Escúchenos en línea

Honduras niega planes de instalar base militar en la frontera este con Nicaragua

| 28 de Julio de 2006 a las 00:00
El jefe del Estado Mayor Conjunto de las Fuerzas Armadas de Honduras, general Romeo Vázquez, aseguró este jueves en Managua que su país no planifica con Estados Unidos instalar una base militar cerca de la frontera con Nicaragua. Lo que planifican, según el jefe castrense hondureño, es instalar un tanque de combustible en la base militar de Mocorón, ubicada a 70 kilómetros de la frontera con Nicaragua. "Esta es una simple intención que estamos contemplando en nuestros planes a futuro, establecer un tanque de combustible en esa zona, pero no es que se haya establecido ni sabemos cuando todavía", agregó. Señaló que ese proyecto "es una simple extensión por lo costoso y lo difícil que es llevar un tanque de combustible" a la región caribeña de La Mosquitia, en Cabo Gracias a Dios, fronterizo con Nicaragua, para combatir el narcotráfico. "Ha habido una confusión de términos", insistió el jefe militar de Honduras a los periodistas luego de participar en una reunión de la Conferencia de las Fuerzas Armadas de Centroamérica (CFAC). "Eso, creo yo, ha dado lugar a una mala interpretación, pero eso es todo", anotó el general de Honduras, que agregó que "Mokorón es un lugar distante de la frontera con Nicaragua". General Halleslevens pide respetar entendimiento entre ambas naciones El jefe del Ejército de Nicaragua, general Omar Halleslevens, pidió este miércoles a Honduras respetar un memorando de entendimiento que ambos países firmaron en Washington el 7 de marzo de 2000, referido al equilibrio militar entre ambas naciones. El exhorto del jefe militar obedece a la pretensión de Honduras de instalar una base militar en la región caribeña de La Mosquitia, en Cabo Gracias a Dios, fronterizo con Nicaragua, para combatir el narcotráfico. "Debemos de respetar los dos países los memorandos", enfatizó el jefe militar a la prensa. Nicaragua y Honduras suscribieron en marzo de 2000, en EEUU, un acuerdo destinado a fomentar el equilibrio militar, garantizar la seguridad y fomentar la confianza entre ambos países. Ese memorando se firmó luego que Honduras y Colombia ratificaran en 1999 el tratado Ramírez-López, un acuerdo marítimo en el Mar Caribe, que Managua lo considera lesivo a su soberanía. El memorando, suscrito en presencia del entonces secretario adjunto de la OEA, Luigi Eunadi, establece el compromiso de ambos Estados de intercambiar información sobre el número de puestos y las fuerzas militares que los ocupan, con el fin de lograr condiciones de verificación de los efectivos y puestos militares. "En el marco de esos documentos que se firmaron, esos convenios, es que Nicaragua debe actuar", sostuvo Halleslevens, que pidió a la cancillería de su país se pronuncie sobre la pretensión de Honduras. Indicó que en principio "Honduras es soberana de instalar cuantas bases militares sus fuerzas armadas requieran para lo que es el combate al narcotráfico, al terrorismo y los diferentes delitos o amenazas que se conocen como emergentes", pero insistió en que existe un memorando de entendimiento "que viene a regir lo que es la presencia de componentes de tropas en la frontera entre Honduras y Nicaragua". "A nosotros no nos preocupa (la base militar hondureña), pero si vos me decís mañana que vas a plantar en la frontera, bases con una cantidad grandísima de fuerzas y medios, entonces estaríamos preocupados", comentó el jefe militar, quien desconocer el objetivo de la base militar hondureña. Vamos a esperar para conocer "la magnitud de esa base que se está hablando. Y en base a la magnitud y a la proyección que esta base tenga es que podemos tener una opinión de los mismos", explicó. El jefe del Ejército descartó que la construcción de dicha base sea para atemorizar a Nicaragua. "Hay que agregar que a raíz del Tratado Ramírez-López, entre Honduras y Colombia, se firmó una serie de documentos que vienen a regir lo que es la presencia de componentes de tropas en la frontera entre Honduras y Nicaragua", añadió Halleslevens. El jefe del Estado Mayor Conjunto de las Fuerzas Armadas de Honduras, general Romeo Vázquez, confirmó el pasado 15 de julio que su país y EEUU planifican la instalación de una base militar cerca de la frontera con Nicaragua. El Cabo Gracias a Dios está ubicado sobre el Caribe hondureño en la frontera con Nicaragua. La zona constituye un departamento de Honduras que tiene una población superior a los 70.000 habitantes distribuidos en 20.000 kilómetros cuadrados. Su territorio está formado casi en su totalidad por selvas vírgenes despobladas. El Ejército hondureño pretende instalar la base, supuestamente para "combatir el narcotráfico internacional". El pasado 15 de julio, Estados Unidos anunció que "ayudará" a los militares hondureños a levantar una base en la remota y desolada provincia de Gracias a Dios, al este de Honduras y fronteriza con Nicaragua, para combatir el narcotráfico internacional. Según la embajada estadounidense en Tegucigalpa, por Honduras pasan cada años más de 100 toneladas de cocaína procedente de Colombia con destino a Estados Unidos. Nicaragua demandó en diciembre de 1999 a Honduras ante la Corte Internacional de Justicia (CIJ) de La Haya, en Holanda, por haber ratificado ese tratado que, según Managua, le cercena 130.000 kilómetros cuadrados de su plataforma marítima. "Tenemos un plan. Hemos trabajado en eso. Estamos recibiendo el apoyo de las Fuerzas Armadas norteamericanas a través de su grupo militar para establecer una base permanente nuestra en la zona", dijo a mediados de julio el jefe del estado mayor conjunto de las fuerzas armadas de Honduras, general Romeo Vásquez. Añadió que en un principio la Fuerza de Tarea Conjunta operará sólo con soldados hondureños y sólo si es necesario después vendrán efectivos de Estados Unidos. "Es una zona que hay conflicto, problemas y por lo tanto tenemos que tener mayor presencia. Ya tenemos presencia del Ejército y de la Fuerza Naval. No obstante, lo que se busca en este caso es incrementar el número de efectivos y la cantidad de equipo", aseguró Vásquez en una entrevista al diario La Prensa de Tegucigalpa, publicada el sábado 15 de julio. La base, que se supone comenzará a operar este año, consistiría en una serie de depósitos de combustible y pistas aéreas que serían construidas con ayuda de Washington. Vásquez no señaló el lugar específico donde operará la base, que permitirá a Honduras mantener unidades de transporte aéreo operando de forma constante. El portavoz de las fuerzas armadas, coronel Leonardo Muñoz, confirmó que "se trata de un proyecto a largo plazo, pero que es estudiado formalmente por los dos gobiernos". Estados Unidos mantiene desde hace 23 años la base aérea "Soto Cano'', conocida como Palmerola, a unos 45 kilómetros al este de Tegucigalpa. Palmerola fue construida en junio de 1983 por Estados Unidos a un costo de 30 millones de dólares y alberga unos 350 soldados de ese país que reemplaza cada tres meses. En la década de los años ochenta fue el principal centro de operaciones militares de Washington en Centroamérica, como punta de lanza en la agresión contra la revolución sandinista de Nicaragua y contra las fuerzas guerrilleras de El Salvador y Guatemala. En esa base se entrenaron a centenares de oficiales de las fuerzas armadas de los cuatro países e incluso a civiles que luego constituyeron escuadrones paramilitares, organizados para los asesinatos selectivos de líderes políticos, sindicales y populares.

Descarga la aplicación

en google play en google play