Escúchenos en línea

Alemán confirma negociaciones con el FSLN para cambiar sistema político en Nicaragua

Varias agencias. Desde Managua. | 22 de Octubre de 2007 a las 00:00
El Frente Sandinista de Liberación Nacional (FSLN) y el Partido Liberal Constitucionalista (PLC) iniciaron negociaciones para cambiar el sistema presidencialista por uno parlamentario a través de una reforma constitucional, informaron este lunes fuentes políticas. La idea es hacer "un sistema parlamentario a lo nica (..) por lo agotado que está el sistema presidencialista", afirmó el líder del PLC, el ex presidente Arnoldo Alemán (1997-02) en rueda de prensa. "Lo que estamos proponiendo es un parlamentarismo a lo nica: de reducir el número de diputados de 92 a 70, sin derecho a reelección para otro período", anticipó. El proyecto, que es discutido por comisiones designadas por ambos partidos, también contempla la posibilidad de establecer diputaciones vitalicias para los ex presidentes, adelantó por su lado el vicepresidente del Poder Judicial, Rafael Solís, un cercano colaborador del presidente Daniel Ortega. El borrador del proyecto de reforma contempla reducir el poder de decisión del Poder Ejecutivo y Electoral y aumentar las atribuciones del Congreso y el Poder Judicial, último que integrado por una mayoría de jueces sandinistas. Según Alemán, el borrador contempla que el Ejecutivo sea dirigido por un primer ministro y un presidente que tendrán facultades específicas, reducir el Poder Electoral a un instituto (ahora tiene rango de Poder del Estado) y bajar de 90 a 70 el número de escaños del Congreso, sin derecho a la reelección. Plantea, además, que el dueño del escaño sea el partido y no el diputado electo con el voto popular, para poner fin a los "tránsfugas" (disidentes) que abandonan la bancada de su partido para apoyar otro grupo. Alemán, quien descuenta en libertad condicional una condena de 20 años por lavado de dinero y delitos conexos de corrupción pero goza de libre movilidad por todo el territorio nacional por su "mal estado de salud", no descartó postularse como diputado para el poderoso parlamento, en las elecciones del 2011. Las reformas son promovidas por sandinistas y liberales que controlan desde hace diez años la mayoría de asientos del parlamento, en el marco del pacto existente entre el presidente Ortega –en el poder desde enero pasado– y Alemán. Otro de los puntos a proponer, dijo Alemán, es que las elecciones presidenciales las gane el candidato que obtenga la mitad más uno del total de votos válidos, en vez de un 35% si se supera por cinco puntos al candidato del segundo lugar. Alemán, que cumple desde diciembre de 2003 una condena de 20 años por lavado de dinero, entre otros delitos en perjuicio del Estado nicaragüense, anotó que el proyecto también contempla establecer diputaciones vitalicias para los ex jefes de Estado. Por su parte, el magistrado Solís Cerda, un cercano colaborador de Ortega, dijo que apoyan la idea de cambiar un sistema presidencial por uno parlamentario. A su juicio, "se le debe dar un poco más de poderes a la Asamblea Nacional y que el Presidente quede con algunos poderes", que aunque no precisó, se conoció de un documento que menciona que el Ejecutivo sería Jefe Supremo del Ejército de Nicaragua, de la Policía Nacional y dirigiría la política exterior. Mientras el Primer Ministro, una figura a crear en el sistema parlamentario, dirigiría la política interna y elaborará el proyecto del presupuesto de la nación, según un borrador de una propuesta de reformas constitucional, divulgada hoy por la prensa local. Las reformas constitucionales en Nicaragua requieren ser aprobadas en dos legislaturas y con al menos dos tercios de los 92 diputados que integran la Asamblea Nacional, es decir con 62. Ningún grupo parlamentario alcanza ese número en sí mismo y el único partido que tiene suficientes escaños para determinar un cambio es el FSLN, con sus 38 legisladores y sus tres aliados. La Asamblea Nacional está integrada por 25 diputados del PLC, 23 de la Alianza Liberal Nicaragüense (ALN) –incluido el ex mandatario Enrique Bolaños–, tres del Movimiento Renovador Sandinista (MRS), y 38 sandinistas más dos aliados (dos disidentes del MRS) y uno tránsfuga de la ALN que vota desordenadamente.

Proponen referendo

El jefe de bancada parlamentaria del PLC, Maximino Rodríguez, dijo que la propuesta debe ser sometida a un referéndum en los comicios municipales de 2008. Rodríguez afirmó que el pueblo de Nicaragua debe ser tomado en cuenta en un referéndum para ver si está de acuerdo o no con las reformas constitucionales impulsadas por el gobierno sandinista para establecer el sistema parlamentarista. Rodríguez dijo que el pueblo nicaragüense todavía no sabe qué significa un sistema parlamentarista, o el beneficio que éste le pueda traer a Nicaragua. "Si están metiendo mucho ruido los sandinistas con el sistema parlamentarista para acabar con el sistema presidencialista actual, entonces aprovechemos las elecciones municipales de 2008 para (efectuar) un referéndum sobre si el pueblo lo acepta o no", indicó Rodríguez. Añadió que en las elecciones municipales de 2008 se pueden emitir tres boletas: una para elección de alcaldes y vicealcaldes, otra para los concejales, y una última para el referéndum, dónde se pregunte al pueblo si quiere cambiar el sistema presidencialista actual. Con los 38 votos de los diputados sandinistas, más el de varios diputados "independientes" y los 25 del PLC, se completarían los 56 votos para elegir o destituir a un primer ministro.

Descarga la aplicación

en google play en google play