Escúchenos en línea

Dominicana ha contado 84 muertos mientras en Haití crecen las tensiones

Varias agencias. | 3 de Noviembre de 2007 a las 00:00
Las tensiones se incrementaron el sábado en territorio haitiano, después que la tormenta tropical Noel mató a por lo menos 143 personas en el Caribe –57 de ellas en Haití– y dejó desamparados a miles de pobladores que se quejaban de hambre y de la inacción del gobierno. Las copiosas precipitaciones seguían cayendo sobre algunas partes de la isla, dejando varados temporalmente a funcionarios de las Naciones Unidas y del gobierno haitiano que recorrían el área inundada de Les Cayes, en el sudoeste del país. Noel, que el sábado azotaba el noreste de Estados Unidos con fuertes vientos y oleaje, es la tormenta más mortífera del Atlántico en el 2007, y ha causado su mayor devastación en la isla La Española, que comparten Haití y la República Dominicana. Las autoridades dominicanas han confirmado 84 muertes. La cifra oficial de muertos en República Dominicana por el huracán Noel aumentó a 84, en tanto otras 48 personas figuran como desaparecidas, informó el sábado la Comisión Nacional de Emergencia. Las lluvias, sin embargo, cesaron en la vecina República Dominicana, y permitieron que los aviones llevaran suministros de emergencia a las regiones afectadas. "Aún se mantiene el alerta roja en el territorio nacional, pues los suelos están muy saturados por las aguas", informó el general Francisco Rodríguez Sánchez, vocero de los organismos de socorro. Explicó que aunque el sábado el cielo estuvo despejado, se mantiene el alerta pues persiste el peligro de inundaciones en caso de que se registren lluvias en las próximas horas. El número de 84 muertos no es una cifra definitiva, pues las autoridades aún siguen recibiendo reportes de víctimas. El presidente Leonel Fernández viajó este sábado a la región central del país, una de las más afectadas por las inundaciones y en donde algunas comunidades permanecen aisladas. El gobierno no ha dado un informe oficial sobre el monto a que ascenderían los daños materiales provocado por el huracán Noel y las lluvias. Sin embargo, el secretario de obras públicas manifestó que según una evaluación preliminar los daños en puentes y carreteras ascienden a 1,015 millones de pesos (unos 31 millones de dólares). La secretaria de Educación, Alejandrina Germán, informó por su parte que unas 120 escuelas resultaron afectadas y que para su reparación se requerirán unos 300 millones de pesos (alrededor de nueve millones de dólares). En Haití, la situación empeora. El gobierno haitiano ha dependido casi exclusivamente de los grupos de ayuda internacional y de la fuerza de paz de la ONU para enfrentar la situación. Con cerca de 14.000 personas desplazadas por la tormenta, los refugios improvisados están colmados. Un grupo de residentes de Les Cayes se acercó a los funcionarios mientras dialogaban con los bomberos locales y les exigió compensación por las vacas, cabras y televisores perdidos a causa de las inundaciones. "Llovió sin parar durante dos días", expresó el agricultor Marcel Delswain, de 44 años. "Perdimos nuestra tierra. Perdimos nuestra comida. Nos sentimos abandonados". Los remanentes de Noel causaron tormentas todo el viernes en Haití. Los helicópteros de la ONU que preveían evaluar los daños permanecieron en tierra debido al mal clima. Un grupo de personas que se refugiaba en un colegio denunció que los guardias de la ONU abandonaron el lugar en la noche y entonces varios hombres con machetes ingresaron y amenazaron con violar a las mujeres jóvenes. Roseline Pierre, una madre de cuatro hijos de 46 años, expresó que no habían recibido ningún alimento desde el viernes en la tarde. Junto a otros residentes se quejó de que las autoridades cerraron con llave las aulas de la escuela y obligaron a los refugiados a pasar la noche en el patio. Mientras tanto, los fuertes vientos y oleaje golpearon a partes de la costa del noreste de Estados Unidos. Las autoridades emitieron advertencias de fuertes vendavales en la costa de Nueva Jersey, el extremo oriental de Long Island, en Nueva York; Rhode Island, Massachusetts y Maine. En Long Island, más de 400 clientes permanecían sin suministro eléctrico, informó el organismo encargado de la electricidad en esa isla.

Descarga la aplicación

en google play en google play