Escúchenos en línea

Líder de la oposición tica no quiere TLC para que Costa Rica no se parezca a Centro América

Por Gerardo Ruiz Ramón, diario Extra, de Costa Rica. | 17 de Septiembre de 2007 a las 00:00
Ottón Solís, líder del Partido Acción Ciudadana (PAC) y promotor del "No" al TLC, aseguró que aprobar ese tratado sería poner a Costa Rica al nivel de otros países centroamericanos que han fracasado en sus políticas sociales. Lo acompañan William Gómez y Mario Ugalde, director y subdirector de DIARIO EXTRA. El líder del PAC, Ottón Solís, dio por un hecho que el "No" triunfará en el referendo del 7 de octubre, cuando el pueblo definirá el futuro del Tratado de Libre Comercio con los Estados Unidos. Según el ex candidato, el pueblo se percató de que votar a favor del tratado sería poner a Costa Rica al mismo nivel de países como Nicaragua, Honduras o Guatemala, países que ya aprobaron el TLC, y donde el nivel de desarrollo humano es muy inferior. Durante su visita a DIARIO EXTRA, Solís sostuvo que sea cual sea el resultado del referendo, el presidente Óscar Arias deberá continuar con su gobierno en paz, hasta el 8 de mayo de 2010. ¿A pocos días de la cita del referendo sobre el TLC con Estados Unidos, qué percepción tiene de la actitud del pueblo costarricense y todo lo que ha girado en torno a este acontecimiento? -Creo que es un evento en el cual Fuenteovejuna adquirió vida, porque ha sido el pueblo el que ha hecho este triunfo del "No" con mística, con corazón, con convicción y deseoso de que Costa Rica siga siendo un país diferente. Yo creo que el pueblo no quiere amanecer el 8 de octubre sabiendo que las políticas y los programas van a ser idénticos a los de Nicaragua, Honduras o Guatemala, porque el TLC es idéntico al de todos esos países. El pueblo quiere amanecer, una vez más, sabiendo que tenemos un país diferente, como siempre. En el Siglo XIX, a los otros países de la región también llegó la propuesta de que la educación fuera gratuita y obligatoria, pero dijeron que eso iba a encarecer la mano de obra y que empezaría a escasear, sobre todo para recoger café. También alegaron que al tener gente educada perderían competitividad, porque habría que pagarles más a los empleados. Pero en Costa Rica dijimos no, y fuimos los que ganamos la batalla de la competitividad. Cuando termina la Segunda Guerra Mundial y comienza la Guerra Fría, y el comunismo se empezó a expandir, toda Latinoamérica le dio el poder a los dictadores, y nuevamente Costa Rica dijo no, la forma de enfrentar el comunismo es con un sistema social equitativo y entre Calderón Guardia y José Figueres lo fabricaron. Históricamente una cúpula interesada nacional siempre nos han querido igualar con el resto de Centroamérica y que copiemos las rutas de ellos, y ahora es igual, con el mismo argumento de la competitividad, nos quieren igualar. Yo sé que el pueblo va a decir otra vez no, sigamos siendo diferentes. Más de la mitad del Congreso de Estados Unidos está cruzando los dedos esperando que los costarricenses votemos contra este TLC. ¿Comparte usted que de aprobarse este TLC, el Estado costarricense pasaría de un modelo solidario a un esquema capitalista? -No, el TLC implica cambiar el modelo costarricense, a un modelo centroamericano. Ese es el cambio que algunos proponen, pero nosotros queremos, sabiendo que hay que hacer mejoras en este país, construir sobre las virtudes y no imitando a quienes han fracasado. ¿Si se aprobara el TLC con Estados Unidos, su fracción apoyaría los 13 proyectos de la agenda de implementación? -Yo solo hablo de lo que pienso que va a suceder, que vamos a ganar el referendo. Pero a nosotros, por decir que de aprobarse el TLC, íbamos a permitir que los 13 proyectos fluyeran en su trámite, Óscar Arias nos acusó de chantajistas y doña Mayi Antillón, vocera de los Arias, nos