Escúchenos en línea

Rechaza Cuba cada palabra de Bush

Agencia PL y Diario Granma, de Cuba. Desde La Habana. | 24 de Octubre de 2007 a las 00:00
El canciller Felipe Pérez Roque aseveró que Cuba rechaza "una por una cada palabra de chantaje y amenaza y cada frase llena de odio del presidente de Estados Unidos, George W. Bush". En conferencia de prensa en la sede de la Cancillería, Pérez Roque respondió el miércoles las declaraciones de Bush dictadas poco antes, en las que insistió en su política agresiva, que incluso deja entrever el uso de la fuerza, para derrocar a la Revolución cubana. "Reaccionamos con indignación, pero con serenidad, no amenazamos. Nos preparamos", sostuvo el ministro cubano de Relaciones Exteriores. Aseguró que "no hay, ni habrá fuerza en el mundo capaz de hacer desistir a los cubanos de su sistema de justicia, libertad e independencia. Somos una Revolución victoriosa". La Revolución cubana no podrá ser derrotada y se lo decimos aquí al presidente del imperio que amenaza a Cuba, señaló Pérez Roque y resaltó que tenemos el apoyo consciente, voluntario del pueblo cubano, que no puede ser engañado, amenazado ni rendido. Le decimos al presidente de Estados Unidos que lo que está llegando es el día en que el pueblo estadounidense y el mundo se libren de él, indicó. "Lo que está llegando es el día en que se levante el bloqueo y que sus amenazas no nos sacarán del rumbo de la construcción de una sociedad más justa, más humana, más libre, de más socialismo y de más revolución", subrayó el canciller cubano. Ese es el mensaje que tenemos para el presidente imperial que amenaza con guerras en las que él no va a participar, que amenaza con invasiones que él ordenará desde la retaguardia de sus confortables refugios, apuntó Pérez Roque. Coraje, serenidad, unidad y determinación para seguir defendiendo su soberanía y autodeterminación, son componentes del firme rechazo de Cuba a las declaraciones amenazadoras de Bush. Denunció que el discurso del mandatario norteamericano, anuncia una escalada sin precedentes en la política yanki de más bloqueo y subversión que busca abiertamente y por la fuerza el cambio de régimen en Cuba y el derrocamiento de la Revolución. Felipe citó a Bush: "la palabra de orden en Cuba no es estabilidad. La palabra de orden es libertad". Y subrayó que nuestro país lo entiende como un acto irresponsable que da la idea del nivel de frustración, desesperación y odio personal de Bush, quien se irá de la Casa Blanca sin poder cumplir sus promesas a sus socios terroristas de la mafia miamense. Cuba rechaza la estimulación de la violencia y la evocación del uso de la fuerza, lo que refuerza la veracidad de las denuncias de nuestro Comandante en Jefe en sus reflexiones sobre el asunto, y da la razón a esfuerzos del país por asegurar la defensa, indicó el ministro de Relaciones Exteriores. Denunció que el jefe de la Casa Blanca, en su delirio y mal aconsejado por los dinosaurios de Miami, apuesta por un levantamiento en Cuba que Washington apoyaría, tal y como ha hecho con la agresión y ocupación de Iraq, al precio de medio millón de civiles muertos. En un escenario como ese, advirtió, Cuba lucharía otros 100 años para derrotar al ocupante. En tal sentido, dijo que Bush delira cuando apela a los miembros de las FAR y el MININT, sin percatarse que en nuestro país el ejército es el pueblo uniformado, el que integran los miles de voluntarios que derrotaron al apartheid, contribuyeron decisivamente a preservar la integridad de Angola y a la independencia de Namibia. Se trata del mismo pueblo que conforma los órganos de Seguridad que aplastaron a las bandas armadas, impidieron los cientos de atentados contra Fidel y otros dirigentes, y quienes han derrotado a la guerra terrorista de Estados Unidos. Bush sólo puede apelar a unos cuantos mercenarios pagados por la nómina de la Oficina de Intereses en La Habana, adonde se reunieron para aplaudir, junto a los funcionarios norteamericanos de la SINA, las nuevas amenazas contra su propio pueblo, fustigó Felipe. La libertad que el presidente de EE.UU. preconiza para Cuba es la de las cárceles secretas, las torturas y las licencias para matar y el bloqueo, enfatizó el Canciller, quien se refirió a varias de las mentiras flagrantes del discurso de Bush. Entre ellas la más ridícula, aquella de que Estados Unidos es la mayor fuente de ayuda humanitaria a la Isla, cuyo monto, según palabras de W. Bush, ascendió a 270 millones de dólares el pasado año. Y contrastó que la única ayuda humanitaria llegada desde aquel país es la que han traído, en franco desacato al bloqueo y pese a las represalias, Pastores por la Paz y otros grupos religiosos, incluidos aquellos que han sido sancionados por las leyes del cerco a Cuba. Apuntó que a la administración republicana le quedan pocas opciones en su obstinada y genocida política anticubana, lo cual explica las llamadas "iniciativas" presentadas en el discurso, entre estas la autorización a ONGs, pantallas de la agresión, para enviar computadoras a la Isla. Felipe expresó que es otra expresión del desconocimiento sobre un país que pese al bloqueo tiene millones de computadoras instaladas, y se dispone a poner en funcionamiento otras miles; donde existen 602 Joven Club que laboran las 24 horas e imparten cursos de computación de manera masiva, incluso para personas discapacitadas. Otra burla es la oferta de un programa de becas para "formar los cuadros de la contrarrevolución". Cuando en nuestro archipiélago existen 65 universidades con 99 carreras, con 730 000 estudiantes, una tasa de 69 de cada 100 jóvenes, la más alta del Tercer Mundo. Cuba tiene tres millones de estudiantes, incluidos miles de becados, de ellos 30 000 de 120 países, que en su mayoría se forman como médicos. Otra "iniciativa" es el llamado Fondo Internacional para la Libertad de Cuba, con la intención de involucrar a otros países en el financiamiento de una empresa como la de Iraq o la que preconiza Bush para aquellos 60 o más rincones oscuros del planeta. El gobierno de Estados Unidos se encuentra solo en su política hacia Cuba y ello explica la desesperación de Bush al llamar a otros gobiernos a sumarse a su política anticubana. Se puede ser el más poderoso, pero no el más respetado. Se puede ser temido, pero no querido, y el presidente Bush choca con el hecho de que hay un rechazo casi universal al bloqueo genocida, que se expresa por ejemplo, con la elección hoy de Cuba como miembro del Consejo Ejecutivo de la UNESCO con la mayor votación de todo el hemisferio occidental y el Tercer Mundo, (157 de los 175 posibles) como expresión de reconocimiento a Cuba. Es el país que fue elegido con más de dos tercios de los votos para integrar el Consejo de Derechos Humanos, en una elección a la que Washington no concurrió por temor a ser rechazado, como lo ha sido en votación contra el bloqueo en la ONU, que el año pasado se votó por 183 de los 192 países miembros. Se trata de un presidente sin autoridad, sin prestigio incluso para la mayoría de sus propios compatriotas, indicó Felipe. El Canciller cubano subrayó que si Bush buscaba amedrentar a los cubanos, el resultado es un completo fracaso, pues nuestro pueblo, que estuvo dispuesto al holocausto nuclear en la Crisis de Octubre de 1962, hoy enfrenta las nuevas amenazas con la misma serenidad, coraje y la unidad de una Revolución triunfante. Frente a esta nueva escalada de la agresividad, Cuba le propone a Bush otra agenda, con 12 puntos: 1- El gobierno de Estados Unidos debe respetar el derecho de los cubanos a su independencia, soberanía y libre determinación. 2- Debe cesar de inmediato su política de agresiones y amenazas contra Cuba. 3- Debe dejar de intervenir groseramente en los asuntos internos de Cuba y renunciar a la idea de fabricar una oposición con dinero de los contribuyentes norteamericanos. Debe dejar de financiar a sus grupos mercenarios en Cuba. 4- Debe poner fin a las acciones subversivas y a la guerra radial y televisiva. Descartar las mal llamadas Radio y Televisión Martí, que ofenden al pueblo cubano y ensucian el nombre de nuestro Héroe Nacional. 5- Deber levantar de inmediato y sin condiciones el bloqueo genocida. Para ello debe lograr que el Congreso derogue las leyes Helms-Burton, Torricelli y otras. 6- Eliminar la prohibición de viajes a Cuba de los norteamericanos que viola sus derechos constitucionales, y de las visitas familiares a los cubanos que viven en Estados Unidos. 7- Debe dejar de estimular la emigración ilegal desde Cuba, eliminar la Ley de Ajuste Cubano, la política de pies secos y pies mojados, responsable de que todavía mueran en el mar mujeres, hombres, niños. Debe cumplir los acuerdos migratorios, conceder el número de visas comprometidas, incumplidas este año. 8- Cesar las agresivas campañas de propaganda sucia, de mentiras, que incluye cuantiosos recursos. 9- Liberar a los Cinco luchadores antiterroristas, presos políticos en Estados Unidos. 10- Extraditar a Venezuela o enjuiciar en EE.UU. al terrorista Luis Posada Carriles, libre por las maquinaciones de las más altas autoridades de ese país. Eliminar la impunidad a los grupos terroristas anticubanos. 11- Cerrar de inmediato el centro de torturas que creó en la ilegal base de Guantánamo, cuyo territorio debe ser devuelto a la soberanía cubana. 12- Cesar las presiones a la comunidad internacional para que apoye la política del régimen de Bush contra Cuba. En ese sentido, el canciller cubano le vaticinó el fracaso, porque -apuntó- "Usted puede encontrar unos pocos aliados, que por miedo o falta de valor se les unan, pero Usted no tiene apoyo para esa política". Reiteró que los planes de Bush se estrellarán contra el coraje del pueblo cubano y aseveró que Cuba no será puesta de rodillas.

Descarga la aplicación

en google play en google play