Escúchenos en línea

Un ministro neoliberal que se muestra incapaz con la escandalosa alza de los frijoles

Informe Pastrán y agencias. | 22 de Octubre de 2007 a las 00:00
Ya no haya qué decir para justificar su extrema incompetencia. Un día dice que el alza de precio en la libra de frijoles es un "problema del mercado, que el mercado resuelve", al otro día que es porque Nicaragua exporta mucho y ahora que el clavo es por las lluvias. Lo cierto es que el ministro de Economía, Industria y Comercio, Orlando Solórzano, ha demostrado evidente incompetencia. Este martes, Solórzano ha argumentado que el incremento en los precios de los frijoles, que en algunos lugares se vende hasta en 20 córdobas la libra, se debe a las afectaciones de miles de manzanas sembradas. Negó que exista posibilidad de una hambruna en Nicaragua, tal como lo advirtieran funcionarios de la FAO, porque las condiciones del país no son para una hambruna. El funcionario dijo que ya se levantaron los aranceles para la importación de frijoles para que la escasez se resuelva por ese medio, con una oferta del producto, ya que el problema es por falta del grano, debido al Huracán Félix y las lluvias en todo el país de las últimas tres semanas y eso ha aumentado los precios a los consumidores. Nicaragua registró este año millonarias pérdidas en la agricultura, fundamentalmente en la cosecha de arroz, frijoles, maíz, debido a los daños provocados por el huracán Félix en el Caribe y las inundaciones por lluvias en el Pacífico. Esto ha provocado la escasez y encarecimiento de estos productos que son básicos en la dieta popular. Solórzano explicó que se va a controlar la importación, para que no vaya a afectar la cosecha de productores nacionales. "La señal que estamos enviando es que somos un país seguro para hacer exportaciones y que la escasez la vamos a resolver propiciando importaciones del grano", indicó. Pero a nadie convence Solórzano y sus argumentos típicamente neoliberales. A juicio, del alcalde de Managua, Dionisio Marenco, hace falta más "beligerancia del Estado para acopiar los granos básicos y comercializarlos cuando hay problemas como ahora". Otros sectores demandan regular la exportación de algunos productos agrícolas, sobre todo a El Salvador, para resolver el desabastecimiento de alimentos que enfrenta el país por las malas cosechas. El dirigente del Movimiento Comunal Nicaragüense (MCN), Enrique Picado, considera que "el Estado no puede darse el lujo de sacar la producción de granos básicos (por ejemplo) hacia El Salvador" y dejar al país desabastecido. "Parecen zompopos (hormigas) los camiones que te encontrás en la carretera cargados con la producción de alimentos básicos del país", declaró Picado. A juicio del dirigente gremial, el gobierno debe buscar soluciones a la crisis alimentaria que se avecina, impidiendo, por ejemplo, que El Salvador, adquiera grandes cantidades de productos nicaragüenses para luego revendérselo al país a mayores precios. Otros sectores que se quejan del desabastecimiento de granos son los productores cafetaleros del norte del país, que necesitan frijoles y maíz para alimentar a miles de labriegos que llegan este mes a levantar la cosecha, afirmó uno de los dirigentes del gremio, Frank Lanzas. La escasez de frijol en Centroamérica continúa causando alzas en los precios del grano en los diferentes países y cada país busca tomar sus propias medidas para paliar esta situación. El Parlamento de Honduras, por ejemplo, estableció un mecanismo de control de precios de una treintena de productos básicos, ante una ola especulativa que ha afectado a los consumidores en las últimas semanas. El decreto fija los precios de 33 productos en los mismos niveles del pasado 1 de octubre. Entre los productos cuyos precios quedaron sujetos a control figuran: arroz, azúcar, sal, aceite, manteca, harina de trigo, huevos, leche, café molido, pollo, margarina y pasta de tomate. En El Salvador, el Ministerio de Economía confía en que la cosecha postrera de frijol, que saldrá a principios de noviembre, permitirá que los precios bajen. Actualmente la libra del producto se vende entre $85 y un dólar.

Descarga la aplicación

en google play en google play