanto, esa carretera sigue cortada, y eso nos obliga a utilizar más el medio aéreo que tiene la debilidad de que carga poco y el costo es ¡elevadísimo! Lo que se está gastando en combustible en estos momentos, y la reserva que se debe tener para abastecer la ayuda que está llegando. ¡No podemos cobrarles el combustible! Si llega un avión con ayuda de El Salvador, o de otro pueblo hermano, hay que tener listo el combustible para que pueda regresar. Otra ruta establecida es la terrestre y marítima, que arranca de Managua hacia El Rama, se monta en los barcos hasta salir a Bluefields y desde allí va rumbo norte, por la costa hasta llegar al desembarcadero de Bilwi. Estamos hablando de un recorrido que puede durar 14, 16 horas. Es una operación realmente grande la que se ha establecido en el país, en estos momentos y se va a llevar un tiempo prolongado, por las condiciones del terreno. Lo que está afectado, a ojo de buen cubero, estamos hablando de ¡miles de kilómetros cuadrados afectados! ¿cuánto calculamos? Fíjense, ¡son 32 mil kilómetros cuadrados! Para que tengamos una idea, la hermana República de El Salvador tiene 21 mil kilómetros cuadrados y aquí, estamos hablando de ¡32 mil kilómetros cuadrados! Donde las vías de comunicación son aéreas, por los ríos o por el mar. Es un tensionamiento enorme el que tenemos, y es una reconstrucción que llevará mucho tiempo. Por lo tanto, queremos pedirle al pueblo nicaragüense que continúe esta actitud generosa, de cooperación; igual petición le hacemos a la comunidad internacional y a los hermanos Diputados en la Asamblea Nacional, que aprueben el Presupuesto, porque tenemos que cubrir todos los gastos extras en que están incurriendo todas las instituciones, desde el Ejército, la Policía. La Policía ha tenido que meter vehículos...! estuvimos en Sahsa donde se habían dañado las comunicaciones; no había energía y todavía no la hay, llegará hasta dentro de unos 15 días. No había comunicaciones; el vehículo que tenían se les daño en el cruce del río; cuando pasaron el río no tenía mucha profundidad, pero cuando regresaron ya estaba socavado y allí se fundió el vehículo. Hay que meter nuevos vehículos, y todo eso significa gastos que no estaban en el Presupuesto. Se está generando una cantidad de gastos extrapresupuesto; todos los estudios que debe hacer Marena, para medir el impacto del daño ambiental, la cantidad de bosques que se ha perdido... ¡que está a la vista! Todo lo que hemos sobrevolado nosotros, es realmente algo impresionante. Después del Huracán Juana, yo estuve sobrevolando la zona de bosques que fue afectada ¡y no hay punto de comparación! Claro, que allí era más cerca, estaban las alturas que amortiguaron el golpe y el huracán perdió fuerza. Aquí no, esta es una zona llana, cubierta de bosques, donde fue avanzando y, desde la entrada, primero a Los Cayos y luego al litoral, que es una zona llena de manglares. ¡El impacto que eso tiene es terrible! Los manglares están destruidos y cerrando el curso del agua. Luego, los bosques... uno va observando en el helicóptero y son kilómetros y kilómetros de bosques ¡totalmente devastados! Una cosa terrible, terrible. De tal manera que aquí se trata de atender la emergencia con todos los recursos de que podamos disponer internamente los nicaragüenses. Hay urgencia de la reforma que se acerca en el presupuesto, el extrapresupuesto que hay que solicitar. Igualmente, con la cooperación internacional. Va a urgir este estudio del impacto medioambiental para recuperar, porque tenemos que plantearnos la recuperación de ese bosque; qué tiempos nos va a llevar lo podrán decir los especialistas. Lo importante es que tenemos la voluntad, la disposición de recuperar esos bosques. Para eso, aparte de las instituciones nacionales, vamos a pedir también apoyo internacional. Muchas gracias hermanos nicaragüenses y siempre pensando en que cada día que pasa, más unidos todos, más convencidos de que unidos vamos a enfrentar y salvar estas situaciones, no queda más que dar gracias a Dios que nos da vida y la oportunidad de seguir luchando, para que pueda progresar el pueblo nicaragüense, en medio de estas tragedias. Buenas noches.

Descarga la aplicación

en google play en google play