Escúchenos en línea

FSLN y los grandes avances en la reducción de la pobreza

Managua. Por Francisco G. Navarro */PL | 22 de Junio de 2016 a las 11:33
FSLN y los grandes avances en la reducción de la pobreza

El Frente Sandinista de Liberación Nacional (FSLN) y su candidato, el mandatario Daniel Ortega, concurrirán a las elecciones de noviembre en Nicaragua luego de varios años de Gobierno con resultados evidentes en reducción de la pobreza.

A principios de junio el Congreso Nacional Sandinista nominó a Ortega para aspirar a un tercer período (2017-2022) sucesivo en la jefatura del Estado, de cara a los sufragios del 6 de noviembre.

Ese día los nicaragüenses mayores de 16 años están convocados a las urnas para elegir al mandatario, su vicepresidente, 90 diputados a la Asamblea Nacional y 20 al Parlamento Centroamericano.

Varias encuestas divulgadas en los meses previos coinciden en reflejar que el FSLN ganará con amplitud en la venidera cita con las urnas.

A principios de mayo un estudio de la firma M&R Consultores, realizado en abril en los 153 municipios del país, arrojó que esa organización política encabezaba la intención de voto con un 63.7 por ciento del electorado a su favor.

En el apartado de las personalidades políticas la mayor aceptación le correspondió a Ortega, con 77.6 por ciento de opiniones positivas, mientras que la coordinadora del Consejo de Comunicación y Ciudadanía, Rosario Murillo, alcanzó el 71.9.

A la pregunta de qué agrupación política tiene mayores probabilidades de lograr la victoria en las urnas, el 89.6 por ciento apuntó al FSLN, mientras los principales partidos de oposición, el Liberal Constitucionalista y el Liberal Independiente, obtuvieron apenas el 2.1 y 1.5 del proyecto de voto, respectivamente.

Programas sociales reducen pobreza

Un puntal en el logro de esa base popular radica en las políticas públicas implantadas por el Gobierno a fin de lograr la reducción de los índices de pobreza, en un país que clasificaba como el segundo más pobre del hemisferio hace nueve años.

Así lo confirmó en octubre del año anterior la encuesta de Medición de Nivel de Vida 2014, realizada por el Instituto Nacional de Información de Desarrollo, fruto de una pesquisa que comprendió siete mil 570 hogares de la capital, las zonas del Pacífico, Central y la Costa Caribe.

El sondeo estableció que la pobreza general decreció en la etapa estudiada (2009-2014) de 42.5 a un 29.6 por ciento, en tanto la calificada como extrema mermó de un 14.6 a un 8.3 por ciento.

Tales índices llegaron de la mano de la implementación a partir de 2007 de una amplia gama de programas sociales como Hambre Cero, Plan Techo, Usura Cero, Merienda Escolar, Bono Productivo y Casas para el Pueblo, entre otros.

El modelo de alianzas, diálogo y consenso, en el cual confluyen esfuerzos e intereses de Gobierno, trabajadores y sector privado, resulta un motor que atrae hacia Nicaragua la inversión extranjera, la cual sobrepasó los mil 200 millones de dólares en 2015 según el Informe Anual del Banco Central.

Para el próximo quinquenio la bandera del desarrollo económico de Nicaragua ondeará en el asta de la construcción del Gran Canal Interoceánico, proyecto aprobado mediante la Ley 840 sancionada en la Asamblea Nacional y publicada en Gaceta Diario Oficial el 14 de junio 2013.

Además de su contribución a la expansión y facilidades del comercio mundial, el megaproyecto (una vía húmeda de 276 kilómetros que comunicará los océanos Pacífico y Atlántico), cuya inversión está calculada en 50 mil millones de dólares, se prevé la creación de 250 mil empleos directos e indirectos.

Otro de los argumentos sobre la repercusión económica de la obra avizora que el Producto Interno Bruto de Nicaragua experimentará crecimientos anuales entre el ocho y 12 por ciento, cuando el Canal entre en explotación.

Ratificación de un liderazgo histórico

El Congreso Sandinista Nacional además de reconocer el liderazgo histórico de Daniel Ortega y ratificarlo como candidato presidencial del FSLN y la Alianza Unida, Nicaragua Triunfa, aprobó otras tres resoluciones.

Los documentos facultan al aspirante a escoger su compañero de fórmula (vicepresidente), continuar la política de alianza con otros grupos políticos afines y designar el listado de candidatos a representar al Frente Sandinista ante la Asamblea Nacional y el Parlamento Centroamericano.

En su discurso ante el Congreso que lo nominó, Ortega descartó la presencia de observadores internacionales en los venideros comicios generales. Aquí se acabó la observación, que vayan a observar ellos cómo ponen orden en sus propios países, dijo el mandatario tras narrar la anécdota de los sufragios nicaragüenses de 1996, cuando uno de los expertos foráneos, el expresidente de Costa Rica y Premio Nobel de la Paz (1987), Oscar Arias, reconoció el fraude en su contra, pero le pidió al actual mandatario que aceptara los resultados.

Citó los casos de irregularidades en recientes procesos electorales en América Latina, ante los cuales ningún ente internacional se pronunció. Por no tratarse de países que transitan procesos revolucionarios, comentó.

Recordó que al aceptar el revés en las elecciones del 25 de febrero de 1990, el FSLN trasladó la batalla revolucionaria a sus bases.

Supimos esperar (16 años para retornar al Gobierno) a pesar de los fraudes, a pesar de la complicidad de los observadores, sentenció.

El 6 de mayo al librar la convocatoria para los comicios generales el presidente del Consejo Supremo Electoral, Roberto Rivas, informó el acompañamiento al proceso por parte de 15 personalidades procedentes de 11 países latinoamericanos, quienes destacan como expertos y estudiosos de la materia electoral.

*Corresponsal de Prensa Latina en Nicaragua.


Descarga la aplicación

en google play en google play