Escúchenos en línea

Caldera se declara anuente a llegar a un arreglo amistoso con Costa Rica

| 25 de Julio de 2006 a las 00:00
El canciller Norman Caldera dijo este martes en San José que su gobierno "ve con buenos" ojos la posibilidad de saldar, mediante un acuerdo "amistoso", una demanda presentada contra Costa Rica por presunta discriminación y retardación de justicia, comunicaron fuentes allegadas al funcionario. La acusación fue formulada hace una semana ante la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), que a su vez sugirió a las partes que lograran una salida amistosa. Nicaragua acusó a Costa Rica en relación al caso del inmigrante Natividad Canda, quien fue mordido por dos perros guardianes tras ingresar en una propiedad privada en noviembre del 2005. El nicaragüense fue atacado por los perros, ante la mirada de agentes policiales, el dueño del local y otras personas. En la misma demanda, el Estado nicaragüense incluyó el caso de otro ciudadano de esa nacionalidad, quien murió un mes después tras una riña con costarricenses. "Esto se trata, ahora, de evaluar y lo estamos evaluando con buenos ojos, la posibilidad de un arreglo amistoso con Costa Rica, mandatado por la Comisión Interamericana de Derechos Humanos, y estamos analizando seriamente esta propuesta de la Comisión, como digo, tratando de verla con buenos ojos y pronto estaremos dando a conocer el resultado de ese análisis", dijo Caldera, en declaraciones difundidas hoy en San José. El canciller inauguró entre el lunes y hoy tres consulados de su país en territorio de Costa Rica, donde habitan al menos medio millón de nicaragüenses. Calderá sostendrá este miércoles una reunión con su homólogo costarricense Bruno Stagno, con quien intentarán reactivar las labores de una comisión binacional creada en 1997 para resolver problemas comunes por la vía del diálogo. Eliminarán cobros a ticos vecinos a borde fronterizo Además, anunció este martes que pedirá a las autoridades competentes de su país mantener las cortesías que se han dado a los ticos establecidos en la margen costarricense del río San Juan. Declaró que la demanda presentada por Costa Rica contra Nicaragua ante la Corte Internacional de Justicia de La Haya no debe detener el normal desarrollo de las relaciones vecinales que siempre han existido entre dos países hermanos. "Tal vez se ha mal entendido eso y nosotros lo que vamos a hacer es explicar a las autoridades competentes de mí país -Migración y Ejército- que no hay razones para dejar de dar las cortesías por el hecho de que Costa Rica llevara a La Haya el diferendo por la navegación en el río", dijo Caldera. Caldera, quien inauguró el consulado de su país en Ciudad Quesada, defendió el cobro de la visa a los ticos que viven fuera del sector limítrofe y que esporádicamente visitan la zona con fines turísticos. Sin embargo, el funcionario hizo énfasis en que el caso de los ribereños es diferente. Sus manifestaciones se dieron minutos después de que el alcalde sancarleño, Alfredo Córdoba, le informara sobre la negativa de autoridades nicaragüenses a permitir que algunos lugareños viajen por el río si no presentan pasaporte y visa de $25. El alcalde Córdoba señaló a La Nación que tiene quejas de varios campesinos a quienes recientemente los militares vecinos les negaron la cortesía, instaurada hace muchos años. El Canciller nicaragüense también reiteró el interés de su Gobierno en fortalecer las relaciones entre los pueblos interfronterizos, pese al diferendo por el San Juan.

Fuente: Agencias y Diario La Nación. Desde San José.


Descarga la aplicación

en google play en google play