Escúchenos en línea

Experto recomienda impulsar una trasformación productiva

Managua. estrategiaynegocios.net/Radio La Primerísima. | 30 de Agosto de 2016 a las 12:06
Experto recomienda impulsar una trasformación productiva

El doctor Dani Rodrik, profesor de Economía Internacional de la Universidad de Harvard, aboga por promover la industrialización sobre el sector agrícola para elevar la productividad y alcanzar el desarrollo que necesita el país.

Desde 1990 a la fecha, la economía nicaragüense ha crecido a una tasa promedio de 2,3% anual, mientras el índice de productividad total viene disminuyendo desde la década de los años 80, por tanto, Nicaragua necesita emprender reformas estructurales para elevar la productividad y conseguir el desarrollo necesario, enfatizó el Doctor Dani Rodrik, profesor de Economía Internacional de la Universidad de Harvard, durante un encuentro con el empresariado del país.

Durante el II Encuentro Empresarial Nicaragua 2016, organizado por la Fundación Nicaragüense para el Desarrollo Económico y Social (Funides) y apoyado por E&N, Rodrik reconoció que en las dos últimas décadas el país ha registrado tasas de crecimiento que calificó de “respetables”, tomando en cuenta la turbulencia y la incertidumbre en el mundo, sin embargo insistió que todavía el país centroamericano está rezagado en el tema de productividad total.

En ese punto, refirió que entre 1961-1972 la productividad total creció a tasa de 1,1%, y desde entonces ha venido disminuyendo de forma que entre 2001-2007 correspondió a -0,3%.

“El crecimiento de la productividad total ha sido negativo. No se ha logrado mucho sobre la eficiencia en la utilización de los recursos”, insistió Rodrik, quien agregó que países como Brasil, México, Chile y Colombia también registran tasas negativas.

Por tanto, “el reto de la productividad no es específico para Nicaragua, es algo que debe encarar con mucha voluntad el resto de los países de la región”, añadió el Profesor de la Economía Internacional de la Escuela de Gobierno John Kennedy de la Universidad de Harvard.

Rodrik indicó que en el caso de los países desarrollados como Estados Unidos o Alemania, el reto de la productividad total lo encaran a través de la Innovación tecnológica, la Investigación y el Desarrollo, el impulso de Nuevos procesos y; la transformación de nuevos productos, entre otros.

Sin embargo, en países de ingresos medios y bajos, como el caso de Nicaragua, el camino es otro y está relacionado con la adopción y adaptación de tecnologías existentes, la expansión de industria que existe en otros países, la movilización de recursos laborales hacia actividades modernas, el traslado de la agricultura hacia la industria moderna y servicios y; transitando de la informalidad a la formalidad.

En el caso de Nicaragua, Rodrik señaló que la manufactura registra una productividad dos o tres veces mayor que la agricultura, por tanto propuso pasar sectores tradicionales a otros sectores más productivos y abrir oportunidades en sectores urbanos. Entre los que identificó con mayor potencial están Agronegocios, Turismo, Manufactura de partes y de componentes automotrices, etc.

Entre los éxitos a analizar, el profesor de Harvard sugirió volver la vista hacia Vietnam, país asiático que hizo de la productividad total su motor de transformación en el periodo 1990-2008. Al respecto, dijo que el sector agrícola vietnamita ha perdido 25 puntos porcentuales en mano de obra, trasladándose hacia manufactura de cara a las exportaciones y, posteriormente, incluso hacia el sector Servicios.

“Nicaragua necesita una media docena de industrias”, dijo Rodrik con cierta jocosidad, y puso de ejemplo el fuerte repunte que en el país ha experimentado la producción de arneses eléctricos para vehículos, constituyéndose en el mayor rubro de exportación. Entonces, se preguntó, por qué el país no ha buscado con mayor dedicación y éxito empresas que fabriquen otras partes automotrices como el volante, por ejemplo.

El autor de la obra “La paradoja de la globalización: democracia y el futuro de la economía mundial”, instó a Nicaragua a emprender un camino hacia la industrialización a través de reformas estructurales, sosteniendo políticas monetarias y fiscales razonables, un gobierno razonablemente amigable de los negocios, inversión creciente en capital humano, instituciones sólidas y voluntad para sostener un crecimiento sostenible.

Por su parte, Juan Sebastián Chamorro, director ejecutivo de Funides, se mostró de acuerdo en la necesidad del país de encaminarse hacia una reforma estructural de cara a la industrialización, ya que indicó que desde 1874 el peso de la mayoría de las exportaciones nicaragüenses se concentran en unos pocos productos.

En esa época, el 74% de las exportaciones nicaragüenses descansaban en añil, hule, oro, café y madera. Mientras en 1977, el grueso de las exportaciones estaban en café, algodón, carne, azúcar y mariscos. Mientras en 2015, el mayor peso de las exportaciones de mercaderías recae en carne, café, oro, azúcar y lácteos.

“Tenemos una matriz todavía muy concentrada en muy pocos productos”, comentó Chamorro y valoró que sí es muy importante una transformación productiva para tener un crecimiento más sostenido.

Al respecto, abogó por introducir reformas, que traigan consigo nuevos procesos en sectores como zona franca, turismo, café, ganadería, agroindustria y sector forestal, entre otros.

“No estamos hablando aquí de una política industrial similar a los años 60, sino de tratar de identificar aquellos cuellos de botella que no nos permiten desarrollarnos más y tratar de resolverlos”, concluyó Chamorro.


Descarga la aplicación

en google play en google play