Escúchenos en línea

Buseros causan caos y violencia en Carazo

Con información de Alberto Cano, corresponsal en Carazo. | 28 de Septiembre de 2007 a las 00:00
Turbas de empresarios del transporte colectivo del departamento de Carazo, que realizaron el jueves una huelga en demanda de un aumento en el boleto del pasaje y contra las medidas de regulación impulsadas por la Policía Nacional, agredieron a dos reporteros que cubrían el evento. El paro fue desmontado por la tarde, tras una reunión de transportistas y autoridades del Ministerio de Transporte e Infraestructura (MTI). En ese encuentro ambas partes acordaron instalar una mesa técnica para analizar la propuesta de aumento en la tarifa. El presidente de la cooperativa Granma, Ismael Blanco, dijo que exigen un "aumento inmediato" a la tarifa del pasaje de la ruta Jinotepe-Managua, de 16 a 27 córdobas (0,86 centavos dólar a 1,45 dólares). Según los buseros, ellos están "subsidiando" el pasaje de los usuarios. Los transportistas protestan, además, por acciones impulsadas por la Policía Nacional que ha reforzado la vigilancia en las carreteras y endurecido las penas a los transportistas que trasgreden las leyes de tránsito para evitar los accidentes. Los operativos del Ministerio de Transporte e Infraestructura (MTI) y de la Policía, están dirigidas a preservar la vida y la seguridad de los usuarios y de los propios choferes. Los transportistas golpearon a Jonathan Rivera, periodista del diario Hoy, y a Rubén Castro, camarógrafo del canal 2 de televisión. Ambos fueron golpeados por decenas de transportistas. El primero a patadas tras ser bajado de su vehículo, y el segundo con golpes en la cara, en el kilómetro 31 de la carretera que conduce de Managua a Carazo. Los comunicadores señalaron que los agresores pertenecen a la Cooperativa Granma, de Carazo, que impedían el paso de vehículos en el kilómetro 31 de la carretera sur, y bajaban a los pasajeros de los autobuses que no se sumaban al paro. A Rivera Espinoza, una turba de socios de la cooperativa Granma lo arrinconó con su vehículo en el sector conocido como "La Danta", poco después de las siete de la mañana de este jueves y tras vociferar todo tipo de improperios, lo sacaron del carro, lo lanzaron al suelo y le dieron de puntapiés en la espalda. "A como pude me cubrí el rostro y la cámara digital que portaba porque me la querían quitar" dijo el periodista al interponer denuncia en la Policía de Jinotepe. Rivera responsabilizó a Douglas Blanco, de la cooperativa Granma, como uno de los supuestos agresores, pero Blanco negó la acusación porque según dijo, hace varios días está en Managua, y prometió aclarar su situación en la Policía tan pronto como regrese a Jinotepe. Rivera, cuyo vehículo fue abollado por los mismos transportistas, dijo que el propio de la Granma, don Ismael Blanco, días antes de la agresión le había advertido que "anduviera con cuidado". La agresión contra el camarógrafo ocurrió en el mismo sitio, pero poco antes del mediodía. El periodista Alfonso Flores y el camarógrafo Castro, fueron rodeados por la turba de buseros de la misma cooperativa Granma, quienes les reclamaron por supuestamente predisponer a la población en contra de los transportistas. Según la turba, los periodistas atizan a la población contra de los buseros y los tildab de "asesinos", cuando ellos, los transportistas, son sacrificados trabajadores. Tras los reclamos e insultos, uno de los buseros, identificado como David Baltodano, alías "El Mudo", propinó varios puñetazos en el rostro al camarógrafo Castro, causándole una herida e infamándole la frente. Blanco no dio explicaciones sobre la agresión a los periodistas, aunque comentó que algunos de sus colegas tienden a responsabilizar a los informadores por "magnificar" los accidentes de tránsito en que se ven involucrados autobuses del transporte colectivo. Como resultado del paro, el caos reinó en Carazo todo el día. En la protesta participaron unos 200 dueños y empleados que operan la ruta a Managua, principalmente de las cooperativas Granma, Codevo y Sapasmapa. Los buseros poncharon llantas a vehículos particulares y golpearon a varios pasajeros en los tranques que colocaron en el kilómetro 31 de la carretera sur y otro en el barrio La Cruz, salida a San Marcos. En ambos sitios, ejecutaron acciones de violencia contra taxistas que transportaban pasajeros a la capital, los cuales fueron obligados a retroceder mientras abandonaban a los usuarios en el lugar. La población que tuvo que caminar, correr y en casos de suerte viajar al "raid" para trasladarse a Managua a trabajar o realizar diversas diligencias. Otros dirigentes de cooperativas como el presidente de la Cootraus, don Armando Ruiz, aseguran que por prudencia no sacan los buses a trasladar a la población. Según Ruiz, lo ocurrido el jueves es apenas el comienzo de jornadas violentas, aunque dijo que la solicitud de incremento de tarifa es legitima y que las cooperativas que no están en paro la respaldan.

Descarga la aplicación

en google play en google play