Escúchenos en línea

Asamblea Constituyente de Bolivia herida de muerte, admite vicepresidente

Agencia AFP. Desde La Paz, Bolivia. | 8 de Noviembre de 2007 a las 00:00
La Asamblea Constituyente está herida de muerte por la falta de acuerdos regionales y políticos, que impide aprobar la nueva Carta Magna para la refundación de Bolivia a menos de 40 días de concluir su plazo de funcionamiento, aseguró el miércoles el vicepresidente Alvaro García. "Está herida de muerte, herida de muerte", afirmó la autoridad gubernamental, tras suspender el proceso de consenso interpartidario e interregional que había impulsado desde principios de octubre para destrabar el foro constitucional. La Asamblea Constituyente suspendió en agosto sus sesiones en la ciudad de Sucre (sudeste), hostigada por movimientos civiles locales que aún le exigen un artículo en la futura Constitución para recuperar las sedes de los poderes Ejecutivo y Legislativo, actualmente en La Paz y perdidas en una guerra civil en el siglo XIX. Los 255 delegados de todo el país comenzaron su trabajo de discutir la redacción de una nueva ley fundamental en agosto de 2006, con el plazo de un año calendario, pero la falta de consensos ideológicos internos y acuerdos entre regiones del este y oeste del país, bloquearon su trabajo. El Congreso bicameral prorrogó por ley el funcionamiento de la Asamblea hasta el 14 de diciembre de este año, pero la instancia Constituyente, pese al nuevo plazo, no logró superar sus divergencias y hasta la fecha no aprobó ni un artículo de la nueva Carta Magna. El vicepresidente García, con el consenso de los partidos del oficialismo y la oposición -aunque sin la presencia de la agrupación Podemos, principal fuerza opositora- propuso fórmulas para atender las demandas de Sucre, capital del departamento de Chuquisaca, sin cambiar la sede de gobierno que se queda en La Paz. García y los partidos plantearon el martes convertir al tribunal nacional electoral en un cuarto poder y trasladarlo de La Paz a Sucre, así como reubicar varias oficinas estatales en favor de la capital de Chuquisaca, lo que fue rechazado el mismo día por los líderes civiles que exigen sí o sí los poderes Ejecutivo y Legislativo. El vicepresidente boliviano advirtió que tras el bloqueo de la Asamblea Constituyente, como escenario de diseño de políticas públicas concertadas, los movimientos sociales ahora están libres para "tomar decisiones radicales en torno a temas de la propiedad". El senador conservador de Podemos y delegado de Santa Cruz, Oscar Ortiz, cuestionó al vicepresidente por amenazar con afectar "la propiedad privada" y acotó que García muestra que "el terrorismo que lleva adentro sigue vivo", en alusión a la participación de la autoridad en grupos armados indigenistas, desarticulados a mediados de la década del 90. El jefe de Podemos y ex presidente liberal Jorge Quiroga (2001-02) señaló que ante la situación "de fracaso" del foro constitucional, lo que corresponde es que la Iglesia Católica pueda iniciar una fase de mediación entre partidos políticos y regiones. La directiva de la Asamblea Constituyente evalúa este miércoles cambiar la sede de sus funciones de Sucre a la ciudad andina de Oruro, a 240 kilómetros al sur de La Paz, a fin de evitar las presiones de la capital, donde se produjo en 1809 el primer grito libertario de la región contra la corona española y se fundó Bolivia en 1825.

Descarga la aplicación

en google play en google play