Escúchenos en línea

Noel ya es huracán, después de sembrar muerte y destrucción en el Caribe

Varias agencias | 1 de Noviembre de 2007 a las 00:00
Los meteorólogos estadounidenses clasificaron el jueves a Noel como un huracán categoría 1 a medida que se alejaba de las islas Bahamas hacia el Atlántico con vientos sostenidos máximos de casi 121 kph (75 mph). Como tormenta tropical, Noel empapó las Bahamas y Cuba el jueves mientras los rescatistas en República Dominicana partían en botes y helicópteros para llegar a decenas de comunidades aisladas por inundaciones y deslaves. La cifra de muertes en el Caribe se elevó a 115. La tormenta "Noel" y una onda tropical trajeron consigo una huella de destrucción y muerte en el Caribe tras azotar a la República Dominicana, Haití, Jamaica y Cuba con torrenciales lluvias. El número de muertos causados generadas por la tormenta superó el centenar. El jueves se informó de diez muertes en la República Dominicana y 16 en Haití. El total de muertes asciende así a 73 en la Dominicana y a 40 en Haití. También falleció una persona en Jamaica y otra en Bahamas. Mientras, el mal tiempo comenzó a ceder lentamente en la parte oriental de la isla. No obstante, desde la noche del miércoles atraviesa la isla una onda tropical que dejara más lluvias hasta el viernes por la noche. La citada onda, procedente del Canal de la Mona (franja marítima entre Puerto Rico y la República Dominicana) siguió al paso de la tormenta tropical "Noel" por la isla de La Española, en cuyo territorio se asientan ambas naciones, y la ha recorrido de este a oeste. En la República Dominicana el número de fallecidos pasó de 66 a 73 y aumentó de 27 a 43 la cifra de personas desaparecidas, la mayoría atrapada en medio de deslizamientos de tierra luego que dos ríos se desbordaran hacia el pueblo de Villa Altagracia a las afueras de Santo Domingo. Al menos 64.096 personas han sido evacuadas y 1.526 rescatadas, 16.024 viviendas resultaron dañadas y también creció el número de comunidades incomunicadas, que ahora suman 62, mientras que 35 puentes y carreteras se mantienen afectados por las fuertes precipitaciones. En la vecina Haití, las muertes pasaron de 24 ayer a 40 hoy, catorce desaparecidos y 71 personas heridas, informó Protección Civil. Las inundaciones anegaron las casas en el barrio pobre de Cité Soleil, arrastrando a un niño de 3 años mientras sus parientes desesperados gritaban pidiendo ayuda e intentaban infructuosamente llegar hasta él a través de las aguas lodosas llenas de escombros. Además, 247 familias han tenido que ser evacuadas y 11.139 personas han sido alojadas en albergues, según la fuente, que indicó que, por efecto de las lluvias e inundaciones, 883 viviendas han resultado destruidas y 3.002 han sufrido daños, de acuerdo con los datos provisionales que maneja la institución.

Horror en Dominicana

En la República Dominicana las autoridades apelaban a helicópteros y botes para tratar de llegar a sectores aislados por las inundaciones y los deslaves. Cientos de voluntarios se sumaron a las fuerzas de defensa civil para ayudar en las tareas de rescate. Numerosos equipos de rescate, muchos en embarcaciones privadas prestadas por sus dueños, se pusieron en marcha al amanecer para intentar de llegar a sitios que quedaron incomunicados. "Hemos rescatado decenas de personas y ahora nos disponemos a tratar de llegar a sitios donde no sabemos qué ha pasado porque no hemos podido llegar desde el lunes", afirmó a la AP el cantante y diputado Sergio Vargas, quien coordina acciones en Villa Altagracia, 40 kilómetros al norte de la capital. Decenas de comunidades permanecían aisladas. Sin embargo, las lluvias empezaron a disminuir y dieron un respiro a los dominicanos, en particular a los habitantes de Santo Domingo y la región este. Con todo, la situación de miles de personas seguía siendo crítica en diferentes puntos del país. Ese era el caso de unas 2,300 familias aisladas por las inundaciones del río Yuna en la provincia Duarte (norte), quienes atravesaban una situación "extremadamente difícil" por la falta de alimentos y medicinas, según narraron los propios afectados. "Estamos pasando hambre, porque los socorristas no pueden llegar a muchos de los lugares donde nos encontramos", dijo a la prensa Amantina Gómez, una de las afectadas por las inundaciones. La situación era similar a la de otras personas que se encuentran alojadas en refugios, como Rafaela Brito, habitante del Bajo Yuna. "Estamos desesperados en los refugios, no tenemos comida porque los organismos de socorro y las autoridades nos suministran alimentos crudos, pero no tenemos dónde prepararlos". Los responsables de la Comisión Nacional de Emergencias (CNE) señalaron que tratan de llegar en helicóptero hasta las áreas más afectadas, muchas de ellas aisladas, para llevar alimentos y medicinas a las víctimas. A muchas de esas zonas, como es la provincia San José de Ocoa (suroeste), las autoridades no habían podido llegar por las inundaciones y la falta de visibilidad. Tras los devastadores efectos de la tormenta, el gobierno dominicano garantizó el abastecimiento de combustibles en el país durante los próximos quince días.

