Escúchenos en línea

Muere Lyla Aguilar, exalcaldesa de Jinotepe

Managua. Por Alberto Cano. Radio La Primerísima. | 22 de Agosto de 2016 a las 19:11
Muere Lyla Aguilar, exalcaldesa de Jinotepe

Jinotepe, dice adiós a una de sus mejores hijas, la exalcaldesa, Aura Lyla Aguilar Román, mujer ejemplar y luchadora de mil batallas. 

Su deceso se produjo exactamente a las diez de la mañana de este lunes 22 de agosto, un día antes en que doña Lyla, hizo llegar hasta las Lomas de Santiago, la provisión para recibir a “Chagüito”, en la demanda que recuerda aquel fatídico  primero de Septiembre de 1992, cuando enormes olas abrazaron dicho balneario y dejaron una estela de muerte y destrucción.

Doña Lyla, para entonces alcaldesa opositora de Jinotepe, en el gobierno de la Unión Nacional Opositora, UNO, fue la primera en llegar a socorrer a los maremoteados y luchó para que el gobierno de derecha le aprobará el proyecto habitacional y la escuela que fue levantada de entre los escombros.

Sobreviviente de la acción anti-somocista del once de noviembre de 1960, junto a Herty Lewites,  en los cuartelazos a Somoza, tanto en Jinotepe, como en Diriamba.

Fue llevada a Concejo de Guerra, por “Tacho” en dos ocasiones y defendida firmemente por el que más tarde se convertiría en su esposo, también fallecido, el doctor, Uriel Mendieta Gutiérrez, conservador de cepa y muy ducho en el ejercicio del derecho.

La Lyla, como la conocían sus amigos, siempre fue leal a su militancia en el Frente Sandinista de Liberación Nacional, partido por el que corrió en las elecciones municipales de 1990 y ganó la comuna que gobernó hasta 1996.

De su propia voz, escuchamos aquella famosa anécdota cuando fue inaugurado el Palacio de Comunicaciones en Jinotepe y la expresidenta, Violeta de Chamorro, se extrañó al ver que no estaba presidiendo.

Doña Violeta, se voltio a  su yerno y finado ministro de la presidencia, Antonio Lacayo, para encararle porqué la Lyla no estaba en la inauguración… Un funcionario de menor rango le respondió, doña Violeta, ella es sandinista, refiriéndose a la Lyla, pero la entonces mandataria comprendiendo que no había sido invitada por revanchismo político ordenó que la fueran a traer a la Alcaldía.

En su despacho, doña Lyla, esperó a “Toño Lacayo” a quien recibió amablemente y le comunicó que si doña Violeta la llegaba a traer ella estaría en el acto.

Los ministros regresaron con el recado y doña Violeta, se subió en su vehículo y fue hasta la alcaldía a sacar del brazo a doña Lyla, ofreciéndole las disculpas respectivas, así de digna esta gran mujer, hija dilecta de Jinotepe, Santiaguera hasta las Cachas y militante revolucionaria de larga trayectoria y respeto.

Su gestión al frente de la alcaldía, fue igualmente digna y meritoria, con grandes sacrificios y obstáculos, logró hacer realidad el proyecto de la reapertura del Centro Universitario Regional de Carazo, CURC, hoy FAREM, de Carazo, Los Pipitos, para atender a los niños discapacitados y el hogar de ancianos en Jinotepe, construyó los andenes de Jinotepe a Dolores, hizo posible el asentamiento Lomas de Santiago, en el que ahora viven supervivientes del maremoto de 1992, y dio los primeros pasos para lo que hoy es el mercado Jorge Matus Téllez, pues le tocó negociar y comprar el terreno donde ahora se ubica el nuevo centro comercial.

Su muerte se produjo sorpresivamente a las 10 de la mañana de este lunes, en horas de la madrugada, según su sobrina, Dulce María Porras, le dio una embolia y luego el paro cardiaco que resultó fulminante.

Su último deseo fue que su cuerpo fuera cremado y sus cenizas esparcidas en el balneario de Huehuete, que ella adoró y que sigue siendo un lugar de ensueño, pero su familia dispuso sepultarla a las tres de la tarde de este martes, después de una misa de cuerpo presente en el cementerio Getsemaní, que ella también mejoró notablemente.     


Descarga la aplicación

en google play en google play