Escúchenos en línea

Arrecia ofensiva contra el CSE por problemas en la cedulación

Agencias Prensa Latina y ACAN-EFE | 28 de Julio de 2006 a las 00:00
A punto de cerrar el plazo para que los nicaragüenses mayores de 16 años tramiten sus documentos de identidad y puedan votar en los comicios del 5 de noviembre, el proceso de cedulación centra hoy la campaña electoral. En la polémica terció este jueves el presidente Enrique Bolaños al asegurar que a 10 días del 6 de agosto, fecha tope para tramitarlas, 800 mil jóvenes en edad de votar carecen de cédulas de identidad. El mandatario se hizo eco de las acusaciones vertidas en los últimos días por el oficialista Movimiento por Nicaragua, el Consejo Superior de la Empresa Privada y tres de los cinco partidos políticos y alianzas inscritos para las elecciones, en contra del Consejo Supremo Electoral (CSE). El Movimiento Por Nicaragua, organismo que apoya al gobierno, estima sin embargo que la población votante es mayor, porque hay 500.000 ciudadanos que no han solicitado su cédula y 300.000 que no han llegado a retirarla a las delegaciones electorales. Los datos fueron obtenidos en una encuesta que la organización realizó recientemente con 16.676 estudiantes de 165 colegios de todo el país, en la que se encontró que el 50% no había gestionado su cédula y el 30% la tenía en trámite. El Consejo Supremo Electoral descalificó la encuesta debido a que el censo nacional proyectado por el gobierno para 2005 es de 5,1 millones de nicaragüenses, de los cuales alrededor de 1,5 millones tendrían menos de 16 años, edad mínima para votar. "Dicen los que hacen las encuestas que hay 800,000 jóvenes de más de 16 años en los colegios de primaria y secundaria que no están cedulados", aseguró el mandatario, este jueves tras presidir un acto en Casa Presidencial. El gobernante secundó la preocupación expresada los últimos días por organismos civiles, empresariales y de observación electoral sobre el alto incide de ciudadanos que podría quedar sin votar por falta de documentos. Bolaños también acusó a los sandinistas, que controlan tres de los siete puestos directivos del Tribunal Electoral, de usar sus casas de campaña para distribuir las cedulas en algunos departamentos del país. "Me dijeron que en una casa de campaña del FSLN estaban entregando cédulas", dijo el gobernante, sin dar mayores detalles. El FSLN cuenta con un voto cautivo que oscila entre el 30 y el 40% del electorado, que podría llevarlo a la presidencia debido a la división que enfrenta la derecha, que acudirá a las urnas dividida en dos grandes alianzas. El gobierno pidió al Ministerio de Educación que inicie una campaña cívica en los colegios de secundaria para instar a los alumnos mayores de 16 años a pedir sus cédulas antes del 6 de agosto, cuando vence el plazo de cedulación del CSE. La campaña es apoyada por la iglesia católica, la empresa privada, organizaciones civiles y electorales, ante el temor de que la abstención favorezca un eventual triunfo del opositor Frente Sandinista Liberación Nacional (FSLN) en los comicios. Según esas entidades, existen anomalías en el proceso de cedulación realizado por el CSE, el cual, dicen, estaría obstaculizando los trámites. Algunos incluso hablan de extender el calendario, pero para ello sería necesario modificar la Ley Electoral, lo cual, advirtió el presidente del CSE, Roberto Rivas, es imposible. La legislación vigente establece que las solicitudes de cédulas se efectuarán hasta 90 días antes de las votaciones, y 60 días antes debe cerrarse la imprenta donde se hacen esos documentos para evitar manipulaciones en el padrón electoral. Al salirle nuevamente al paso a las acusaciones en contra de la institución a su cargo, Rivas dijo que se trata de una "confabulación" en contra del CSE para intentar desprestigiar al poder electoral. El magistrado negó que existan 800 mil ciudadanos sin cédulas, y citó al menos dos casos de personas que fueron pagadas para realizar protestas en las oficinas donde se gestionan los documentos. De acuerdo con datos del CSE, en sus archivos tienen dispuestas más de 120 mil cédulas que no han sido retiradas por sus titulares, mientras otras 200 mil solicitudes están siendo procesadas. En el padrón electoral aparecen registrados alrededor de tres millones 400 mil nicaragüenses mayores de 16 años que en noviembre deberán elegir presidente, vicepresidente y los diputados a la Asamblea Nacional y al Parlamento Centroamericano. Por primera vez en los últimos 16 años, cinco partidos o alianzas se disputarán las elecciones en una campaña oficialmente prevista para comenzar el 19 de agosto próximo, pero en ebullición desde hace varios meses. El Frente Sandinista de Liberación Nacional, el Partido Liberal Constitucionalista, el Movimiento Renovador Sandinista, la Alianza Liberal Nicaragüense y la Alternativa para el Cambio, son los contendientes.

Descarga la aplicación

en google play en google play