Graves daños en Cuba

Cuba dijo el jueves que perdió unas 2,000 toneladas en productos agrícolas debido a las lluvias intensas de la tormenta tropical Noel. Unas 30 mil personas fueron evacuadas de áreas vulnerables y reservas desbordadas, pero no se informaron de víctimas fatales. Las Tunas, con 11.500 personas; Holguín, con más de 11.000, y Guantánamo, con más de 6.000, son las provincias que tienen el mayor número de evacuados, según informó el jueves el noticiero de la televisión estatal cubana. En Ciego de Ávila, las lluvias dejaron 5.500 hectáreas de tierra inundadas, lo que supone la pérdida de 18.686 toneladas de productos agrícolas, como plátano, maíz, fríjol, tomate y pepino, valoradas en más de 14 millones de pesos cubanos (560.000 dólares), indicó la fuente. En Guantánamo el sistema vial está colapsado, y existen varias comunidades incomunicadas al igual que en las provincias de Granma y Las Tunas, y las afectaciones eléctricas y telefónicas se extienden por toda la región oriental. Una comisión integrada por miembros del Partido Comunista y del gobierno de la isla comenzó hoy un recorrido por las provincias más afectadas tras el paso de la tormenta tropical "Noel", en el oriente cubano, según informó la televisión estatal. El vicepresidente José Ramón Machado Ventura encabezó la visita a la provincia de Ciego de Ávila y Las Tunas, mientras que otros dirigentes partidistas de la isla evaluaban los daños en la provincia de Guantánamo. Una represa se vio desbordada por aguas barrosas que arrasaron con cientos de viviendas, inundaron carreteras e interrumpieron los servicios de electricidad y teléfonos en Cuba. Varias comunidades quedaron aisladas, mientras soldados cubanos fueron de puerta en puerta en zonas bajas y evacuaron a unas 14.000 personas.

Azota las Bahamas

La tormenta tropical Noel azotó el jueves el noroeste de las Bahamas, ganando tanto fuerza como velocidad mientras se alejaba de Florida y el Caribe. Kevin Milford, de 32 años, se ahogó cuando abandonó su camión varado en la isla de Great Exuma y fue arrastrado por las aguas que barrían la carretera hasta ser succionado por un remolino en un estanque, dijo Dwight Hart, propietario de una radiodifusora local donde Milford trabajaba. En las costas de la Florida había olas fuertes y se recomendó la evacuación de los residentes de South Palm Beach. Pero el temporal comenzó a alejarse de la Florida y poco después del mediodía se suspendió un alerta de tormenta tropical que abarcaba la faja costera que va desde Ocean Reef hasta Deerfield Beach, mientras Noel se movía lejos en una largamente anticipada trayectoria hacia el norte-noreste que podría eventualmente llegar a Nueva Escocia en Canadá. Bermuda, un territorio británico ubicado en la mitad del Atlántico, emitió una advertencia de tormenta, en el caso de que Noel girara más al este que lo que está pronosticado, dijeron meteorólogos estadounidenses. Las islas más norteñas de las Bahamas aún sentían el azote de Noel y varias iglesias abrieron como refugios en la isla de Abaco. "Estamos entregando comida y la gente se está acostando en los pisos de las iglesias", declaró Barbara Johnson, voluntaria de la Cruz Roja. Residentes de Long Island en el centro de Bahamas sufrieron pérdidas "devastadoras" debido a que la tormenta precipitó 15 pulgadas (38 centímetros) de lluvia sobre la isla en dos días, dijo la Agencia Nacional de Manejo de Desastres. La tormenta provocó niveles de inundación en la isla que no se habían visto en 60 años y las familias de varios asentamientos fueron obligadas a evacuar sus casas y negocios a medida que el alguna alcanza 3 pies (1 metro) de altura en algunos lugares. La tormenta dejó caer 381 milímetros de agua en las Bahamas, según el primer ministro Hubert Ingraham. Unas 400 personas fueron evacuadas a medida que el temporal avanzaba hacia la capital, Nassau. La mayoría de las evacuaciones se produjeron en la isla de Abaco, al norte, indicó Ingraham. Los residentes de Andros, la isla menos desarrollada de las Bahamas, sobrellevaron la embestida de aguaceros y fuertes vientos que golpetearon las ventanas. "Las paredes temblaron, pero salimos bastante bien librados", comentó Angela Newton, mientras esperaba que volviese la luz. También se interrumpió la electricidad en Long Island, al sudeste del archipiélago. El aeropuerto internacional de Nassau dejó de funcionar, pero se esperaba que reanudase sus servicios el viernes.

Descarga la aplicación

en google play en google play