Escúchenos en línea

Hay 570 mil manzanas de bosques derribados y acecha el peligro de incendios

LaVoz.com. Desde Managua. | 19 de Septiembre de 2007 a las 00:00
Autoridades de la región caribeña afectada por el huracán Félix alertaron sobre posibles incendios que podrían ocurrir en las más de 570 mil manzanas (400.000 hectáreas) de bosques tumbados el 4 de septiembre por los poderosos vientos del huracán Félix. "Estamos alertando a nuestras comunidades para evitar la costumbre ancestral de quemar parcelas para sembrar, porque podrían causar incendios de grandes proporciones", señaló a la AP el diputado miskito por la Región Autónoma del Atlántico Norte (RAAN), Brooklin Rivera. "Les estamos advirtiendo que tenemos más de 400.000 hectáreas de bosques tumbados, que son material combustible, y hay que prevenir las quemas para prevenir incendios forestales", dijo el dirigente indígena, aliado del Frente Sandinista (FSLN). El presidente Daniel Ortega estimó el 14 de septiembre que los efectos del huracán en la región caribeña norte "han sido inmensos y mayores de lo esperado", y pidió ayuda internacional para poder establecer el alcance exacto de los daños, que incluye "bosques, reservas naturales, manglares y casi todo el ecosistema". "Si antes éramos pobres, ahora estamos en el suelo", dijo el gobernador de la región, Reinaldo Francis. El coordinador del Consejo de Desarrollo de la RAAN, Lumberto Campbell, confirmó que están tomando "las medidas necesarias y alertando a la población de que el fuego se debe evitar tomando en cuenta la gran extensión de bosques que están caídos". Agregó que la alerta se está dando a través de radioemisoras en la zona, y de forma directa por líderes religiosos, comunitarios y maestros, "para prevenir esa práctica que pone en mayor riesgo la situación de desastre que vivimos aquí". El subdirector del Instituto Nacional Forestal (Inafor), Jorge Canales, dijo a la AP que al bosque caído que aún está vivo se le dará la oportunidad para que se regenere y que la otra gran parte se usará para la reconstrucción de viviendas. El diputado indígena dijo que las áreas tumbadas están ubicadas principalmente en Llano Norte y Llano Sur, en los asentamientos de Tasbaprí, en el municipio de Rosita y en la sabana de pinares al sur de Waspam. Advirtió que dentro de las limitaciones que tienen, un incendio forestal "nos haría un daño mucho más terrible que el huracán. Acabaríamos de destruir lo poco que ha quedado".

Descarga la aplicación

en google play en google play