Escúchenos en línea

Informe íntegro de líderes regionales y del presidente Daniel Ortega, sobre la tragedia en la RAAN

Consejo de Comunicación y Ciudadanía | 23 de Septiembre de 2007 a las 00:00

Quinta Comparecencia del Consejo Nacional de Emergencia. 23 septiembre del 2007

Rosario Murillo Estamos reunidos en la Quinta Comparecencia del Consejo Nacional para la Emergencia creada por el paso catastrófico del Huracán Félix por nuestro país. Presiden esta reunión, el compañero Presidente, Comandante Daniel; el Jefe del Estado Mayor del Ejército, General Julio César Avilés; el General Oscar Balladares, Jefe de Operaciones y Planes del Ejército; el General Adolfo Zepeda, Jefe de Relaciones Públicas del Ejército; el Comisionado General Horacio Rocha, Subdirector General para el Área Preventiva de la Policía Nacional; el Coronel Mario Pérezcassar, Primer Jefe de la Defensa Civil del Ejército de Nicaragua; el Teniente Coronel Rogelio Flores, Segundo Jefe del Estado Mayor de la Defensa Civil. Los compañeros, hermanos, líderes miskitos, Brooklyn Rivera, Dirigente principal de Yatama y Diputado por la Unidad Nicaragua Triunfa, ante la Asamblea Nacional; el compañero, hermano Steadman Fagoth, líder miskito y Ministro de INPESCA; el Comandante Lumberto Campbell, Coordinador del Consejo de Desarrollo de la Costa Caribe; el compañero, hermano Reinaldo Francis, Gobernador de la Región Autónoma del Atlántico Norte; el hermano Carlos Sanders, Presidente del Consejo Regional de la RAAN. El Coronel Retirado, Ramón Arnesto Soza, Director del SINAPRED, Sistema Nacional para la Prevención de Desastres; compañero Edgar Orozco, Director de Organización del mismo organismo; el compañero Alejandro Rodríguez, Director de INETER; el compañero Valdrack Jaintschke, Vicecanciller de la República; compañero Benjamín Dixon, Viceministro del MAGFOR; compañero Jorge Canales, Subdirector de INAFOR; el Coordinador del Consejo del Poder Ciudadano para la RAAN; Diputados de la RAAN. Nos acompañan además, el Ministro del Interior del hermano país centroamericano de Belice, Ralph Fonseca y la compañera Amalia Mai, Vicecancillera de Belice. También nos acompaña una delegación de la República Islámica de Irán, nuestros hermanos de la Revolución Iraní encabezados por su Embajador en Nicaragua, el compañero Isbar Ismael; y una brigada de especialistas en respuesta para catástrofes y desastres, tres médicos, tres enfermeros especialistas, un responsable de comunicación de la Media Luna Roja Iraní, y dos técnicos en asistencia médica. ¡Sean todos bienvenidos a Nicaragua, hermanos revolucionarios de la República Islámica de Irán, y nuestros hermanos de Belice, Ralph y Amalia! En esta sesión de trabajo vamos a tener las palabras introductorias del compañero Presidente; vamos a escuchar comentarios, notas, presentación de datos a cargo de nuestros hermanos, el Gobernador Francis, el compañero Carlos Sanders, Presidente del Consejo Regional; del compañero Brooklyn Rivera, Dirigente Principal de Yatama; de Steadman, como líder miskito y Ministro de la Pesca; del Comandante Campbell como Secretario para la Costa Caribe. Nos harán un recuento de lo que hemos avanzado hasta este momento en la planificación del trabajo de recuperación, revitalización, rehabilitación y propuesta de reconstrucción, desde la concepción del desarrollo en la Costa Caribe de todos nuestros hermanos. Además, el General Avilés nos va a brindar el informe completo sobre el trabajo que ha desarrollado el Ejército en esta semana, y también escucharemos el informe de la Policía Nacional, a cargo del Comisionado General Horacio Rocha. Presidente Daniel Ortega Buenas noches hermanas y hermanos nicaragüenses. Desde el 4 al 23 septiembre han pasado 19 días de esta catástrofe que se inició con la entrada del Huracán Félix en la Región Autónoma del Atlántico Norte. Este fin de semana, hemos estado compartiendo con el hermano pueblo de Belice que estaba conmemorando el 26 Aniversario de su Independencia. Estuvimos con el Primer Ministro Said Musa y con el hermano George Price, muy conocido en Nicaragua, y con todos los hermanos de Belice, compartiendo ese Aniversario de la Independencia, cuyas festividades fueron pospuestas por el Huracán Dean que afectó Belice el 21 de agosto y provocó muchos daños en las comunidades que se encuentran en una región llamada Corozal, donde devastó totalmente los plantíos de papaya, y toda la caña de azúcar que estaba sembrada. Sabemos que nos estamos acercando al período de la zafra, y provocó un daño muy grande en las plantaciones de caña; igualmente, causó mucha destrucción de viviendas. Aquí traigo un diario de Belice y fíjense...! son tomas igualitas a la de la Costa; esta es una familia con su casa destruida. En estos mismos diarios de Belice... otra toma hablando de Nicaragua, de la destrucción del huracán. Ellos están hablando de su destrucción que fue provocada por el Huracán Dean, a partir del 21 de agosto y luego, hablando de Nicaragua. Ahora ¡fíjense lo que es la solidaridad entre los pueblos... increíble! En Belice, inmediatamente que se enteraron de la tragedia del Huracán Félix, empezaron las familias, la gente, a recoger donaciones, cooperación de las familias de Belice, de Belmopan que es la capital, de las ciudades que no fueron afectadas con el huracán, empezaron a recoger ayuda ¡fíjense! Ellos, que están demandando de cooperación, porque sufrieron una gran destrucción, inmediatamente reaccionaron de manera generosa, solidaria, y nosotros lógicamente, tenemos que reaccionar de igual manera con los hermanos de Belice. Esta es una época de huracanes, pero el calentamiento global, ha venido a convertir en más agresivos y más recurrentes estos fenómenos de la naturaleza. En estos momentos, hay más de un millón de damnificados en África, en Senegal, Burkina Fasso, en Mali, Níger, Nigeria, Chad, Sudán, Kenya... es impresionante la cantidad de países afectados en África por inundaciones ¡más de un millón de afectados! Están las otras tragedias como los terremotos, que han afectado a Nicaragua, que afectan a Irán, donde sufren mucho de terremotos, como en Nicaragua. Terremotos que han afectado recientemente al hermano pueblo de Perú, toda una comunidad, todo un pueblo en el Perú fue devastado con un terremoto. Lo que destaca en situaciones de tragedia como éstas ¡es la solidaridad! Y fíjense cómo nos encontramos en Nicaragua, en este instante, los hermanos de Belice con los hermanos de Irán. Hablamos telefónicamente con el Presidente Mahmud Ahmadineyad, él se interesó mucho sobre lo que había acontecido, hablamos bastante tiempo, le expliqué lo que estaba sucediendo; tuvimos un extraordinario traductor, que estaba en Teherán y que habla muy buen español, estuvo traduciendo la conversación con el Presidente, quien inmediatamente envió esta brigada. He hablado con el General Avilés, Jefe del Estado Mayor del Ejército, para que coordine con ustedes el traslado a la zona. Los va a atender directamente el Ejército, para garantizar el traslado a la zona, porque sabemos que vienen expertos que pueden ayudar en los estudios sobre lo que se puede hacer frente a estas catástrofes, medidas preventivas para futuro, cómo apoyar la reconstrucción y, también los hermanos médicos... ¡Cuánto agradecemos este gesto de los hermanos iraníes! Igualmente, esta solidaridad de los hermanos de Belice. Todavía la cooperación, la solidaridad de Belice está allá porque no han podido enviarla, hay complicaciones en la transportación. Vamos a enviar un avión de la Fuerza Aérea, un AN-26, con ayuda para los hermanos de Corozal; queda allá la ayuda de Nicaragua para los hermanos de Corozal y el mismo avión se trae la ayuda de los hermanos de Belice para los hermanos del pueblo miskito, del pueblo mayangna, de las comunidades del Atlántico Norte de Nicaragua... ¡esa es la solidaridad! Eso es