Escúchenos en línea

Trivelli admite al diario La Prensa que relaciones con el gobierno son «satisfactorias»

Diario La Prensa. | 11 de Septiembre de 2007 a las 00:00
El embajador de Estados Unidos en Nicaragua, Paul Trivelli, considera que después de seis años de los atentados terroristas contra su país, la respuesta de parte del presidente George W. Bush ha sido positiva, aunque es consciente de que la lucha contra el terrorismo es una tarea a largo plazo.

Por Xiomara Chamorro y María José Uriarte

En cuanto a las relaciones con el gobierno de Daniel Ortega, sostiene que mantiene una muy buena comunicación con funcionarios de la actual administración, sin embargo, el aspecto más difícil de la relación entre ambos países, es la retórica del presidente Ortega, "casi todos los días" contra Estados Unidos. Trivelli mantiene su preocupación por la actitud del gobierno en casos como el de la empresa Esso o del complejo turístico Arenas Bay, por lo que hace un llamado a mantener un respeto por la propiedad privada para no ahuyentar a los inversionistas. "La pobreza no puede ser reducida en discursos políticos, no puede ser reducida solamente dando regalos al pueblo, la manera de reducirla es dejar que el sector privado produzca, y dar al pueblo herramientas necesarias para que ellos puedan tomar ventajas de la oportunidad económica", señaló el diplomático. Agregó que la empresa privada está consciente del rol que debe impulsar para incidir en el desarrollo de Nicaragua, y considera que no tienen mayores objeciones para poner su grano de arena en esta tarea. "(El sector privado) está listo para asumir su responsabilidad y trabajar con el gobierno de turno, se está pidiendo el respeto, fortalecimiento del Estado de Derecho, administración de justicia y respeto para la propiedad privada", dijo. En cuanto a los señalamientos de que el Presidente de Venezuela, Hugo Chávez gana terreno con sus ofrecimientos de ayuda a países de varios continentes, estima que: "no es política de Estados Unidos en esta región confrontar a Hugo Chávez, ni ciertamente a Daniel Ortega, nosotros queremos socios en este hemisferio que sean democráticos, que sean fuertes y que sean socios, países con quienes podamos trabajar bien", afirmó el embajador Trivelli. Considerando que se cumplen seis años del ataque a las torres gemelas, ¿cuál sería el balance que está haciendo su gobierno en el enfrentamiento al terrorismo? Yo creo que el balance debe ser considerado positivo, primero no ha habido otro ataque que es la cosa quizás más importante, por lo menos en los Estados Unidos, obviamente mi gobierno ha cambiado bastante su manera de organización. Recuerde que el Departamento de Seguridad no existía hace seis años, entonces hay una nueva organización que es mucho más efectiva contra el terrorismo, porque propicia un intercambio de información e inteligencia de gente de diferentes partes del gobierno. Entonces desde ese punto de vista, yo creo que estamos mucho más preparados que hace seis años al tratar este gran problema, que es un problema no solamente en los Estados Unidos, también de Europa, de Asia. Tenemos un compromiso en Irak, tenemos el compromiso en Afganistán y por extensión en Pakistán. A lo mejor para algunas personas esta acción militar no ha sido tan exitosa como hubiera querido, pero yo diría dos cosas: uno, hacer la transición de un país como Irak con una dictadura de 30 años hacia una democracia, es algo que va a tardar bastante tiempo, compromiso y plata. Número dos: no es muy clara cuál es la alternativa, imagínese qué pasaría si de veras salimos de Irak rápidamente, hay potencial para una enorme violencia civil, que haya un vacío de poder que fuese llenado por otro poder es enorme. ¿Qué espera su gobierno de América Latina en esta lucha, y en particular del gobierno de Nicaragua? ¿Y qué cree usted que el gobierno de Nicaragua está dando actualmente en contra del terrorismo? El gobierno me ha asegurado varias veces que está listo para cooperar con nosotros en todas las amenazas multilaterales que existen, sea del terrorismo; de la trata de personas; de migración ilegal; sea de lavado de dinero, todo lo que sea del narcotráfico, todos esos problemas que un país no puede resolver solo. Con el gobierno yo creo que hemos trabajado y vamos a seguir trabajando, mejorando la habilidad de la Policía (Nacional), y sus poderes de investigación y profesionalismo. Trabajando con el Ejército y su habilidad de interceptar barcos del narcotráfico por ejemplo, tenemos con ellos un intercambio de información también que es importante, hemos pedido y nunca hemos tenido problemas, por ejemplo, congelar algunas cuentas bancarias que desde algún punto de vista son de individuos ligados al terrorismo, nunca se ha encontrado dinero de ellos aquí, pero siempre cuando pedimos, nos informan sobre estos puntos. Yo creo que hay cooperación básica en el terrorismo en este país. Cuando ve este acercamiento entre Irán y Nicaragua, ¿qué grado de preocupación ofrece para el gobierno de su país, y no sólo con Irán, sino Cuba, Venezuela, qué