Escúchenos en línea

Tabasco y Chiapas: tragedia y desazón, caos y abandono

Agencia AFP. Desde Villahermosa, Tabasco. | 5 de Noviembre de 2007 a las 00:00
La crisis que desde hace ocho días vive el estado mexicano de Tabasco (sur), afectado por las peores inundaciones de su historia, se agudizó el lunes por el caos en la entrega de ayuda y los saqueos, mientras en la vecina Chiapas dos grandes deslaves dejaron al menos 16 desaparecidos. "Por información preliminar proporcionada por los lugareños, se estima que cuando menos 16 personas se encuentran desaparecidas", indicó Gobernación (Interior) en un comunicado. Las fuertes lluvias registradas las últimas semanas en Chiapas causaron el "severo" deslave del cerro que "cayó sobre el cauce del río Grijalva, provocando con ello un desplazamiento abrupto de agua que cubrió en forma momentánea la comunidad de San Juan Grijalva". Este mismo lunes otro desmoronamiento aisló a 9 localidades en Chiapas. En tanto, cientos de personas se negaban a abandonar sus casas en Villahermosa, la capital de Tabasco, por temor a los saqueadores que desde el sábado recorren en lancha las zonas anegadas rompiendo cerraduras en viviendas y locales comerciales abandonados. Ante la gravedad de la situación en esas dos demarcaciones, el presidente de México, Felipe Calderón decidió este lunes cancelar su participación en la XVII Cumbre Iberoamericana, a realizarse del 8 al de noviembre en Santiago de Chile. Calderón también se vio obligado a suspender el viernes pasado una gira prevista entre el 6 y 8 de noviembre a Panamá, Colombia y Perú. En Tabasco se ha vuelto común ver a muchar personas en las azoteas de sus viviendas quienes improvisan letreros pidiendo agua y comida, aunque siguen renuentes a acudir a los refugios ante la posibilidad de que les roben lo poco que se salvó de las inundaciones. Unas 50 personas fueron detenidas durante el fin de semana por haber hurtado electrodomésticos y aparatos de sonido en comercios y otros locales, según reportes de la prensa regional. De igual forma, la desesperación de muchos afectados se transformó en enojo debido a que la ayuda donada por miles de mexicanos empezó a llegar a Tabasco, pero su reparto es desordenado. La televisión mostró a decenas de personas que luchaban en las afueras de Villahermosa para conseguir una caja de víveres, al tiempo que algunas mujeres se quejaban de que la ayuda fuera entregada sin distinguir si se trataba de familias numerosas o de personas individuales. A su vez, las autoridades hallaron dos cadáveres en una laguna de un barrio de Villahermosa, por lo cual "se investiga la causa" de esos decesos. Las autoridades de Tabasco habían reportado un muerto desde que comenzaron las anegaciones, mientras la prensa regional elevaba la cifra a cuatro. Pese al dramático cuadro que se registra en esta región del sur de México, los tabasqueños tuvieron algo de alivio el fin de semana debido a que no llovió y las aguas bajaron. En Villahermosa, donde viven 750.000 de los 2,1 millones de habitantes de Tabasco, el servicio de agua potable comenzó a restablecerse el domingo en algunas áreas, mientras que las clases en las escuelas fueron autorizadas el lunes por la secretaría de Educación en las pocas zonas que no se inundaron. Hasta el momento, el gobierno tabasqueño calcula que más de un millón de personas en 700 localidades de los 17 municipios del distrito fueron afectadas, y al menos 20.000 permanecen en sus anegados hogares en espera de la ayuda que ha comenzado a llegar poco a poco. Un pedido de solidaridad internacional para Tabasco presidente Felipe Calderón tuvo la inmediata respuesta de Alemania, que el lunes anunció el envío de 250.000 euros, en tanto que Estados Unidos informó el fin de semana de la donación de 350.000 dólares y Francia el envío de 20.000 pastillas para tratar cuatro millones de litros de agua. Tabasco ya había registrado en 1999 una gran inundación por el desbordamiento del río Grijalva, el segundo más grande del país, cuando unas 85.000 personas fueron afectadas.

Descarga la aplicación

en google play en google play