practicar el Amor al prójimo. Esta noche hermanos nicaragüenses queremos destacar la presencia en esta comparecencia, de las máximas autoridades de la Región Autónoma del Atlántico Norte; y además, queremos establecer ¡con toda claridad! que el gobierno de Nicaragua y sus instituciones, estamos para servir al pueblo miskito, al pueblo mayangna, al pueblo afrodescendiente, que además tienen un Régimen de Autonomía... Un Régimen de Autonomía ¡que a propósito! después de más de 20 años de lucha de los pueblos indígenas... una lucha iniciada en Ginebra como un Derecho Humano; una lucha que iniciaron 20, 30 representantes de pueblos indígenas y, al final, eran más de 800 representantes de pueblos indígenas dando la pelea, porque el capitalismo global, ¡sencillamente no le quería reconocer ese derecho a los pueblos indígenas! El capitalismo global siempre con su mentalidad neocolonialista, imperialista, queriendo desconocer esos derechos. Después de una batalla de más de 20 años, finalmente, se logró que se aprobara el 13 de agosto de este año, la Declaración de los Derechos de los Pueblos Indígenas, que no satisface plenamente esos derechos porque siempre están esos grandes intereses, pero ha sido realmente un avance histórico. ¡Una lucha que ha costado 20 años...! que se entienda que los pueblos indígenas tienen sus derechos ¡que deben ser respetados! Nos interesa aquí en Nicaragua, ante el pueblo nicaragüense y ante la Comunidad Internacional dejar establecido con toda claridad, que el Régimen de Autonomía, que es de los más avanzados y debemos ponerlo en práctica de manera plena, porque es muy bonito como está, pero en la práctica ¡ya sabemos...! ha sido ejecutado muy parcialmente, y debemos ejecutarlo plenamente, con todas las reformas que sea necesario realizar. Este Régimen de Autonomía es el que les da la autoridad a ustedes, y aún cuando no esté reglamentado como debería de estar... este gobierno, que es un gobierno de Reconciliación y Unidad Nacional, un gobierno del Pueblo; el Pueblo Presidente hemos dicho, por lo tanto, el pueblo miskito Presidente, el pueblo mayangna Presidente, el pueblo afrodescendiente Presidente; los pobres Presidentes, para salir de la pobreza; las comunidades Presidentes... Estamos para hacer lo que manda el pueblo, lo que manden sus Consejos. Ustedes tienen Consejos allá, por todos lados, ¡los han tenido toda la vida! desde antes que existiera Nicaragua ya estaban ahí los Consejos de los antepasados; desde antes que llegaran los españoles y los ingleses, ¡ya estaban esos Consejos en manos de los verdaderos dueños, de los dueños originarios de esas tierras! Ustedes han logrado preservar la cultura, la lengua; ese compartir la tierra de forma comunal, es un valor ¡tan elevado! que ya lo quisiéramos para toda la humanidad. Aquí están las autoridades y queremos que se les escuche, y dejar claro que aquí el gobierno con todas sus instituciones, está para servirles a las autoridades. Es lo que queríamos expresar, como introducción, a nuestro pueblo, en víspera de nuestra salida, si Dios quiere, el día de mañana, para Naciones Unidas, donde esperamos estar haciendo escuchar la voz del pueblo miskito, del pueblo mayangna, del pueblo nicaragüense, el día martes. Hermanos nicaragüenses, seguimos en esta lucha, en esta batalla por la Reconciliación, por la Unidad, para que Nicaragua realmente pueda salir de la pobreza. Reinaldo Francis, Gobernador de la Región Autónoma del Atlántico Norte Muy buenas noches Presidente, compañero Comandante Daniel Ortega; compañera Rosario Murillo, Primera Dama; Autoridades Militares; Autoridades de la Costa, que están presentes en esta mesa; a los Ministros, Viceministros; a los medios de comunicación y en especial, a mis hermanos y hermanas en la Costa Caribe, en Bilwi, en Waspán, Prinzapolka, Bonanza, Rosita. A los huérfanos y viudas que fueron afectados por el Huracán Félix, el 4 de septiembre. Nosotros desde el gobierno Regional, desde las comunidades, los territorios, desde el Consejo Regional, señor Presidente, hemos venido trabajando en un Plan de Desarrollo de la Costa Caribe. Es cierto, que en 1987 fue aprobada la Ley 28 y desde 1990 se instaló el Primer gobierno Regional, pero nunca pudimos avanzar. Ahora que estuvimos trabajando en un Plan de Desarrollo para desarrollar nuestra Región, salir de la pobreza... el día 1° de septiembre, con todas las autoridades de los territorios, de las comunidades, con los líderes religiosos, con todos los sectores, estuvimos presentando el Plan de Desarrollo de la Costa Caribe, y el 4 de septiembre el Huracán Félix, prácticamente nos vino a quitar esto de la mano. Le agradezco mucho señor Presidente por su interés y el apoyo que nos da; y a las instituciones del Estado que nos respaldan y nos apoyan en la toma de decisiones; la responsabilidad que nos da como gobierno, como Autoridades de la Región, en la toma de decisiones. Tenemos 350 comunidades afectadas; 198 mil personas damnificadas; 33 mil 687 familias, y nos toca a nosotros apoyarlos, desarrollarlos, sacarlos de esa pobreza; y le agradezco a las autoridades nacionales que han llegado a respaldarnos ¡como apoyo! y no en la toma de decisión... en ese sentido, creo que el gobierno Regional, la Autonomía, va a avanzar. Esperamos que esa apertura que tiene este nuevo gobierno hacia los gobiernos Regionales, siga apoyando y trabajando de esa manera: nosotros, como Autoridades de esta Región, con nuestro pueblo, porque nosotros conocemos su realidad, conocemos a nuestra gente y sabemos cómo desarrollar, porque tenemos la capacidad y hay suficiente elementos con qué desarrollar. Esta noche, quiero agradecer nuevamente al gobierno de Nicaragua por esta apertura y, a los organismos internacionales que nos han venido apoyando, que lo sigan haciendo, porque estas comunidades, las familias, las personas que mencioné, necesitan hoy más que nunca del apoyo de los amigos, de los países amigos, de los hermanos para que la Costa Atlántica vuelva, no digo en una semana, dos semanas o en meses, sino que en 10 ó 15 años, volver a ser la Costa Atlántica ¡que tanto ha luchado la gente para tener! y hoy el Huracán Félix lo destruyó. Muchas gracias. Carlos Sanders, Presidente del Consejo Regional de la RAAN En primer lugar quería saludar a mi pueblo, a mi nación mayangna en los diferentes sectores de nuestra Región Autónoma del Atlántico Norte. Muy buenas noches señor Presidente de la República, Comandante Daniel Ortega; Primera Dama doña Rosario Murillo, y todos los que presiden esta mesa. Hoy estamos las Autoridades de la Costa Atlántica y por ende de nuestra Región Autónoma del Atlántico Norte. La historia de nuestros ancestros nos ha revelado la existencia de nuestros pueblos indígenas durante mucho tiempo; antes de la existencia de Nicaragua como Estado ya existíamos los indígenas tanto mayangnas como miskitos, en la parte de la Costa Atlántica. Hemos vivido bajo nuestra propia cultura durante siglos. Fueron los acontecimientos de los años 80 que abrió un nuevo telón, donde hombres y mujeres nos vapuleamos en los lodazales de la Costa Atlántica por un sólo objetivo, que fue la Autonomía. Gracias a Dios y al gobierno de ese entonces, en el año 1987 se logró la aprobación de un gobierno con Régimen Autonómico por primera vez en la historia de Centroamérica. En tres gobiernos transitorios ¡nunca quisieron reconocer la existencia de la Autonomía en la Costa del Caribe! Hoy por hoy, que estamos nuevamente con el gobierno que hizo posible la aprobación de la Ley de Autonomía en la Costa Atlántica, acabamos de enfrentar uno de los fenómenos más grandes, que fue el Huracán Félix y, lo más doloroso para los pueblos de la Costa Atlántica, es el peligro de la desaparición de nuestras culturas en nuestra Región. Tanto los mayangnas, los miskitos, los creoles, las diferentes etnias indígenas que