Escúchenos en línea

Con o sin Brasil, Banco del Sur inicia operaciones en noviembre

MiPunto.com. Desde Manaos, Brasil. | 20 de Septiembre de 2007 a las 00:00
El presidente venezolano, Hugo Chávez, aseguró el jueves Manaus (Brasil) que existe un acuerdo para que Argentina, Bolivia, Ecuador y Venezuela inicien la actividad del Banco del Sur en noviembre y que la institución tendrá sede en Caracas. "Los presidentes de Argentina, Néstor "Kirchner, (de Ecuador, Rafael) Correa, (de Bolivia) Evo (Morales), y yo estamos listos para arrancar, no podemos esperar más, incluso tenemos una fecha, para noviembre, y la sede del banco es Caracas", dijo Chávez tras su llegada a la ciudad amazónica brasileña de Manaos. "No hacen falta más reuniones. Todo está listo. Se han hecho todas las reuniones que se tenían que hacer. Ya no podemos esperar más, hemos esperado bastante" para fundar ese banco regional cuyo proyecto es venezolano, afirmó Chávez en Manaos, donde se reunió con el mandatario brasileño Luiz Inacio Lula da Silva. La creación del Banco del Sur fue debatida entre Chávez y Lula en su reunión de varias horas en Manaos. Al término del encuentro el ministro de Exteriores brasileño, Celso Amorim, confirmó que todavía existen "detalles" del proyecto que Brasil quiere conocer con más precisión, sin confirmar si su país participaría de la fundación en noviembre anunciada por Chávez. Amorim dijo que en principio se mantendría la reunión de ministros para debatir el proyecto a inicios de octubre. "Ojalá (la fundación del Banco) sea con Brasil, con Paraguay", había afirmado Chávez antes de reunirse con Lula. El presidente venezolano dijo que "Venezuela incluso tiene listos los recursos para aportarlos, de los excedentes de las reservas de este año, pudiera ser hasta 1.000 millones de dólares para comenzar". Según Chávez, el banco tendrá como función la financiación de proyectos de desarrollo, aunque, dijo también "tenemos que protegernos" de la "tormenta financiera en Estados Unidos".

Brasil y Venezuela fortalecen amistad

El presidente brasileño y su par venezolano ratificaron el jueves en los millonarios proyectos energéticos binacionales de construcción de una refinería en Brasil y la explotación del campo Carabobo en la Faja del Orinoco de Venezuela. Al término de una reunión de varias horas en la ciudad del estado brasileño de Amazonas, los presidentes confirmaron en breve declaración a la prensa su intención de crear dos empresas mixtas con las petroleras de ambos países a fines de diciembre. La primera dará a la estatal venezolana de petróleos PDVSA 40% de la refinería Abreu y Lima, en el nordeste de Brasil, con una inversión de 4.000 millones de dólares. La segunda concede a la local Petrobras 40% en el campo Carabobo de la Faja Petrolífera del Orinoco (Venezuela), donde se están certificando enormes reservas de crudo extrapesado. Brasil inició este mes las obras de esa refinería sin Venezuela, a pesar de que en 2005 la piedra fundamental fue colocada por Chávez y Lula. Petrobras informó que había enviado los documentos para la creación de esas empresas mixtas y que esperaba respuesta. También dijo que si la asociación no se confirmaba, haría sola el proyecto y refinará petróleo pesado brasileño. La previsión es que la refinería procese 200.000 barriles por día en 2010. Brasil inició las obras de esa refinería este mes sin Venezuela. Petrobras informó que había enviado los documentos para la creación de esas empresas mixtas y que esperaba respuesta. "Si la asociación (con PDVSA) no se confirma, Petrobras seguirá sola al proyecto y refinará petróleo pesado brasileño", aseguró la empresa entonces. El canciller brasileño, Celso Amorim, explicó que existen cuestionamientos técnicos que Petrobras espera para concluir el proyecto, como es el pre refinado del crudo extra pesado que produce Venezuela. Lula aseguró al final de la reunión que "no existe disputa entre los dos países" y que "no hay intriga, no hay rumor que le impida a Brasil profundizar esa relación estratégica con Venezuela". Tras varias polémicas en los últimos meses, la principal entre el Senado de Brasil -que tiene que aprobar el ingreso de Venezuela al Mercosur-, Lula y Chávez acordaron que se reunirán cada tres meses. La primera de estas reuniones será la segunda semana de diciembre, en Venezuela. Chávez aseguró que "Venezuela ratifica su voluntad de integrarse plenamente al Mercosur" y que "no tenemos duda, nunca hemos tenido dudas del gobierno de Brasil acerca de este paso tan importante". Antes de la reunión, Chávez dijo a la prensa que "nosotros tenemos dignidad, no vamos a estar arrastrándonos ni rogándole a nadie" para entrar al Mercosur. "Si Venezuela no ingresa al Mercosur, victoria para el imperio (EEUU), pero una victoria pírrica, porque la integración de América del Sur no la para nadie, mucho más allá del Mercosur y de la CAN (Comunidad Andina de Naciones), que son mecanismos viejos", acotó. Por su parte, Lula expresó su deseo de que la ratificación brasileña ocurra lo más pronto posible. En el ámbito energético ambos presidentes acordaron asimismo pedir un proyecto de ingeniería para la construcción del llamado Gran Gasoducto del Sur, que debería unir inicialmente el área venezolana de Guiria con Manaus y el nordeste de Brasil. Chávez confirmó en declaración posterior de prensa su "voluntad final de construir ese gasoducto Güiria-Manaus-Pernambuco". "La energía fue el tópico absolutamente dominante de la reunión", dijo al término de la reunión el canciller brasileño. También en el ámbito energético ambos presidentes acordaron pedir un proyecto de ingeniería para la construcción del llamado Gran Gasoducto del Sur, un proyecto venezolano de 20.000 millones de dólares que llevaría gas venezolano primero al nordesde de Brasil y luego al cono sur. "Nuestra voluntad final es construir ese gasoducto Güiria-Manaus-Pernambuco", confirmó Chávez.

Descarga la aplicación

en google play en google play