Escúchenos en línea

Consejo de RAAN pide a gobierno no comercializar madera tumbada por

Agencia ACAN–EFE. Desde Managua. | 11 de Septiembre de 2007 a las 00:00
El Consejo Regional del Atlántico Norte pidió el martes al gobierno central emitir un decreto prohibiendo la comercialización de los árboles caídos por el paso del huracán "Félix". El vicepresidente del Consejo Regional norte, Carlos Alemán, dijo a Acan-Efe que ya existe un acuerdo preliminar con los delegados del Instituto Nacional Forestal (Inafor) y del Ministerio del Ambiente y los Recursos Naturales (Marena) para "no sacar esa madera tumbada". En la Región Autónoma del Atlántico Norte (RAAN), declarada en estado de desastre tras el violento paso de "Félix", las autoridades locales estiman que se ha perdido unas 400.000 hectáreas de bosques, principalmente en la reserva de la biosfera de Bosawas. La selva Bosawas, uno de los pulmones del mundo, fue proclamada por la UNESCO Patrimonio de la Humanidad como reserva de la biosfera y concentra un 10 por ciento de la biodiversidad mundial. De acuerdo a Alemán, hay madereros que quieren llevarse la madera derribada en Bosawas y otras reservas de la RAAN hacia el Pacífico de Nicaragua, pero advirtió que "no lo vamos a permitir". Agregó que tampoco permitirán se comercialice la madera procesada y pedirán al gobierno central que toda la madera se utilice para la reconstrucción de las viviendas destruidas por el poderoso ciclón, que embistió el pasado 4 de septiembre con toda su furia el Caribe norte Nicaragua, con vientos de 260 kilómetros por hora y categoría cinco en la escala "Saffir-Simpson". Víctor Campos, de la organización ecologista local Centro "Humboldt", explicó a Acan-Efe que, además, sólo entre un 10 y 20 por ciento de los árboles caídos son de madera comercializable. Las autoridades locales de Waspam, punto fronterizo con Honduras, también advirtieron sobre el daño ecológico en la reserva Bosawas tras el paso del ciclón "Félix" y los efectos del cambio climático en la zona. "El daño ecológico será desastroso para Waspam", dijo Calixto Osorio, vicealcalde de esa ciudad que cubre toda la ribera del Río Coco, que comparte con Honduras y es habitada por indígenas misquitos y otras etnias. Según Osorio, el desastre afecta a la flora y fauna de la región, y que posiblemente muchas especies se hayan perdido sin clasificarse.

Descarga la aplicación

en google play en google play