estamos viviendo allí, estamos al borde de la desaparición como raza, como nación, porque posterior al desastre que acabamos de sufrir, nuestros pueblos que han sido severamente golpeados, están emigrando de las comunidades y pasando a otro tipo de cultura. Por lo tanto, en nombre de la Región Autónoma del Atlántico Norte, como Presidente del Consejo Regional del Atlántico Norte le pido encarecidamente el apoyo inmediato en la reestabilización de nuestras comunidades, y sobretodo, de nuestras culturas para que éstas no desaparezcan en un futuro muy cercano. Muchas gracias. Ministro de la Pesca y líder miskito, Steadman Fagoth En principio señor Gobernador, así como el gobierno Central ha estado trabajando las 24 horas para apoyar a este pueblo, tenga por seguro que Dios primero, vamos a lograr sacarlo adelante ¡de eso hay que estar claro! Tres cosas quisiera recalcar ante la opinión nacional e internacional, compañero Presidente: primero, hay garantía de que... onza por onza, libra por libra, producto por producto que va, va a ir en las manos, está yendo a las manos, cayendo en las manos de las personas necesitadas, de las personas a quienes se les está enviando... ¡lo primero! Y ¿por qué esa garantía...? Porque, además de que el pueblo o la comunidad que va a recepcionar están pendientes, sus líderes están pendientes, ¡los mismos donantes...! que muchas veces no sabemos dónde compran, no tenemos porqué saberlo, son los que llevan, son los que están allí en la distribución, llámese Acción Médica, llámese Programa Mundial de Alimentos... además ¡están las iglesias! No hay manera de que se vaya a desviar; camión que sale, está el Ejército, está la Policía, aparte de que también están las Autoridades Regionales. No veo la manera de cómo alguien vaya a meter la mano con estas donaciones ¡que son sagradas! Independientemente que quieran jugar política sobre cadáveres, porque sí, compañero Presidente, hay malos ciudadanos, malos hijos de esta Patria, que quieren sacar partido o ventaja política a esto, lo cual, con quienes debemos de ser claros... ¡que no podemos permitir eso! Eso es una de las cosas que quería recalcar. La segunda cosa que quiero recalcar es que efectivamente, siguiendo tus instrucciones, todas las instituciones del Estado se han volcado y se han puesto a la orden del Consejo y gobierno Regional, y te voy a poner un ejemplo... el instituto que me ha tocado, que usted me ha honrado dirigir, tiene el 33% de su personal bajo las órdenes del Consejo y gobierno Regional... el Gobernador aquí presente. Los tiene para investigar las masas de agua; investigar de manera primaria qué es lo que ha pasado con el ecosistema costero, con el ecosistema de los Cayos propiamente dichos, que fue golpeado fuertemente; ¿qué ha pasado con nuestra pirámide alimenticia? ¿de qué manera fueron afectadas las especies poblacionales de cada estadio? A los científicos los tenemos ahorita en alta mar, que son los que nos van a dar un dictamen primario por dónde arrancar la industria pesquera, que dicho sea de paso, tiene que ser punta de lanza, porque fue la parte afectada primariamente hablando ¡tiene que ser punta de lanza! En ese sentido compañero Presidente, déjeme decirle, que tenemos todo un programa para llevar a cabo ¡ya! y es lo que están emprendiendo nuestros científicos; programa que va inserto dentro del Plan Estratégico del Desarrollo del Caribe. Es decir, lo emergente no va a ser aislado a la Estrategia de Desarrollo de nuestra cuenca del Caribe, va inmerso e inserto. Independientemente que no lo esperábamos, por supuesto, pero, no puede ser aislado, ni separado. De tal manera que, si independientemente a este golpe ¡que fue durísimo! y tan duro como ésto, un ejemplo voy a poner... de 200 botes de velas, ¡191 destruidos! Imagínense que existan 2,000 carros en Managua, 1,910 carros desaparecidos, ¡exactamente igual! El carro aquí, estos carros que están en las calles, en su mayoría solamente son medio de transporte, pero estos botes son, además de su medio de transporte ¡su medio de producción! ¡Se quedaron en la calle! ojalá sin techo, pero más que sin techo, más que sin ecosistema, más que haber perdido su identidad... ¡sin medio de producción, que es lo peor! Cuando aquí clamamos que son 6 meses que hay que mantener a este pueblo damnificado, es que ¡son 6 meses de verdad! ahí están los números, están los hechos palpables. Termino diciendo compañero Presidente, que si bien es cierto estamos pecho en tierra en algún aspecto, por otro lado, tenemos toda la voluntad, la visión no la hemos perdido, nuestra misión no la hemos perdido y sobre esa línea estamos trabajando. Gracias a Dios, que el gobierno se ha volcado y se ha puesto a la orden del Consejo y gobierno Regional a fin de que no nos quedemos donde estamos, sino que arranquemos ya. Muchas gracias, compañero Presidente. Comandante Lumberto Campbell, Coordinador del Consejo de la Costa Caribe del gobierno de Nicaragua Como decía el Gobernador, nosotros estábamos en la Región, precisamente presentando el Plan de Desarrollo de la Costa Caribe, el día 31 de agosto y el 1° de septiembre. Estuvimos con el Consejo Regional ampliado y después con el Consejo Ecuménico de las Iglesias; plan que se había presentado 15 días antes en el Sur, al Consejo Regional del Sur, o sea que en el norte lo que estábamos haciendo era unificando y asegurando que éste fuera un plan de todos los costeños. Un plan que se ha logrado diseñar, de los esfuerzos que han hecho tanto los compañeros del gobierno Regional del Norte, como los del Sur. Al asumir usted la Presidencia, y crear la coordinación, lo que hemos hecho es buscar cómo agarrar estos esfuerzos y juntarlos bajo un solo documento de estrategia, dentro del Consejo, donde están representadas las autoridades de los Consejos Regionales del Norte, Sur y otras personalidades de la Costa Caribe nicaragüense. El concepto de desarrollo para la Costa, es un concepto de desarrollo humano. La experiencia de la Costa no es falta de inversión, históricamente hablando han habido muchas inversiones, pero no ha habido desarrollo en la Costa Caribe nicaragüense; lo que ha habido es economía enclave. El desarrollo para nosotros es el desarrollo humano, no puede haber Costa Caribe desarrollada y costeños pobres... ¡no puede ser! La riqueza es cuando los indígenas, los sumos, mayangnas, negros, mestizos, que viven en la costa, sí tengan riquezas de todo tipo, acceso a la cultura, tecnología, ciencia; o sea, un desarrollo de otro tipo. No es una región que podamos decir que exporta tanto millones, ¡sí lo vamos a hacer! pero va a ser una Región donde su pobladores serán los beneficiarios primarios de esa riqueza. Nosotros partimos del concepto que el desarrollo comienza desde adentro, en dos sentidos: adentro de la nación, pero primero, dentro de nuestros corazones; debemos tener el desarrollo en nuestra mente, si no está allí, no va a estar en ningún lugar. Hemos estado en eso con los compañeros; hemos estado trabajando y creemos que en ese sentido, todos los que estamos en la Costa, estamos claros que nosotros somos los llamados a desarrollar la Costa... ¡no hay nadie más! Los que conocemos la Costa somos los costeños; los que conocen las comunidades indígenas son los indígenas; conocemos nuestras culturas, nuestras potencialidades, nuestras capacidades. Lo que faltaba era la oportunidad y nosotros estamos clarísimos que en los últimos 120 años, ¡esta es la oportunidad de oro para la Costa Caribe nicaragüense! No ha habido un gobierno ¡jamás en la historia de este país! que le diga a los costeños... hagan la Costa y transfórmenla en el vergel que debe ser. Su riqueza cultural, su riqueza de identidades, son factores muy importantes para el desarrollo de este país. Si nosotros concebimos el desarrollo de la Costa en ese sentido, estamos abocados a eso, y