acusó de ser "antisistema", por plantear esa lógica. Sorprendentemente el presidente Óscar Arias decidió que aunque ganara el "No", él seguiría impulsando esa agenda de implementación. Esas reacciones violentas se explican, por el memorando de Kevin Casas y Fernando Sánchez, a mí no me sorprende que los que nos quieren igualar a Centroamérica actúen con suma violencia ante un planteamiento sincero, pues ese es el estilo de las cúpulas en esos países. ¿Cómo ve usted el actuar del Tribunal Supremo de Elecciones y qué espera para lo que falta de aquí al referendo? -Yo nunca he expresado públicamente una diferencia con el Tribunal y menos un cuestionamiento, pero creo que ahora sí el Tribunal se equivocó y muy seriamente. Los expertos en desarrollo democrático, ya están hablando de reformas de tercera generación en democracia, pero dentro de los requisitos de primera generación, está la equidad en el financiamiento de las campañas. ¿Y qué estamos enfrentando en el ámbito financiero los del "No" durante este referendo? Pues tres monstruos: una prensa que en una parte está sesgada, la plata de las grandes empresas transnacionales. En estos dos aspectos yo no culpo al Tribunal porque la Ley del Referendo es muy mala y no estableció nada en materia de financiamiento privado. Pero en el tema de que el Gobierno pudiese usar recursos públicos, como lo ha estado haciendo a favor del "Sí", el Tribunal no tiene excusa. El Tribunal debió aplicar el artículo 88 del Código Electoral, tal y como se lo ordena la Ley de Referéndum, para impedir la participación del Gobierno. Algunos sectores consideran que usted debería tener una participación más activa en la campaña del "No"... ¿Qué piensa? -El referendo no es cosa de partidos políticos. Ganando los del "No", políticamente no gana nadie, gana el pueblo de Costa Rica. Hay mucha gente que no está en política y están contra el TLC, más aun, hay muchos liberacionistas y socialcristianos de todos los niveles, que están en contra del tratado. Si el "No" gana, yo no voy a obtener más liderazgo. El TLC salió de la Asamblea Legislativa y pasó a manos del pueblo, entonces no es correcto que alguien de la clase política se meta a robarse lo que es del pueblo. Lo prudente es que trabajemos como estamos trabajando, pero no asumiendo protagonismos. Con el referendo no se está valorando el gobierno de Óscar Arias, él tiene que terminar tranquilamente aunque ganemos los del "No". ¡Dios guarde a alguien se le ocurra irrespetar esa institucionalidad o que algo deba suceder con el Gobierno si ganamos los del "No"!. ¿Si el resultado del referendo es muy ajustado, ve al país en paz aceptando cualquier resultado el 8 de octubre? -Yo pienso que el "No" va a ganar y un gane, aunque sea estrecho, va a indicar que realmente este país quiere un modelo diferente al del resto de Centroamérica. El 8 de octubre veo a Costa Rica siendo el interés, el objetivo y la meta del mundo. Conozco senadores de Estados Unidos muy prestigiosos, que quieren venir cuando ganemos los del "No" a empezar a hablar de los TLC de nueva generación, porque quieren hacerlo con la democracia, que junto con la de Estados Unidos, es la más consolidada de América. Corresponde a Costa Rica decir "no", y otra vez, como en la guerra contra los filibusteros, el héroe no será un gran caudillo, sino un soldado, el pueblo. Una vez más este país no quiere que haya caudillos que se roben el "show", que el héroe sea el pueblo. ¿Han mentido los del "Sí" y los del "No" durante esta campaña del referendo? -Claro que los del "Sí" han mentido cuando han asegurado en una campaña multimillonaria, que sin el TLC se perderían 500.000 empleos. Hoy día hablan de 60.000 trabajos y aún eso es falso. Dijeron que la Iniciativa para la Cuenca del Caribe tenía fecha de término; una parte relativa a los textiles tiene