grado de preocupación le ofrece? Yo he dicho varias veces que la relación con Irán puede ser problemática, porque es un socio problemático, ha sido condenado varias veces por el Consejo de Seguridad de Naciones Unidas (ONU), al final de cuentas toca al gobierno, cualquier gobierno, tener las relaciones con los países que quiera. Nosotros no controlamos esto y no queremos controlarlo, pero me gustaría ver que las relaciones que tiene Nicaragua con estos países estén basadas en la democracia, estén basadas en intercambio comercial, estén basadas en reforzar la seguridad regional, ese es el tipo de socios que debe buscar Nicaragua. Irán en la última reunión que tuvo en los No Alineados que acaba de ocurrir en Teherán ofreció transferencia de tecnología nuclear a los países del Alba. ¿Exactamente eso qué significa?, ¿es más un discurso político o en términos prácticos esto realmente ofrece una dificultad? Yo no puedo calificar la oferta de Irán, me imagino que se estaba refiriendo a transferencia de tecnología atómica relacionada con propósitos pacíficos, de energía, si este tipo de oferta es real quién puede decir, yo no soy experto en energía nuclear, pero obviamente cualquier proyecto de ese tipo es sumamente costoso, complejo y uno tiene que pensar si vale la inversión, tiempo y fondos que necesitaría para llevarlo a cabo. Más un discurso político que práctico. Me imagino que sí, pero no puedo decir qué piensa el Presidente de Irán. ¿Qué efecto tiene en su opinión la estrategia regional contra el terrorismo que el gobierno de Nicaragua mantiene? Se ha decidido restringir la relación que había con ustedes en la transmisión de información sobre el paso de personas que proviene de Irán o de otros países que son considerados países terroristas por parte de Estados Unidos. Los países de Centroamérica junto con México, han desarrollado una propuesta para un proyecto regional relacionado con la seguridad y esto implicaría me imagino más acción de la Policía (Nacional), más equipo para las fuerzas de seguridad, más controles fronterizos. Cosas que en conjunto quiere nuestro país, hemos dicho a Centroamérica y México que estamos dispuestos a considerar apoyar un plan regional y creo que ya vamos a empezar con discusiones más detalladas. Yo creo que en el contexto regional, donde todos los países de la región tienen las mismas reglas, el mismo grado de profesionalidad, el mismo tipo de equipos, se puede lograr bastante. Ha resultado bastante irónico que de pronto el mejor aspecto por así decirlo de las relaciones entre Nicaragua y Estados Unidos, sea justamente a través de los militares, hasta dónde se puede manejar ese tema, considerando que los militares son subordinados de un gobierno que de pronto tiene un discurso bastante hostil. Yo creo que tenemos una relación con la Policía, con el Ejército, porque ellos son organizaciones muy profesionales y su meta, su objetivo principal, es garantizar la seguridad de Nicaragua. También a nosotros nos interesa que Nicaragua sea un país democrático, próspero y seguro, entonces nuestros intereses coinciden enormemente en este sentido, por eso yo creo que hay una agenda compartida relacionada con la seguridad y tenemos buenas relaciones por este tipo de agenda con el Ejército y la Policía. Creo también importante enfatizar que nuestros programas de asistencia van mucho más allá de la seguridad, tenemos un gran programa en la calidad de salud, tenemos programas relacionados con la calidad de la educación, que si trabajamos directamente con el gobierno. Tenemos otro grupo de proyectos relacionados con mejorar las oportunidades del sector privado y de los productores para conectarse con el mercado norteamericano que se ha ampliado con la implementación del Cafta y darles más oportunidad en un mundo global. También tenemos programas que hemos tenido por muchos años relacionados con mejorar el sistema de administración de justicia, impulsando la transparencia y mejorando la producción aquí, como tenemos programas en los países vecinos. En diferentes ocasiones se ha escuchado al presidente Ortega intentar minimizar la colaboración del gobierno de Estados Unidos, incluso en su último discurso habló de mil millones contra el narcotráfico para toda Centroamérica, ¿hasta qué punto esa oferta es viable? Nuestro compromiso está con el pueblo nicaragüense, es un compromiso para ayudarles a reforzar la democracia, mejorar las oportunidades económicas, la inversión social, es decir, en los sectores de salud y educación, y garantizar su seguridad. Entonces este compromiso va a continuar, nuestra ayuda bilateral vale alrededor de cuarenta millones de dólares anuales, más el dinero que hemos comprometido con la Cuenta Reto del Milenio que es de 175 millones (dólares) por cinco años. Yo no creo que esto va a variar mucho, y si usted cuenta cuánto dinero hemos donado a este país, incluso el perdón de la deuda externa desde el año 1991, ya va por dos mil millones de dólares, nuestro apoyo ha sido continuo, generoso y yo creo que bastante útil para el pueblo nicaragüense.