esperamos que esta singularidad que se dio dentro de una estrategia, que está clara, debemos mantener el curso, atendiendo la singularidad y, vuelve a caer sobre la estrategia que tenemos trazada. Comandante, nosotros necesitaríamos en un momento cuando usted regrese, que nos de una oportunidad para explicar esa estrategia, que es un documento consensuado entre sandinistas, liberales, católicos, moravos, ¡es un esfuerzo impresionante! un documento que lo comparten todos. Muchas gracias. Presidente Ortega Sí, Lumberto; esa exposición vamos a presentársela a todo el pueblo de Nicaragua. Aquí todo se presenta de cara al pueblo, no es una reunión privada, sino una reunión pública. Regresando, una semana, y nos ponemos de acuerdo para que ustedes hagan la presentación, que la conozcan todos los nicaragüenses y también la Comunidad Internacional. Brooklyn Rivera, Dirigente Principal de Yatama y diputado de la Convergencia FSLN Muy buenas noches compañero Presidente Ortega, compañera Rosario Murillo; Autoridades del gobierno Central; Autoridades del Ejército de Nicaragua, de la Policía Nacional, del Gabinete de gobierno, de las Autoridades Regionales; compañeros visitantes, solidarios de Belice, de Irán, y todos los que nos acompañan esta noche en esta presentación. Estamos enfrentando una situación de tragedia que ha venido a azotar desde las raíces a nuestros pueblos, su hábitat, su forma de vida, su cosmovisión, todas sus dimensiones están siendo afectadas por este fenómeno del Huracán Félix. Realmente esta catástrofe que ha azotado la Costa Caribe, cubre principalmente el hábitat de los pueblos miskitos, sumo mayangna y afrodescendientes que habitan en esa región del país. En toda nuestra historia hemos tenido diferentes momentos críticos, sin lugar a duda, desde la invasión de los europeos; pero esta vez, se trata de un fenómeno que va a fondo y que amenaza nuestra identidad, nuestra cultura y nuestra propia existencia como pueblos, como cultura, que son originarios de Nicaragua, que hemos dado forma, contenido, a este país de Nicaragua. De manera que en toda esta situación de la tragedia, física, cultural, social, humana, económica, ecológica, espiritual, hay que insistir en la parte de la identidad como pueblos que somos. Creo que ese es el factor más expuesto y que estamos enfrentando el reto de ver cómo logramos sobrevivir como pueblos, a pesar de las graves afectaciones que hemos sufrido. Los daños que ha generado este fenómeno que ha azotado la Costa Caribe, podemos ver en la pantalla, el resumen de los daños, que son sustantivos, tal vez en términos de vida humana ascienden hasta 300 muertos, con sus variantes que se reflejan en la pizarra, en el lado derecho. Las comunidades, barrios y asentamientos afectados, también se aproximan a 350. Las viviendas destruidas, los centros escolares, los edificios públicos, los caminos, los centros de salud; los templos, las iglesias, las áreas de cultivo, las afectaciones al ganado mayor y menor. También hay que resaltar las grandes afectaciones al medio ambiente, al bosque, que sobrepasan 1.3 millones de hectáreas afectadas; de ahí, 427 millones de bosques totalmente dañados. No sólo es bosque, es ecosistema, es biodiversidad, la fauna, la flora, los sistemas de agua; no hay aves en esa zona, no hay animales silvestres en esa área afectada, ¡todos han desaparecido o han emigrado a otras zonas! La verdad que el impacto es de fondo, de forma tan integral en todos los aspectos de la vida. Las acciones que se han venido implementando las tenemos también en la pantalla. Hasta ahora se han hecho intervenciones que han llevado alivio a las comunidades; y los compañeros del Ejército van a presentar todos los esfuerzos que se han hecho, pero en términos de proyección, compañero Presidente, para los próximos 6 meses, requerimos 18 mil toneladas métricas de alimentos. Hasta ahora, los compromisos, los posibles recursos que pueden disponer, ascienden a 4,500 mil toneladas métricas; hay una brecha por el orden de 13,500 toneladas métricas, que equivalen a 16.5 millones de dólares ¡eso es lo que necesitamos! En términos de los daños a las viviendas, en cada uno de los cinco municipios principales, que son mayormente de matriz indígena, Bilwi, Waspán, Prinzalpolka, Rosita, Bonanza, habitados mayoritariamente por el pueblo miskito y el pueblo mayangna; en las valoraciones de los daños, se refleja que se requieren unos 148 millones de dólares, tanto para reparaciones, sustitución o reemplazo de la infraestructura de viviendas, de escuelas, centros de salud, hospitales, templos, iglesias, los caminos, todo eso... ahí están los requerimientos. Planteamos también de cara hacia el futuro, la necesidad de construir albergues para situaciones de emergencias. Recordemos que la zona del Caribe, está expuesta a este tipo de fenómenos; necesitamos infraestructura reforzada, que sirva de refugio y protección en momentos de desastres, como el Huracán Félix. Planteamos iglesias, centros de salud, escuelas, que a la vez sirvan como lugares de refugios, de protección. También necesitamos capacitar a la gente, equiparlos con medios de comunicación y la alerta temprana, todos esos sistemas. El requerimiento es del orden de 2.5 millones de dólares. En términos de salud, están los daños en la parte de la izquierda, en cada uno de los municipios; las infraestructuras dañadas, allá arriba las redes, los paneles y también la necesidad de construir un hospital, porque el que está en Bilwi, no llena las condiciones actuales, para poder realmente dar la atención de salud que se necesita. También todas las actividades alrededor de contener los brotes de epidemias, y las otras necesidades que planteamos, requieren recursos que suman por el orden de 40 millones para el sector salud, incluyendo el hospital. Programamos unos 30 millones para un nuevo hospital regional y 10 millones para las diferentes actividades en el campo de salud. En la parte productiva compañero Presidente, para estos 6 meses, creemos que hay que hacer un esfuerzo sostenido para que nuestra población poco a poco se incorpore a la actividad de producir sus alimentos y, diferentes rubros que permitan generar ingresos para las familias; están los granos, las musáceas, hortalizas, tubérculos, algo de ganado y los árboles frutales, que necesitamos volver a reponer. Una de las afectaciones a fondo en la identidad nuestra, es que esos árboles han sido fuentes de vida para nuestras comunidades, como la fruta de pan, naranjas, mango, coco, todos han sido devastados hasta el suelo, ¡ya no hay! Tenemos que hacer un esfuerzo sostenido para tratar de volver a cultivar estos árboles de gran significación para nuestras comunidades. En todo este esfuerzo de requerimiento para asistencia técnica, capacitación, materiales, insumos, semillas, se requiere de 46 millones de dólares. Para las comunidades del Litoral, estamos hablando de las 25 comunidades eminentemente pesqueras, que han sido terriblemente afectadas, proponemos una estrategia de rehabilitar esa actividad ¡de inmediato! porque la pesca produce alimento, pero también produce ingresos, para que la gente pueda ser autosuficiente, volver a construir sus techos, dar alimentos a sus hijos y generar ingresos que permitan resolver sus problemas. También queremos diversificar la pesca, no sólo langosta que está muy presionada, sobreexplotada, y tenemos que ir a otro tipo de pesca. Es importante Presidente, destacar que la mayoría de los que han muerto son buzos y ahora, hay que pensar en términos de cómo reconvertir la actividad del buceo a una que significa que esos indígenas sean sujetos de pesca, no objetos de pesca. Con la reconversión vamos a hacerlos sujetos de pesca, más decencia, más condición laboral, y que puedan seguir trabajando. Requerimos de esas dos cosas: la rehabilitación y la reposición de todos los