fecha de término, pero el grueso no. Han dicho que no se libera el comercio y la producción de armas con el TLC, porque está reservado, pero no es así, las reservas deben ser expresas y a la reserva a la Ley de Armas no está ahí. Dicen que detrás del "No" están Chávez, Castro y Ortega, eso es mentira. Si yo he tenido una relación internacional intensa, es con el Partido Demócrata de Estados Unidos. Si dijeran la verdad sacarían una foto de los senadores y congresistas demócratas y una del cardenal Óscar Rodríguez Maradiaga, gran amigo mío en esta lucha. Y también, si alguien del "No" dijo que se iban a poner grandes tubos y que Estados Unidos se llevaría nuestra agua, mintió. Pero también mienten los del "Sí" cuando dicen que el agua no se va a convertir en una mercancía porque el TLC no salvó al agua de ser un producto guiado por la oferta y la demanda. ¿Ha sido ésta una campaña de altura? -Los del "No" iniciamos una campaña linda, con un corazón, ellos intentaron robarse el corazón, en el marco de una política descrita en el memorando de Kevin Casas y Fernando Sánchez. Ese memorando no es una propuesta, sino una descripción de lo que ha venido sucediendo. Cuando usted tiene de jefe de prensa de Casa Presidencial a una mentirosa como Mishelle Mitchell, quien dijo en una revista internacional que yo recibía ayuda de Hugo Chávez y cuando la jefa de fracción del PLN mintió diciendo que había diputados del PAC conectados con el ALBA promovida en Venezuela, y cuando el Presidente Arias y su hermano Rodrigo dicen que Casas y Sánchez, dos delincuentes de la democracia, son el futuro de la política costarricense, usted se da cuenta de que ese memorando dibuja la política de este Gobierno. Por eso no pueden despedir a Kevin Casas y a Fernando Sánchez, porque reclamarían que por qué los ponen a pagar el costo de una política que ha sido de Gobierno, y al denunciar eso la Administración se debilitaría mucho. ¿Es un fracaso este referendo, el cual ustedes han cuestionado tanto? -No, creo que el pueblo se ha informado un poco más y hay muchas lecciones aprendidas, creo que en un próximo referendo el Tribunal Supremo de Elecciones deberá ponérsele atrás al tema del financiamiento de la campaña. ¿Da por un hecho que iremos a referendo sin ver un debate entre usted y el presidente Óscar Arias? -Yo seguiré insistiendo, porque hay tres razones para que el promotor de un cambio tan trascendental, para bien o para mal, no lo defienda: Porque él es poco inteligente, lo cual no es cierto, porque no lo conoce, también falso, porque tiene un montón de asesores, o porque sabe que no lo puede defender y que yo le demostraría que el TLC es malo y él sabe que ese debate lo vería toda Costa Rica y sería decisivo. Yo le demostraría que ese TLC no es para el pueblo de Costa Rica y que nos llevaría a ser como el resto de Centroamérica. Si él pudiese defender ese TLC, hubiera suplicado para que el debate se diera para destruir nuestros argumentos delante de todos. Cuando Rodrigo Arias en su periódico dice que yo lo que busco es protagonismo, miente, porque yo en la carta que le envié al presidente Arias le dije que no tenía que ser contra mí con quien debatiera, sino contra cualquiera de los del "No", contra Eugenio Trejos, Rolando Araya o contra el empresario Román Macaya. Yo sé que el presidente Chávez y Fidel Castro no discuten contra nadie y si hay medio de prensa que les opongan lo mandan a cerrar y quienes les cuestionen sus políticas los tratan de traidores a la patria. Pero en Europa los Primeros Ministros debaten sus propuestas y en Estados Unidos ya van por el cuarto debate y apenas están en las elecciones para escoger candidatos a la presidencia. Yo quiero que Costa Rica se parezca más a Europa o a Estados Unidos y menos a algunos vecinos latinoamericanos. ¿Cree que el referendo se va