Escúchenos en línea

San Juan Grijalva, arrasado por una doble catástrofe de alud y ola gigante

Agencia AFP. Desde San Juan Grijalva, Chiapas. | 8 de Noviembre de 2007 a las 00:00
Del pequeño pueblo agrícola de San Juan Grijalva, en el estado mexicano de Chiapas (sureste), sólo quedan tres casas en pie, las más alejadas del embalse de Peñitas, y un amasijo de láminas de hojalata retorcidas y variopintos objetos como zapatos o utensilios de cocina. Un alud de tierra y rocas combinado con la ola gigantesca que se originó al caer en el embalse arrasaron la noche del domingo esta comunidad de cerca de 150 habitantes, situada en una zona serrana del área indígena zoque, y a varios de sus vecinos. El gobierno de Chiapas informó de dos muertos y 14 desaparecidos, pero vecinos del lugar aseguraron a un periodista de la AFP que habían contabilizado hasta 27 personas arrastradas por la tierra y la ola. "Son 27 personas", dice Víctor Manuel Ramírez tras hacer un recuento de los desaparecidos, recordándolos a casi todos por sus nombres y apellidos. Su mujer y sus hijos se salvaron, pero dos sobrinas pequeñas y un cuñado están desaparecidos. Ramírez y otros vecinos observan la llegada de autoridades, periodistas y marinos con un cargamento de alimentos y agua desde lo que antes era una escuela y una cancha de baloncesto, y ahora contiene los escasos restos de lo que fue un pueblo y recuerdan lo sucedido. "Entre las siete u ocho de la noche se comenzó a escuchar un ruido como si al ganado se lo estuviesen robando aquí en el rancho de la señora Victoria. En ese momento la gente se armó y salió a ver qué sucedía y a los diez o quince minutos fue que se hizo un estallido aquí arriba", relata Ramírez. Las luces se apagaron y "en un ratito se nos vino encima el agua", continúa. Todos salieron corriendo pero algunos no lograron huir: "Un vecino cuenta que vio cómo a su padre lo arrastraba el agua", añade. Un cerro, reblandecido por la recientes lluvias, se desplazó varios cientos de metros abajo asolando todo a su paso y cayó al agua, creando un formidable tapón de más de 30 metros de altura en medio del embalse de Peñitas, situado en la frontera entre Chiapas y Tabasco y que, por segunda vez en dos semanas, se encuentra en el centro de un desastre. La primera fue hace una semana cuando su desfogue para evitar que superara su nivel máximo convirtió unas pequeñas inundaciones por las intensas lluvias en un desastre natural de proporciones colosales. Más de un millón de personas afectadas y unos 10.000 kilómetros cuadrados inundados, según cifras oficiales. Los Sánchez, una familia de nueve miembros, incluidos niños, "les cayó el cerro encima y fueron los primeros a los que los agarró", asegura Ananías Pimentel, quien tenía su casa en medio del camino del cerro. Pero la caída de toneladas de tierra y rocas en el lecho del embalse provocó un gran movimiento de agua, un pequeño tusnami lacustre que se llevó a otras 18 personas de otros puntos habitados de la orilla del Peñitas y arrasó las casas llegando a varios kilómetros de distancia, embalse arriba. "Desde que se oyó el ruido hasta que llegó el agua pasaron cinco minutos", dice Ordelí Pérez, un vecino de una comunidad situada a varios kilómetros de distancia, a quien en lancha le insume una hora hacer ese mismo recorrido. Varias hectáreas de la orilla del embalse -antes una colina verde de árboles- quedó totalmente pelada hasta un centenar de metros de la orilla. De las casas de cemento de San Juan, incluido el centro de salud y la iglesia, sólo quedó el suelo y Ordelí Pérez apunta a un trozo de lancha arrojado a más de 100 metros de distancia de la orilla y a una veintena de metros de altura. Varios buzos intentaron buscar a las víctimas del desastre en el lecho del embalse, pero era un lodazal lleno de árboles, arrastrados por el deslave, y tuvieron que cejar en su empeño. El dique natural formado en el centro del alargado y angosto embalse dejó incomunicada la zona con la carretera del otro lado, único punto de enlace con las localidades cercanas y, peor aún, amenaza con anegar el tramo superior de Peñitas si se vuelven a reproducir las intensas lluvias de hace una semana.

Descarga la aplicación

en google play en google play