materiales, equipos, medios afectados, y la diversificación con la reconversión; lo cual significa unos 21 millones de dólares para ese sector. Aquí está la situación de las afectaciones al bosque, más de un millón de hectáreas afectadas; de ellas, casi 500 mil hectáreas devastadas. Uno puede observar sobrevolando, inmensas áreas de bosques quemadas. Ahora tenemos que pensar cómo asegurar la protección de ese bosque afectado, ¡el peligro es que haya incendios, Presidente! necesitamos implementar de manera urgente un plan para contener o defender esos bosques ¡hay que cuidarlos! para que sirvan para la reconstrucción de las comunidades. Pero también no está muerto todo el bosque, todavía hay vida; si logramos cuidarlo y protegerlo va a regenerarse, va a volver a crecer y con todo el apoyo que podamos brindar, podemos recuperarlo ¡esa es la lógica! Nos proponemos organizar a la gente de las mismas comunidades en brigadas comunitarias de protección; vamos a impulsar un plan de divulgación para incentivar un mayor involucramiento de la gente y todas las actividades alrededor de la protección de ese bosque. Requerimos 15.3 millones de dólares para toda esa actividad de protección de los bosques afectados por el huracán. También en el decreto que usted firmó hace tres días, de forma correcta, acogiendo la petición de las Autoridades Regionales, dispone que esas maderas sean utilizadas, principalmente para la reconstrucción. Creo que eso es lo más correcto y nosotros lo acogemos; vamos a trabajar en ese término, de ver cómo convertir esa madera, que se quede en la región, que sirva para la reconstrucción de las comunidades, para la rehabilitación socio-económica y para un programa de reforestación grande. Requerimos un apoyo en el orden de 3 millones de dólares para transformar todas esas maderas caídas, que sirva para el bienestar de las comunidades. Luego, Presidente está un resumen de todo lo que nos proponemos hacer, junto con los requerimientos, los alimentos de emergencia... es un total de 292 millones de dólares y para alimentos 16.5 millones de dólares; para infraestructura social y vivienda, 148 millones, incluyendo el muelle y el hospital. En gestión de riesgo 2.5 millones; se trata de construir infraestructura reforzada para refugios; para salud 40 millones; rehabilitación agropecuaria 46 millones; rehabilitación pesquera 21 millones; protección y aprovechamiento forestal 18.3; que suman todo eso, 292 millones de dólares. Refleja en alguna manera, el desastre que realmente ha ocurrido, pero eso, en términos materiales. Pero aquí Presidente, el esfuerzo de rehabilitar a las comunidades, no significa simplemente ir a poner techos, paredes, llevar alimentos, llevar un poco de salud, y apoyo material a las comunidades ¡no termina ahí! Es mucho más complejo... se trata de reconstruir los tejidos culturales, sociales, ambientales, de nuestras comunidades. Se trata de contribuir a restaurar la vida comunitaria, la vida de las comunidades; ayudar a revitalizar su cultura, su forma de vida, sus tradiciones, su cosmovisión, sus formas productivas propias. En fin, todo lo que significa la vida en comunidad. Claro que están los valores afectados, pero se mantiene la tenencia comunitaria de las tierras en forma colectiva; los recursos naturales, aunque devastados, tenemos que ver cómo juntos, nuestras familias se organizan para ir poco a poco restaurando todo eso. De manera que hemos trabajado desde la Región, con nuestras autoridades, con nuestros territorios, en una propuesta de organización para atender la emergencia, que recoge la estrategia de acciones a impulsar. Las Autoridades de la Región representadas, queremos firmarlo y entregarlo a usted que representa el país, para que lo lleve en su visita a la Asamblea General de las Naciones Unidas y que este documento circule a todos los países, a todos los organismos, para que ellos tengan los elementos, los planteamientos de este esfuerzo; se trata de contribuir con los pueblos indígenas a enfrentar el reto de dar continuidad a su memoria histórica, como pueblos. Y sus acciones, sus contribuciones a la solidaridad van a servir para asegurar nuestra sobrevivencia. De manera que compañero Presidente, aquí vamos a firmar... compañeros, procedamos a la firma del documento para entregarlo al Presidente y que realmente lleve nuestra voz, nuestros planteamientos, nuestro esfuerzo. Presidente, quiero decir que los que estamos aquí sentados, somos personas que hemos dedicado gran parte de nuestra vida a ese pueblo; algunos de nosotros, más de la mitad de nuestra existencia la hemos dedicado a los pueblos indígenas. Y hoy, ante una tragedia no hemos cambiado, el compromiso es firme con ellos y el respaldo de su gobierno y la ayuda que la comunidad internacional nos brinda a nosotros, la aceptamos con mucha conciencia, con mucha responsabilidad, de que no podemos fallar a nuestros pueblos. Es cierto que estamos en un momento crítico de la historia de nuestro pueblo; la Autonomía y todos sus derechos, sus formas de vida, su cultura está expuesta, pero afortunadamente Dios es grande... hoy nos toca asumir un liderazgo directo con ellos, hemos estado con ellos en el momento del huracán, hemos estado acompañando y no los hemos dejado ni un momento. Pero también queremos resaltar que, gracias a Dios, tenemos un gobierno que usted encabeza, que no sólo es sensitivo a los problemas indígenas, culturales, sociales, de nuestro pueblo, a los más pobres de este país, sino que facilita que la conducción, la responsabilidad esté sobre los hombros de los propios líderes y autoridades de la Región. Creemos que en eso es que hacemos diferencia en este momento crítico, y Dios primero que no vamos a fallar con nuestra Costa Caribe, con nuestras comunidades indígenas y ¡vamos a salir adelante! con el apoyo del gobierno de Reconciliación y Unidad Nacional, con el apoyo de la cooperación internacional, de la solidaridad, y el amor de todos los pueblos, que seguro han estado acompañando y continuarán aún más, con la presentación del documento en Naciones Unidas. Presidente, muchas gracias y me permito entregar este documento en sus manos. Presidente Ortega Gracias Brooklyn, gracias hermanos líderes de los pueblos de la Región Autónoma del Atlántico Norte y sus autoridades. El Decreto sobre el uso de la madera, realmente fue una decisión de ustedes, una decisión del Consejo Regional, y que lo sepan todos los hermanos nicaragüenses en el Pacífico... fue el Consejo Regional el que decidió cómo se utilizaba la madera y, en correspondencia, lo que nosotros hacemos es cumplir lo que manda el pueblo, lo que mandan los Consejos, lo que manda el Consejo Regional, y por eso sale después el Decreto del gobierno, que ya ha sido publicado en La Gaceta. Este documento vamos a llevarlo, con todo el respeto que nos merece el pueblo miskito, el pueblo mayangna, esas naciones originarias; lo vamos a llevar para que en la Asamblea General de Naciones Unidas, sea distribuido a todas las delegaciones, a todas las representaciones que van a estar participando en estas sesiones de la Asamblea General. Estoy seguro que habrá una respuesta, habrá solidaridad, sensibilidad frente a esta demanda que están haciendo ustedes, hermanos de la Región Autónoma del Atlántico Norte, con todo el respaldo del gobierno de Unidad y Reconciliación Nacional. General Julio César Avilés, Jefe del Estado Mayor del Ejército de Nicaragua Buenas noches a todos; los datos que vamos a presentar esta noche, es producto de un trabajo intenso que hemos realizado en el territorio y en coordinación con las diferentes autoridades municipales, regionales, y autoridades del nivel central. Evidentemente, que los datos que hemos venido presentando reflejan los grandes daños que ha causado el Huracán Félix. Queremos recordar que la población en la Región Autónoma