Escúchenos en línea

Un virus que suma peligros

Buenos Aires. Página 12. | 1 de Marzo de 2016 a las 09:43
Un virus que suma peligros

Una investigación del Instituto Pasteur de París determinó que puede causar el síndrome de Guillain-Barre, una enfermedad en la que el sistema inmunitario ataca parte del sistema nervioso que controla la fuerza muscular. Brasil ya suma 1,5 millón de casos de zika.

Según un estudio publicado en la revista científica The Lancet, el virus del zika, presente en América latina y sospechoso de causar malformaciones cerebrales congénitas, puede además favorecer un trastorno neurológico mortal, en particular el conocido como el síndrome de Guillain-Barre (GBS). Con 1,5 millón de casos de infecciones de zika ya registrados en Brasil y decenas de miles en los países vecinos, los científicos advierten de que un brote de GBS podría poner a prueba los dispositivos sanitarios, especialmente en la periferia de las grandes ciudades.

Un grupo de investigadores identificó el virus transmitido por un mosquito como responsable de un brote en los años 2013 y 2014 del síndrome de Guillain-Barre (GBS), enfermedad poco frecuente en la que el sistema inmunitario ataca a parte del sistema nervioso que controla la fuerza muscular. “Esta es la primera prueba de que el virus del zika puede causar el síndrome de Guillain-Barre”, concluye el estudio.

En los países ricos, el GBS es letal en un 5 por ciento de los casos. Una de cada 20 personas afectadas presenta trastornos duraderos. El síndrome –que también puede ser provocado por infecciones bacterianas, o por el virus del dengue o el de la chikungunya– provoca debilidad muscular en piernas y brazos. Más de la cuarta parte de los pacientes requiere de cuidados intensivos.

“En las áreas afectadas por la epidemia de zika tenemos que reflexionar sobre un refuerzo de las capacidades de cuidados intensivos”, dijo Arnaud Fontanet, coautor del estudio y profesor de la Unidad de Epidemiología de Enfermedades Emergentes del Instituto Pasteur de París. “Sabemos que cierto número de esos pacientes va a desarrollar GBS, y que un 30 por ciento de ellos necesitará tratamiento intensivo, especialmente para la respiración artificial”, aseguró el epidemiólogo y añadió que, por sí solo, el zika “no resulta más peligroso que un resfrío o un cuadro gripal moderado”.

Sin embargo, se sospecha que la rápida expansión del virus –presente en cuatro decenas de países, según la Organización Mundial de la Salud– es la causa de un repentino incremento de casos de microcefalia congénita en recién nacidos. Si bien el zika se difunde entre los humanos principalmente a través del Aedes aegypti, estudios recientes sugieren que también puede transmitirse sexualmente entre seres humanos portadores del virus, en algunos casos asintomáticos. Y parece que el daño causado por el vector es incluso más importante.

En el estudio, un equipo de investigadores trabajó sobre el vínculo entre zika y GBS en la Polinesia Francesa e identificó 42 casos del síndrome. Se estima que unas 200 mil personas fueron infectadas con el virus durante la epidemia. Según Fontanet, no hay duda de que el zika causó el brote de casos de GBS. “Los vínculos son tan fuertes como los que existen entre el tabaco y el cáncer”, aseguró.

Hay tres tipos de pruebas que demuestran el vínculo, sostiene el especialista. La primera es un incremento a un número veinte veces superior de la cantidad de casos de GBS durante la epidemia de zika. La segunda es que el 90 por ciento de los pacientes que padecen el síndrome debilitante fue infectado una semana antes por el virus que transmite el mosquito. Ambos hallazgos fueron corroborados por exámenes de sangre, que suministraron las pruebas finales. “Hallamos rastros de la reciente presencia de zika en un 100 por ciento de pacientes con GBS”, incluyendo los anticuerpos desarrollados para combatir el virus, explicó Fontanet.

El experto admitió sin embargo que los investigadores aún deben determinar el mecanismo biológico por el cual el zika desencadena el mal degenerativo neuromuscular. Los investigadores excluyeron infecciones previas de dengue, una enfermedad también frecuente en la Polinesia Francesa.

Por último, expertos no vinculados al estudio coincidieron en que si bien se trata de un hallazgo importante, aún resta por determinar el vínculo causal con absoluta certeza.


Descarga la aplicación

en google play en google play