Escúchenos en línea

América Latina reduce la pobreza, pero más vulnerable

Ciudad Panamá. Por Nubia Piqueras Grosso/PL | 17 de Octubre de 2016 a las 09:58
América Latina reduce la pobreza, pero más vulnerable

Cifras del Banco Mundial refieren que en América Latina y el Caribe la pobreza bajó de 25,5 a 10,8 por ciento entre 2000 y 2014; pero, ¿podrá la región ganar la lucha contra este flagelo?.

La interrogante, formulada hoy en el diario La Estrella de Panamá por el vicepresidente de esa institución en el área, Jorge Familiar Calderón, tiene muchas respuestas visibles a juicio del experto.

Al respecto, aseguró que la inequidad también se redujo, pues el 40 por ciento de la población con bajos recursos incrementó sus ingresos por encima de la tasa promedio, gracias al crecimiento económico generado por la bonanza de las materias primas, lo cual se tradujo en más y mejores empleos.

A esto se suma la contribución de los programas sociales como Bolsa Familia en Brasil, enfocados a romper el ciclo intergeneracional de la pobreza de las familias con menores recursos, precisó el experto.

En suma, la región experimenta una profunda transformación social; sin embargo, el principal reto es mantener las expectativas de vida en medio de un contexto complicado, donde la economía global y la disponibilidad de materias primas se reducen, apuntó.

Aunque los más recientes pronósticos muestran un crecimiento económico en la región (1,8 por ciento en 2017), el ritmo no será suficiente para acelerar los avances contra la pobreza y la desigualdad, por lo que urge diversificar las producciones y los destinos de dichos productos, aseguró Familiar Calderón.

Pero el combate contra la desigualdad y la preparación hacia la economía del futuro, solo será posible si invertimos en la gente, a partir de mejoras en el acceso a servicios básicos como agua, saneamiento, educación y salud, afirmó.

Según el Informe sobre Desarrollo Humano para América Latina y el Caribe presentado en junio pasado por el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD), cerca de 30 millones de latinoamericanos con inserción laboral precaria en el sector de los servicios, corren hoy el riesgo de caer nuevamente en la pobreza.

Si bien en el pasado, la generación de empleos y la educación les permitieron a 72 millones de personas salir de la pobreza en la región, la vulnerabilidad se centra en factores clave que van más allá del crecimiento del Producto Interno Bruto (PIB), precisó Jessica Faieta, subsecretaria general de Naciones Unidas.

Entre ellos sobresale la ausencia de políticas encaminadas a la protección social, sistemas de cuidado a infantes y adultos mayores, el acceso a activos físicos y financieros (casa propia, auto, cuenta de ahorro, etc) y la baja calificación laboral, precisó el economista en jefe del PNUD para la región, George Gray.

A estos se suman otros como exclusiones duras por etnia, color de la piel, identidad sexual, condición de emigrante y discapacidad, apuntó Faieta, para quien la pobreza 'no se resuelve con más ingresos, sino con la ejecución de políticas puntuales de cada Gobierno'.

La también directora regional del PNUD para América Latina y el Caribe dijo que aunque apenas el cinco por ciento de la población está por debajo de las líneas de pobreza mundiales, la región sigue siendo la más desigual, en tanto mujeres, jóvenes, discapacitados e indígenas son los más marginados.

Tampoco significa que se hayan resuelto los problemas sociales, económicos y ambientales, pues como recordó Gray, América Latina aún mantiene una dependencia de las materias primas y los recursos naturales, sin contar que el progreso en muchos casos ha sido en detrimento del medio ambiente.

Sin embargo, aseguró que en la pasada década la región fue la más innovadora a nivel mundial en cuanto a políticas públicas, que le permitieron a 94 millones de personas formar parte de la clase media de 2003 a 2013, por ello urge mantener lo alcanzado.

Para ello, el Informe de Desarrollo Humano hace un llamado para repensar el modelo latinoamericano de progreso desde un concepto multidimensional, que trascienda el uso del ingreso per cápita, el ritmo de crecimiento económico y el PIB como criterios para medir el nivel de desarrollo.

Porque como expresaran sus propios habitantes durante encuestas realizadas para la elaboración de este documento, América Latina sueña con su propio progreso: trabajo, educación, esfuerzo propio, ser libre para tomar decisiones y aprender de los errores.


Descarga la aplicación

en google play en google play