Escúchenos en línea

Mexicanos buscan presidente electo entre marchas y acusaciones de fraude

Alberto Cabezas, Agencia Efe. Desde Ciudad de México. | 2 de Agosto de 2006 a las 00:00
México cumple este 2 de agosto un mes sin que se conozca quién ganó las elecciones presidenciales, al tiempo que arrecian las acciones izquierdistas contra el supuesto fraude y la indignación de sectores de la población frente a esas medidas de resistencia civil. El resultado de los comicios más reñidos en el país está en manos del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación (TEPJF), que tiene hasta el 31 de agosto para resolver las impugnaciones y hasta el 6 de septiembre para decidir sobre la validez de la elección y designar al nuevo presidente electo. Según el recuento oficial final, el aspirante conservador a la Presidencia, Felipe Calderón, del Partido de Acción Nacional (PAN), obtuvo 243.934 votos más que su contrincante, el izquierdista Andrés Manuel López Obrador, de la coalición "Por el bien de todos", una diferencia de sólo 0,58 puntos porcentuales. Los magistrados del TEPJF, máximo órgano jurisdiccional del país, deberán decidir en los próximos días si aceptan la demanda de un recuento "voto por voto" para posteriormente analizar en detalle las 359 impugnaciones presentadas por los distintos partidos. El más crítico con la situación postelectoral es López Obrador, que considera fraudulentos los comicios y ha rechazado los resultados de más de 50.000 mesas de votación mediante 231 impugnaciones, el 64 por ciento de las presentadas. El político izquierdista se autoproclamó la semana pasada presidente "de la mayoría de los mexicanos" e inició una agresiva campaña de "resistencia civil pacífica" que ha sumido en el caos a la capital del país, en demanda de un nuevo recuento de las más de 130.000 mesas electorales. En contraposición a la actitud de López Obrador, el PAN de Calderón defiende el respeto al Tribunal Electoral y a la legalidad en espera de la ratificación del triunfo de su candidato en las elecciones del 2 de julio. Calderón defendió el pasado domingo ante el TEPJF la limpieza de la elección "más democrática" que ha tenido México y señaló que la situación debe solventarse "por la vía de las instituciones y no la de las movilizaciones". El mismo mensaje lo envió el presidente Vicente Fox, correligionario de Calderón, desde el estado de Tlaxcala, al señalar que México está funcionando bien pese a la coyuntura política. El mandatario sostuvo que "la fórmula con la cual el país va a seguir caminando" es "cumpliendo con la ley, cumpliendo con nuestras obligaciones, trabajando por México y por nuestra familia". Para el analista político Lorenzo Meyer, el conflicto postelectoral muestra cómo "la sociedad mexicana no encuentra su camino político, porque está sorprendida de sí misma" por la capacidad de dividirse que tiene. Meyer, cercano a López Obrador, considera que en el último mes los mexicanos han padecido y vivido "con mucha intensidad" la contienda política y se enfrentan a un momento incierto. En declaraciones a Efe, recordó que ahora se vive con "gran sorpresa" una situación inesperada después de que en 2000 muchos creyeran que "quedaba atrás el viejo régimen (encabezado por el Partido Revolucionario Institucional, PRI)" y "entrábamos por la puerta de la democracia". En la actual coyuntura cree que se enfrentan dos tipos de liderazgo, el de Calderón, "al que ya cobijan los poderes fácticos", y el de López Obrador, que con los plantones de sus seguidores en las calles de la capital lleva la iniciativa y está "a la ofensiva". Meyer anticipa que el Tribunal Electoral ratificará la victoria de Calderón tras buscar "un punto intermedio" en la valoración de las impugnaciones, que estos días analizan sus siete magistrados. Para el director del Instituto de Investigaciones Jurídicas de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), Diego Valadés, el país está inmerso en una crisis política y lo importante ahora es ver cómo salir de ella. "Hay una presión excesiva y desproporcionada sobre el TEPJF. Se exige que la buena justicia resuelva lo que generó la mala política y se espera que los jueces compongan en semanas lo que estropearon los políticos en años", sostuvo el que también fuera fiscal mexicano.

Descarga la aplicación

en google play en google play