Relaciones satisfactorias

El embajador Paul Trivelli sostiene que trabajan con la actual administración de la misma forma que lo hicieron con los antecesores del presidente Daniel Ortega. No obstante, las críticas que el mandatario emite cada vez que tiene oportunidad en algún evento, causan malestar en la relación que existe entre ambos países. ¿Cuál es el elemento que usted consideraría, ocasiona mayor incomodidad en la relación bilateral entre Estados Unidos y Nicaragua en este momento? En realidad hemos podido establecer con esta administración un nivel, una relación de trabajo satisfactoria, yo tengo relaciones con muchos ministros, hemos podido trabajar en nuestro programa de asistencia técnica que es dirigido a varios sectores del país, entonces en este punto nuestra relación ha sido satisfactoria. El punto más difícil obviamente es la retórica, una retórica que es casi a diario contra Estados Unidos, contra el libre comercio o contra nuestra política extranjera, yo trato de enfocarme en el lado positivo, en nuestro compromiso con el pueblo nicaragüense hacia la democracia, la oportunidad económica, el sector social y la seguridad, pero yo diría en primer lugar que esta retórica no es necesaria. Estados Unidos está dispuesto a trabajar con el gobierno (de Ortega). Yo creo que la relación de Nicaragua y Estados Unidos va a seguir por razones obvias, somos el socio comercial más grande, somos los inversionistas más grandes, hay medio millón de nicaragüenses que viven allá, ellos mandan 500 millones de dólares cada año, tenemos un Tratado de Libre Comercio, tenemos la Cuenta del Milenio, entonces yo creo que casi sin importar quién es el Presidente o los líderes de cualquier gobierno, por estas relaciones históricas, comerciales, familiares, de inversiones, vamos a tener las relaciones.

Descarga la aplicación

en google play en google play