Atlántico Norte es un poco más de 314 mil habitantes, y tiene una extensión de 33 mil 105 kilómetros cuadrados. Recordamos estos datos para que al momento de compararlos con los daños, podamos tener una idea de la magnitud de lo severo que son las afectaciones en este territorio. Al día de hoy, cerrando informaciones a horas del medio día, los datos de afectaciones a la población, son los siguientes: Tenemos contabilizado 33,687 familias afectadas, que significan un total de 198 mil 69 personas; hay 133 personas desaparecidas y de éstas, 106 comprobados, por un trabajo de campo que hemos venido realizando con grupos de Oficiales de un curso que teníamos desarrollando, que vimos la necesidad de suspenderlo para enviarlos a los territorios, a las comunidades, a hablar con los familiares, con los líderes comunales, para tener un dato exacto de esta cifra. Al día de hoy, tenemos 133 desaparecidos, de ellos, 106 confirmados, notariados, por los oficiales y algunos abogados que sirvieron de apoyo a los oficiales que estuvieron trabajando en los territorios. De igual manera, lamentamos la pérdida de 102 hermanos, de los cuales tenemos plenamente identificados a 67. Mantenemos la cifra que hemos dado en otras oportunidades, de 136 rescatados y queremos señalar también los daños a la infraestructura; ya algunos datos fueron mencionados, pero queremos señalarlo nuevamente: Hay un total de 20 mil 394 viviendas afectadas, de ellas, 10 mil 145 viviendas destruidas totalmente, y 10 mil 249 viviendas que se quedaron sin techos. Hay 145 edificios públicos afectados; 157 iglesias, y los daños a la economía son severos. Se contabiliza un total de 123 mil 750 manzanas afectadas, ya sea por los vientos huracanados en el área de desplazamiento, o por las crecidas de los ríos con la lluvias que se dieron y que inundaron los cultivos. Estamos hablando de afectaciones serias a la producción de arroz, donde se reflejan datos de 28 mil 493 manzanas destruidas; 2 mil y resto de manzanas de frijol; 28 mil 552 manzanas de maíz; 35 mil 550 manzanas de musáceas; más de 25 mil manzanas de tubérculos; más de 500 manzanas de cacao, y así, cañas, piñas y árboles frutales. Igualmente, hay datos de afectaciones pecuarias tanto en ganado bovino, porcino, así como aves, con cifras totales hasta el día de hoy, de más de 40 mil animales afectados. Asimismo queremos informar, que se han hecho esfuerzos significativos con diferentes instituciones del Estado para determinar los daños medioambientales. Hemos hecho esfuerzos, realizando vuelos de helicópteros con técnicos y especialistas sobre la zona de los bosques, y la Reserva de Bosawas, que es la principal reserva de nuestro país, donde estamos hablando de más de 20 mil kilómetros cuadrados. La magnitud de las afectaciones reales o la dimensión del daño ecológico en esta región, está en proceso de determinarse, pero evidentemente, por lo visto en los vuelos de los helicópteros y las consideraciones de los técnicos y especialistas, los daños son severos; nos referimos a los bosques, a la flora y fauna. Un elemento importante a determinar, son las afectaciones a las cuencas hídricas fundamentalmente las del Río Coco, del Wawa, la de Kukalaya y el Ulang, que tuvieron afectaciones directas con el paso del huracán y otras cuencas con afectaciones indirectas como son las del Río Grande de Matagalpa y Prinzapolka. Vamos a dar los datos de las transportaciones que hemos realizado: con la Fuerza Aérea, hemos transportado 648 mil 744 libras y 2 mil 260 personas, habiendo acumulado hasta el día de hoy, 294 horas de vuelo. Con el apoyo de medios aéreos internacionales hemos transportado 1 millón 465 mil 995 libras y 1 mil 16 personas, totalizando 2 millones 114 mil 739 libras de carga, y 3 mil 276 personas. Igualmente con la Fuerza Naval en 62 misiones acumuladas, hemos evacuado a 756 personas y un total de 137 embarcaciones, transportadas más de 60 mil libras; hemos navegado más de 6 mil millas, hechas en un tiempo de 455 horas. Hemos organizado las transportaciones terrestres. Inicialmente teníamos, por las limitaciones del traslado por tierra, solamente un puente aéreo Managua-Bilwi y el que teníamos de Managua a la zona de Las Minas. Hoy tenemos estabilizadas las transportaciones aéreas Managua-Bilwi que aún continúan pero al mismo tiempo, hemos estabilizado transportaciones Managua, Rama, Bluefields, Bilwi; y transportaciones terrestres de la ruta Managua, Triángulo Minero, el paso del Río Wawa, Bilwi. Hemos acumulado en estas transportaciones, un total de 1 mil 117 toneladas, que representan más de 2 millones de libras transportadas. Al día de hoy tenemos involucrados más de 2 mil 200 efectivos, y la cantidad de 166 medios de transportes; los medios de comunicación que ya habíamos informado en fecha anterior, los medios aéreos y los medios navales. Apoyo de medios internacionales, sólo el día de ayer que vino un vuelo de España con carga de material médico y, tenemos trabajando los vuelos en la zona de la RAAN; 3 helicópteros venezolanos y el C-130 que vino el día de hoy y está transportando carga de Managua a Bilwi. Estamos solicitando a través del grupo militar, un C-12 para realizar vuelos. Este es un avión que está en Palmerola, equipado con algunos medios ópticos que nos pueden permitir y facilitar mayor información sobre las zonas de afectación en la Reserva de Bosawás y en los Bosques del área de amortiguamiento. Continuamos con las operaciones aéreas, navales y terrestres de búsqueda, salvamento y rescate; se han evacuado algunas familias que en algunas comunidades han manifestado síntomas de enfermedad y los hemos evacuado hacia lugares donde reciban atención adecuada. Estamos haciendo transportación aérea de suministros humanitarios; tenemos basificados además de los 3 helicópteros venezolanos, 2 helicópteros MI-17 en Bilwi, y uno basificado en Siuna. Estamos reforzando la seguridad de vía terrestre para la protección de las transportaciones sobre la ruta Las Minas, Wawa, Bilwi; igualmente con la Fuerza Naval apoyando y dando seguridad a las transportaciones del Rama, Bluefields, Bilwi. De igual manera, estamos apoyando los equipos especiales de evaluación de daños, tenemos personal en la evaluación del área de Bosawás, y queremos destacar que continúan los oficiales trabajando en determinar, con exactitud, los datos sobre los desaparecidos. También apoyamos el trabajo de escombreo que se está realizando en las comunidades para el restablecimiento de las vías y, estamos haciendo relevos de personal tanto nuestro como de la Policía Nacional desde Managua hasta Bilwi. El día de hoy a las 5 de la mañana se estaban trasladando 120 toneladas de comida en la dirección del Triángulo Minero, Bilwi; carga que salió desde las bodegas de SINAPRED, y las que estaban ubicadas en la Fuerza Aérea. Con las instituciones correspondientes, se está trabajando en los planes de cumplimiento de la veda de la fauna; en estructurar y apoyar un plan interinstitucional de prevención y sofocación de incendios que hay que verlo desde ahorita, buscar cómo crear brigadas, fortalecerlas y equiparlas. De igual manera, estamos apoyando la elaboración e implementación de un plan de prevención de propagación de plagas y, también estamos contribuyendo a elaborar un plan de protección del área para controlar el tráfico de recursos naturales, sean flora o fauna. Estamos sugiriendo que se haga énfasis en analizar las consecuencias en las cuencas. Cuando nos referimos a las cuencas, estamos hablando de las que alimentan los principales ríos, el Coco, el Wawa, la Cuenca de Kukalaya, la Cuenca del Ulang y Prinzapolka que son un poco más al Sur. Los equipos de trabajo estamos apoyando en Waspán la atención a las comunidades Río Arriba, Río Abajo; el grupo de trabajo lo sostenemos en Bilwi para atender las comunidades Llano Norte, Llano Sur, Litoral