Escúchenos en línea

Tensión en Tegucigalpa después de la colosal manifestación de maestros

Agencia AFP. Desde Tegucigalpa. | 2 de Agosto de 2006 a las 00:00
La capital de Honduras vivía este martes un ambiente de tensión ante la "megamarcha" de millares de maestros procedentes de diferentes zonas del país que reclaman aumentos salariales, mientras las autoridades trataban de evitar la llegada de los autobuses a Tegucigalpa. Grupos de agentes policiales y militares se desplegaban en las carreteras de acceso a la ciudad, los bulevares, puentes, la Casa Presidencial y el ministerio de Educación para prevenir disturbios y disuadir a los educadores de la protesta. Sin embargo, miles de educadores comenzaban a reunirse en el "cuartel general" donde habían sido convocados por la Federación de Organizaciones Magisteriales de Honduras (FOMH) para atrincherarse, la Universidad Pedagógica Nacional (UPN), al este de Tegucigalpa. Los educadores integrados en seis colegios magisteriales –que aseguran tener unos 60.000 miembros pero que el Gobierno sostiene que son 48.000– convocaron a la "megamarcha" confiados en reunir a unas 45.000 personas. Los profesores, que dan clases a más de dos millones de estudiantes, exigen aumentos salariales contemplados en el Estatuto del Docente aprobado por el Congreso en 1997 que obligarían al Gobierno, según sus cálculos, a erogar 368 millones de dólares. El Gobierno les ofreció originalmente 36,8 millones de dólares pero asegura que ha subido la oferta a 52 millones de dólares. Ante los preparativos de la marcha, el Gobierno, a través de un anuncio en radios locales, aseguró que con el incremento que ofrece cada uno de los 48.000 maestros recibirá 729 dólares al año, considerando los ajustes por calificación académica, antigüedad en el cargo, carrera administrativa y zona (pagos adicionales por laborar en zonas remotas). "No nos explicamos por qué si nuestra propuesta es tres veces superior (a la que recibieron en el Gobierno anterior) y suma nuevos beneficios para los maestros por qué se levantan de la mesa del diálogo, por qué se abandonan las clases, por qué se perjudica a nuestros niños", asegura el Gobierno en un anuncio. El presidente de la FOMH en el puerto de Tela (norte), Rafael Soler, denunció que agentes policiales bloquearon el paso a cuatro buses en que viabajan unos 260 educadores, en La Barca, 200 km al norte de la capital. "Los policías dicen que hay una orden del Gobierno de no dejarnos pasar, estamos esperando otros seis buses y cuando lleguemos a unos 2.000 nos quedaremos aquí a hacer presión", advirtió Soler. El dirigente de la junta central de la FOMH, Alejandro Ventura, llamó al presidente Manuel Zelaya a que "en vez de estar tomando medidas represivas debe sentarse a negociar en forma directa con el magisterio, pero con propuestas concretas".

Descarga la aplicación

en google play en google play