a efectuar en paz don Ottón? -Sí, no me queda la menor duda. Sobre todo porque Dios puso este memorando de Kevin Casas y Fernando Sánchez en manos del pueblo y eso significa un desahogo. Todos sentíamos que los del "Sí" estaban usando a la gente sencilla, que estaban chantajeando a los alcaldes, esto de decir que carecemos de valores morales, todo eso lo sabíamos pero, ¿para qué decirlo si nos iban a acusar de reclamones? Ahora ya no tenemos que decirlo porque se supo por otros medios y quedó probado. Eso es una válvula de escape. Nuestra victoria moral ya está escrita, ellos que se queden en el lodazal de la antidemocracia. Nos sentimos desahogados y tranquilos. ¿Qué espera del Gobierno si el "No" gana el referendo? -Arias tiene que terminar su gobierno de forma tranquila. Lo invitaremos a conversar sobre una agenda común de desarrollo y para que escuche lo que algunos tenemos que proponer, como un programa legislativo en conjunto, donde tenemos numerosos puntos en común. Le plantearemos al Gobierno que renegociemos el TLC con Estados Unidos. Nancy Pelosi, la líder demócrata del Congreso y sus compañeros están deseando renegociar un tratado de nueva generación. Están muy orgullosos de la renegociación que lograron con Perú y Colombia en cuatro áreas que a nosotros también nos interesan como el tema laboral, ambiental, propiedad intelectual y protección de inversiones. Creo que se iniciará una etapa linda, porque habrá gente que no quiere un TLC con Estados Unidos, que son como 200, también habrá gente que quiere solo este TLC, otros 200. Esos 400 estarán fuera y el resto de Costa Rica nos vamos a unir para renegociar un mejor tratado. Creo que todas las divisiones que ha causado este TLC se van a eliminar, porque vamos a estar juntos construyendo una agenda de renegociación. Va a ser una dinámica preciosa. ¿Esa renegociación debe ser inmediatamente después del referendo si gana el "No"? -Creo que sí, pero bueno, tal vez alguien tiene que digerir el asunto. Con Estados Unidos puede ser inmediatamente porque los demócratas ya advirtieron a los republicanos de que si quieren TLC con Perú, Colombia y Panamá no los aprobarán a menos que los renegocien. Claro que la administración Bush quiere un TLC con Costa Rica y los demócratas también le exigirán lo mismo. La renegociación no depende de Washington ni de la oposición, sino del gobierno del presidente Arias. ¿Podemos esperar absoluto respeto de parte del "No" si el referendo lo ganan los que están a favor del TLC por un margen estrecho de votos? -El resultado de referendo tiene que respetarse, lo que pasa es que pudieron haber habido dos tipos de referendo: uno equitativo en que el referendo definía el modelo de desarrollo y si ganaba el "Sí" aquí por 20 años nadie se opondría a las privatizaciones y si ganaba el "No", que a nadie se le ocurriera hablar de aperturas. Pero al no ser un referendo equitativo, solo definirá el futuro del TLC y no el modelo de desarrollo del país. La diferencia entre un 8 de octubre con derrota del TLC y con el triunfo de ese tratado, será que si gana el "Sí" el mundo dirá "ahí va Costa Rica detrás de Centroamérica", pero si ganamos nosotros dirán "¡otra vez Costa Rica, el país diferente!" y será prestigioso invertir en Costa Rica y nuestras relaciones con Estados Unidos se van a fortalecer, porque los demócratas, que mandan hoy en Washington, están deseando que gane el "No", sería un triunfo político interno para ellos. Yo no entiendo por qué Óscar Arias anda de embajador de George Bush en toda Latinoamérica promoviendo este TLC, si ya va de salida, desacreditado por la guerra de Irak y estos tratados. Costa Rica debe aliarse con el futuro de Estados Unidos. Los demócratas ganarán en las próximas elecciones y están en contra de este TLC.

Descarga la aplicación

en google play en google play