Norte, Litoral Sur; también aquí se destinaron varios vehículos de transporte pesados para contribuir a la limpieza de la ciudad. Tenemos un equipo de trabajo en el Triángulo Minero, basificado en Siuna, y grupos de trabajo para apoyar las transportaciones del Rama, Bluefields en dirección Bilwi. Continuamos con los grupos de trabajo que tenemos en la Fuerza Aérea y en las bodegas de SINAPRED, para la carga, descarga y transportación desde las bodegas hacia la rampa, o desde las bodegas hacia los vehículos que por tierra se trasladan vía Rama o vía Triángulo Minero. Esas son las principales informaciones. Comisionado General Horacio Rocha de la Policía Nacional Buenas noches, Presidente, Autoridades Regionales de la Costa Caribe. La Policía Nacional hasta el día de hoy, registra más de 180 mil horas hombres trabajadas en la zona, con un aproximado de 650 Policías dispuestos en tres direcciones: dirección Waspán y sus comunidades, sobre la ribera del Coco Arriba y Abajo; dirección Bilwi y las comunidades aledañas al municipio de Puerto Cabezas; y la dirección de Las Minas. Últimamente, hemos hecho énfasis en la dirección de Las Minas, sobre todo para la protección de todas las caravanas y vehículos que están transportando alimentos, materiales de construcción y tenemos un dispositivo aproximadamente de 100 Policías por las vías. Queríamos destacar que todo este esfuerzo que se ha venido desarrollando por la Policía Nacional, no pudiera haber tenido el éxito que tiene hasta el momento, sin el apoyo decidido de los comunitarios y sus líderes. Hemos tratado en todo momento de consultar y consensuar nuestras decisiones y actuaciones, de tal manera que cumpliendo indicaciones del Presidente de la República y de los Líderes Regionales, nosotros aceptamos y acatamos las decisiones que en la zona se están tomando. En los servicios de patrullaje, vigilancia y demás servicios que la Policía Nacional está realizando, hemos instruido al Jefe Comisionado Mayor Gaitán que está en la zona y al Comisionado Mayor Montano que lo tenemos por el lado de Las Minas, que entremos en una especie de consulta con las autoridades, en este nuevo momento, para ver de qué manera nos podemos disponer de cara al futuro. O sea, no es cómo nosotros queremos disponernos, sino cómo las autoridades regionales perciben y quisieran que la Policía Nacional deba disponerse. A la vez, quisiéramos ver con las Autoridades Regionales, que en este Plan de Desarrollo de la Costa Caribe pudiera incluirse el tema correspondiente a la seguridad ciudadana, no desde la perspectiva nuestra, sino desde la perspectiva discutida por ustedes. Muchas gracias. Presidente Ortega Como escuchábamos, en el documento que vamos a hacer circular en la Asamblea General de Naciones Unidas, se establece lo siguiente... ¡fíjense bien! esto es una estimación, para que no se vaya a pensar después que hay contradicciones en la información, sino que es una estimación, y dice: De acuerdo a reporte de la población, la cantidad de muertos, ¡pueden llegar a superar las 300 personas! esto es la estimación que se hace desde las Autoridades de la Región. En los otros datos, yo diría que no hay mayores diferencias con los datos que manejan las instituciones. Aclaro esto porque, como bien explicaba el Jefe del Estado Mayor del Ejército, el General Julio César Avilés, muertos tienen contabilizados 102... ¿por qué no dicen 300? porque 102 son los que están certificados; de éstos, 67 han sido identificados, porque de una u otra forma se encontraron los restos y fueron identificados por la familia; 35 no fueron identificados. Esto hace un total de 102. Los 35 que no fueron identificados, también fueron certificados... allí está la misión donde Brooklyn y el Gobernador viajaron a la comunidad de Raya en territorio hondureño, donde los hermanos miskitos, certificaron que ellos encontraron los restos y les dieron sepultura. ¡Hay un acta testifical! Esto, por la responsabilidad del Ejército como institución, que tiene el mandato de parte nuestra, de ir certificando, y está en la práctica de la institución como tal. Hemos hablado con toda claridad, que no podemos confirmar una muerte sino está certificada. Esto deja una incógnita, donde es razonable, explicable, que los pobladores y por lo tanto, la dirigencia de la región, en su valoración, establezca que puede haber más de 300 muertos; porque del 4 de septiembre hasta la fecha han pasado 19 días, y todavía, confirmados, notariados por el Ejército, hay 106 desaparecidos. Si sumamos 106 a 102, tendríamos 208 personas muertas. El número de desaparecidos de los que habla la población es mayor; el dato que tiene el Ejército es de 133, pero ellos han logrado notariar, certificar que hay 106 desaparecidos. Habrán otras personas y familias que hablan de familiares desaparecidos que el Ejército no ha notariado, ni está en la lista de desaparecidos que anda por los 133. Es decir, aquí estaríamos hablando: 106 confirmados como desaparecidos, más 102 muertos... a 19 días estos 106 desaparecidos tendríamos que hablar de 208 muertos. Si aceptamos el dato de 133 desaparecidos que maneja el Ejército, aunque no ha logrado certificarlos y es un dato muy aproximado, estaríamos hablando de 133 más 102, es decir 235 muertos. Pero claro, en las comunidades y en toda la región, hay más información que está llegando por diferentes vías y por eso es que la dirección regional de los hermanos del pueblo miskito, del pueblo mayangna, afrodescendiente, hablan que pueden pasar de 300 muertos. La verdad es que estamos frente a una cantidad de hermanos, hermanas, adultos, niños, ancianos, muertos, que para la población que existe en esa zona, es enorme. Aclaro que no estamos aquí lógicamente, como lo aclaraba la vez pasada Steadman, que no estamos comparando que una vida vale menos que mil vidas, ¡eso no se puede comparar! tanto vale una vida como cien mil vidas. Pero que sí es un hecho indiscutible, que una población de pueblos originarios, que sufren este tipo de pérdidas de vidas, equivalen a más de 20 mil, más de 50 mil muertos en la zona del Pacífico, si hacemos la proporción en relación con la población. Si le agregamos a todo esto el impacto ambiental, y estamos hablando que ésta es la mayor catástrofe que ha sufrido Nicaragua en cuanto a impacto ambiental; en cuanto a destrucción de bosques; al daño que no está cuantificado todavía, de las cuencas de nuestros ríos; en cuanto al daño en todo el Litoral, en todos los manglares. Es importante agregar al informe que me han entregado ustedes, una nota como lo que expresaba Steadman, porque, sobre el bosque se habla bastante, no lo suficiente lógicamente, pero sí lo necesario para un documento que no puede ser muy extenso. Serían importantes también, algunas anotaciones en cuanto al ecosistema en los recursos del mar, el impacto que esto tiene; la necesidad de cuantificar y la urgencia de poder trabajar también para recuperar e ir normalizando, pero, no para establecer las formas tradicionales, sino para humanizar, dignificar, mejorar las formas de pesca de nuestros pescadores artesanales, que puedan mejorar, progresar, prosperar y dignificarse. Aquí tenemos dos compañeros, que son el Coronel Ramón Arnesto Soza, que está al frente de SINAPRED, que viene del Ejército, él conoció muy bien de todo el sistema de prevención cuando estuvo en el Ejército; y el compañero Alejandro Rodríguez que también tiene una larga experiencia, trabajó con nosotros en los años 80, un científico con altas calificaciones y al que le toca dar las buenas y malas predicciones en base a toda la información que existe ahora gracias a los satélites, y a todo el sistema avanzado. A él, en coordinación con Ramón Arnesto y con el Ejército, le correspondió ir determinando en qué momento se lanzaba la Alerta Roja, Alerta Verde y Amarilla. Es lo que hemos hablado en