Escúchenos en línea

Arrecia conflicto entre Nicho y Rosario

Informe Pastrán. | 9 de Noviembre de 2007 a las 00:00
El alcalde de Managua, el sandinista Dionisio Marenco, dijo el viernes que Rosario Murillo, "conspiró a sus espaldas" para imponer un nuevo vicealcalde de esta capital. Marenco dijo en rueda de prensa conjunta con el nuevo vicealcalde de Managua, Felipe Nery Leiva Orochena, que la esposa del presidente Daniel Ortega, reunió a concejales del Frente Sandinista de Liberación Nacional (FSLN) en la Secretaria de ese colectivo para imponer como su candidato a Edgardo Cuarezma, que al día siguiente perdió la elección. Además: Choque frontal entre Daniel y Nicho Nicho indicó que en esa reunión, celebrada una noche antes (miércoles) de la elección del nuevo vicealcalde de Managua, efectuada el jueves, Rosario Murillo lo llamó "traidor" ante los concejales sandinistas. Murillo, escritora y poetisa, es coordinadora del Consejo de Comunicación y Ciudadanía y ejerce 50 por ciento del poder en Nicaragua, delegado por Ortega. "Ella cabildeó y dijo que yo era un traidor y que estábamos traicionando al FSLN y que había que votar por Edgardo Cuarezma", señaló Marenco. Consideró que "ese es un acto desleal, porque soy miembro de este consejo municipal y debería haber sido invitado a esa reunión. Por lo tanto, fue hecho a mis espaldas, en un proceso de conspiración", sostuvo. El burgomaestre también denunció que a la vivienda del nuevo vicealcalde, antes de ser electo, llegaron dos personas y amenazaron a su esposa y su pequeña hija, a quien siguieron hasta el colegio y le dijeron que ya sabían donde vivían. "Eso fue lo que a mí me enardeció. Y lo quiero decir con toda la palabra: me arrechó (molestó), porque una cosa es el problema que tiene conmigo, con él (Leiva Orochena) y otra cosa es con sus familiares, con niños", aseveró. "Eso para mí no es sandinismo. Eso es un acto cobarde, maleante, mafioso y lo reprocho aquí, adonde sea y aunque me cueste la vida. Esa es la razón que me molesta, que estén aquí hablando babosadas, de que traidores, babosadas esas que hablaron. Eso yo no lo acepto, porque yo no he luchado toda mi vida para venir a caer en manos de maleantes como en tiempos de la dictadura somocista. No acepto ningún epíteto de ningún tipo. Yo soy sandinista y punto. A mí nadie me puede purgar del Frente", sentenció Nicho. A preguntas de los periodistas de que opinaba sobre lo dicho por Daniel Ortega ayer, de que hay alcaldes que se creen dueños de las alcaldías, actúan como caciques y no obedecen las líneas partidarias, Marenco respondió: "Esa es la opinión del señor Presidente que es muy respetada para mí, yo le tengo muchísimo cariño, yo no estoy en ese grupo de alcaldes al cual se refiere, para mí aquí el que manda es el pueblo, es el pueblo quien nos eligió, estamos trabajando para ello, no he visto ninguna actitud mía que me crea superior a nadie, ni creo ser la mamá de Tarzán de nada, pero sí estoy seguro que estoy haciendo mi trabajo bien". Marenco también la emprendió contra Cuarezma: "el brazo derecho de Herty Lewites era Edgardo Cuarezma, que en su momento dijeron que Herty Lewites era el traidor, ahora el ayudante del traidor es el jefe, candidato oficial del Frente Sandinista, lo cual es incomprensible para mí esa actitud. (...) el señor Cuarezma era el lugarteniente de Herty Lewites. Con Herty Lewites hubo muchos problemas, el señor Cuarezma tuvo muchos problemas y eso es todo. Creo que todo el mundo tiene derecho a querer trabajar con quien desee". Dijo que él no está dividiendo a nadie, sino que está trabajando, que no será expulsado del FSLN y que morirá siendo sandinista. También habló de los noticieros televisivos y radiales vinculados al FSLN, desde donde se le está llamando insistentemente traidor. "Los trabajadores me han llamado y me han dicho que son órdenes superiores que les ha dado la señora Murillo. Lo siento muchísimo por ella, porque está completamente equivocada y le está haciendo mucho daño al FSLN", dijo Marenco.

Descarga la aplicación

en google play en google play