Escúchenos en línea

Dominicana pide a EEUU que la salve de la bancarrota causada por el TLC

Agencia EFE. Desde Washington. | 19 de Septiembre de 2007 a las 00:00
El presidente de República Dominicana, Leonel Fernández, instó el miércoles a Estados Unidos a aplicar medidas previstas en el CAFTA-DR para salvar miles de trabajos en la industria textil y de la confección de su país y América Central. Fernández hizo la petición en un discurso en la Cámara de Comercio de EE.UU. en Washington, donde está como parte de una gira de 13 días por el país que comenzó el lunes en Miami. El presidente alertó además de que una nueva tasa sobre los cigarros que sopesa el Congreso estadounidense diezmaría a la industria dominicana y centroamericana, y pidió a la Legislatura que la rechace. Sobre el asunto textil, Fernández pidió la aplicación de ciertas disposiciones previstas en el Tratado de Libre Comercio de Centro América y República Dominicana (CAFTA-DR) para permitir que esa industria "prospere de nuevo" en la región. "Insto a la administración (del presidente George W. Bush) y a las autoridades del Congreso a comenzar la pronta aplicación de estas medidas", dijo en inglés Fernández, que no quiso hablar con la prensa tras su intervención en la Cámara. Específicamente, reclamó que Estados Unidos deje a los productores de la región usar más insumos de terceros países en la fabricación de ropa destinada a su mercado, al que entra sin pagar aranceles. Además, pidió que EE.UU. reconozca que produce poca cantidad de algunos tipos de hilo y tejido, por lo que debería permitir a las maquilas dominicanas y centroamericanas comprarlos en otros países. Por último, señaló que los productores de la región quieren la entrada en vigor del acuerdo para comprar 100 millones de metros cuadrados de tejidos a México, en lugar de a EE.UU., donde son más caros, un mecanismo que se conoce como "acumulación" en la jerga especializada. "La buena noticia es que el CAFTA-DR ya proporciona bastante más flexibilidad a la industria textil y de confección, la 'acumulación' sería un beneficio adicional", dijo a Efe el vicepresidente de la Cámara de Comercio de EE.UU., John Murphy. El presidente dominicano reconoció que la cuota de mercado de su país y de Centroamérica se ha reducido en las tiendas de ropa estadounidenses, pese a la entrada en vigencia del CAFTA-DR. Nicaragua es la única excepción, pues su industria ha crecido de manera exponencial gracias a unos sueldos más bajos que en los países vecinos, dijo a Efe David Lewis, un experto de la consultora Manchester Trade. Fernández achacó las tribulaciones del sector al fin de las cuotas mundiales a la importación de ropa en 2005, tras lo cual se dispararon las exportaciones chinas, y a un modelo industrial basado en la producción de prendas baratas y con salarios bajos. "Muchas plantas han cerrado y se han perdido miles de trabajos en la región", recalcó Fernández, y señaló que algunas empresas dominicanas han trasladado sus operaciones a Haití, donde los sueldos son más bajos. A su juicio, la única solución para esa industria es producir artículos con mayor valor añadido. Otro asunto de inquietud para la región son las propuestas ya aprobadas por el Congreso estadounidense para incrementar en entre un 2.000 y un 6.000 por ciento los impuestos que gravan a los cigarros. Actualmente las tasas sobre esos productos ascienden a nueve centavos por unidad, pero los proyectos de ley que maneja el Congreso las elevarían a entre uno y tres dólares, según Lewis. "Perjudicaría mucho a la gente y a las economías de República Dominicana, Honduras, Nicaragua y, en particular, las zonas tabaqueras rurales", afirmó Fernández, que alertó que la subida de los impuestos destruiría 50.000 puestos de trabajo en su país. La medida está incluida en una propuesta para extender un seguro de salud a todos los niños de Estados Unidos, impulsado por los demócratas. El alza de los impuestos al tabaco, incluidos los cigarros, es una forma de financiar ese plan. Tanto la Cámara de Representantes como el Senado aprobaron su propia versión de la medida y ahora negocian un proyecto único, pero el presidente de EE.UU., George W. Bush, indicó que lo vetará por las subidas de impuestos que contempla.

Descarga la aplicación

en google play en google play