otras ocasiones, y se hizo todo lo humanamente posible, para evitar muertos, pero, por otro lado, estamos frente a una zona extremadamente frágil. Por eso es urgente construir o reconstruir las escuelas, las iglesias, los templos, los puestos de salud, no solamente...! porque aquí estaban poniendo las demandas, y con toda razón ponen las demandas de las comunidades afectadas, pero, hay que hacer lo mismo en las comunidades que no fueron afectadas, tanto en el Norte como en el Sur, de manera que en cada comunidad, tengamos una iglesia, una escuela y un puesto de salud, con un reforzamiento que permita que allí se refugie la población, frente a cualquier amenaza que existe. Desgraciadamente la amenaza de los huracanes cada día es mayor, ahora ya no vienen 2 ó 3 huracanes por temporada, sino que están llegando casi por docena, se están multiplicando. Estamos terminando septiembre, viene el mes de octubre, que es de los meses donde siempre hay más huracanes... no sé qué noticia nos tiene Alejandro. ¿Ahorita no hay formación por ningún lado? Pero, el mes de octubre es complicado. ¿Qué significa eso? que tenemos que apurar la construcción, reforzar los templos, las escuelas, y los puestos de salud, como lugares de refugio, esto, como acción inmediata. Estamos gestionando recursos, ya hablamos la vez pasada de eso, que con los hermanos del ALBA habíamos hecho una gestión muy importante, y hay que apurarla indiscutiblemente. Por otro lado, ya hablamos con Ramón Arnesto, que tienen que trabajar una propuesta, con el Ejército, con la Policía, con las comunidades, de cara a este problema de los huracanes; de tal manera, que podamos mejorar y fortalecer el sistema de prevención. Yo diría que nosotros tuvimos un sistema de prevención muy fortalecido y mejorado, del 19 de julio del 79 al 1990, que nos permitió enfrentar el Huracán Juana ¡que fue terrible! y otros fenómenos que tuvimos, que fueron bien agresivos. Aquel otro que afectó Occidente, el Alleta; en esa ocasión quedé entrampado en un momento determinado entre León y Chinandega, porque venían creciendo las aguas por los dos lados, cubriendo los puentes y nos quedamos entrampados, pero había un sistema que funcionaba con mucha eficiencia, con una participación extraordinaria de la población. ¡Lo que significó el Juana! fueron centenares de miles de personas las desplazadas en ese momento, de un punto a otro; incluso, sobre la marcha, porque fue un huracán de lo más atípico pues cambiaba de rumbo constantemente. Se desplazaba la población hacia una dirección para que se protegiera, partiendo que el huracán traía un rumbo donde iba a afectar a la población; se sacaba a la población y, cuando ya iba a media noche a otro rumbo para protegerse, el huracán cambiaba de curso e iba detrás de la gente; había que cambiar de nuevo la dirección de la población. Es decir, fue una operación de maniobra, de enorme envergadura, que fue posible porque teníamos un sistema que funcionaba permanentemente y con una gran coordinación, una participación como columna vertebral, yo decía, del Ejército y la Policía. El Ejército es la columna vertebral para enfrentar situaciones de emergencias, ¡es fundamental! y la Policía indiscutiblemente acompañando este esfuerzo ¡más la participación ciudadana! Tenemos que buscar cómo fortalecer los Consejos del Poder Ciudadano en todas las comunidades en el Norte y en el Sur, para que se preparen mejor y participen en la protección de la población y luego en labores de rescate, cuando han pasado este tipo de fenómenos. Porque, no solamente están los huracanes en cuanto que tengamos un impacto directo como éste, sino la lluvia que nos pueden traer, porque aún cuando no impacten directamente en Nicaragua, pasan cerca. Lo que fue el Micht... que no entró a Nicaragua, pero entró en Honduras, se parqueó, se detuvo y empezó a tirar agua; el Micht realmente no hizo daño con vientos, sino con la cantidad de agua que lanzó sobre todo el país y eso provocó una situación tremendamente dolorosa, terrible, más de 10 mil muertos y la destrucción que conocimos por todos lados. Ya Ramón Arnesto tendrá que ir sacando tiempo, porque seguimos todavía, no podemos perder la esperanza de dar por muertos a los desaparecidos, ¡hay que seguir buscándolos! entrando a las comunidades, buscando en la zona del Litoral. Y que en su momento, Ramón Arnesto nos pueda presentar una propuesta para mejorar todo el sistema; propuesta que debe trabajar a fondo con el Ejército, con la Policía, donde se pueda ubicar realmente el papel del Ejército, como explicaba la vez pasada. Esta iniciativa se planteó hace unos años, pero la bloquearon, ¡una mentalidad corta! sin darse cuenta que realmente se trata de un trabajo serio, que es como debe funcionar un sistema, que no puede estar sometido a arbitrariedades de orden político o politiqueras ¡es absurdo! Es un sistema serio, tiene sus reglas, sus normas, sus formas de implementación, ¡y es bueno para todo el mundo! en cuanto más riguroso, más exacto sea; a eso tenemos que aproximarnos en la propuesta. Cuando la tengás lista, vamos a hacer una presentación a todo el pueblo nicaragüense, porque aquí estamos expuestos a inundaciones en todos lados, incluso aquí en Managua. En San Francisco Libre, tenemos un tremendo problema... ya mandamos al compañero Viceministro de Transporte y Construcción a que vea lo de la carretera. Ya les sacamos una parte del Presupuesto, y... les voy a dar una buena noticia a la Alcaldesa y a los pobladores de San Francisco Libre: a la par del esfuerzo que ya se está haciendo entre la Alcaldía de Managua y Puertos, para el tránsito por el lago; aparte de los 7 millones aprobados en la Reforma del Presupuesto para reparar con concreto los pegaderos en esa vía, posiblemente en el mes de octubre, a más tardar noviembre, va a viajar el Canciller Samuel Santos a Taiwán y, entre otros convenios que ya están en la lista, vamos a gestionar, y estamos seguros que habrá una respuesta positiva porque ya está aprobado el monto, para que se construya esa carretera completa. Vamos a ir avanzando con los 7 millones para ir arreglando la parte de los pegaderos, y luego, a construir una buena carretera, porque esa va a ser una zona de desarrollo... ahí está esa pista aérea que la vamos a poner a trabajar y crearán otras condiciones de vida en San Francisco Libre y todas esas comunidades que van hasta cruzar por el río, y luego a las comunidades en la carretera Telica-San Isidro, que sube para La Trinidad y Estelí. Hermanos nicaragüenses con esto queremos nuevamente reconocer, agradecer toda la cooperación del pueblo nicaragüense con los hermanos de la Costa del Caribe afectados por el huracán. Igualmente, agradecer la cooperación de la comunidad internacional, pero como todos lo saben, incluso el mismo llamado que hace el PNUD, indica claramente que el impacto es demoledor, porque hablando de emergencia, están hablando de 40 millones. Y eso, realmente se queda corto, porque lo primero que se logra identificar, y lo estamos viendo con estos datos, que ya están más trabajados, y que nos indican que se va a necesitar una inversión mucho mayor. Cooperación para la inversión, para el desarrollo, que perfectamente con los recursos, con la riqueza... vamos a gestionar, no solamente donaciones, sino préstamos concesionales de largo plazo, porque esta es una zona tan rica que puede pagar un préstamo concesional de largo plazo. Claro, no un préstamo comercial de corto plazo, ¡imposible! porque éste es un desarrollo de largo plazo. Agradecemos a todas las familias que están pendientes de la situación de los hermanos de la Costa del Caribe, del pueblo miskito, del pueblo mayangna, de la población afrodescendiente y... ¡a seguir trabajando todos, para levantar juntos esa zona de nuestro país! Muchas gracias.

Descarga la aplicación

en google play en google play