Escúchenos en línea

El libre mercado hace pelear entre sí a los pobres, advierte Ortega en la Cumbre de los Pueblos

Varias agencias. Desde Santiago, Chile. | 10 de Noviembre de 2007 a las 00:00
El presidente de Nicaragua, Daniel Ortega, reiteró su propuesta de crear una Organización de Estados Latinoamericanos y Caribeños, que privilegie la unidad y tenga en cuenta sus propios intereses. Durante un discurso muy aplaudido en la clausura de la Cumbre de los Pueblos, manifestó que ese paso será un avance histórico en defensa de las naciones latinoamericanas, frente a las políticas de libre mercado y los afanes expansionistas de Estados Unidos y países europeos. Para Daniel Ortega alcanzar esa meta no es fácil porque existe injerencia y manipulación por parte de Estados Unidos, desde donde se financia a la OEA y la utilizan como instrumento de invasión y aislamiento, tal como ha sucedido en Cuba y República Dominicana, contra Juan Bosch. La Cumbre de los Pueblos consistió en grupos de análisis y reflexión sobre diversos temas que sesionaron en una universidad, y concluyó el sábado con un acto masivo en el velódromo del Estadio Nacional. El inicio de la ceremonia estuvo a cargo del secretario general de la Central Unitaria de Trabajadores de Chile (CUT), Jaime Fajardo, quien fue el encargado de dar la bienvenida a los mandatarios presentes. En sus palabras el dirigente sindical rindió tributo a Salvador Allende y anunció la entrega de una carpeta con los documentos que contienen las conclusiones del encuentro. Un grupo de jóvenes estudiantes procedieron seguidamente a la entrega de los resultados obtenidos luego de tres días de foro. Ortega señaló que el libre mercado "nos hace pelear entre nosotros mismos, cuando Estados Unidos y otros países desarrollados practican el proteccionismo y subsidian a sus productores, y por eso es necesaria la creación de un mercado justo y de la solidaridad". Señaló que la cumbre iberoamericana ha dado la oportunidad de llevar el mensaje de los pueblos y reiteró la importancia de luchar para que dichos pueblos alcancen la libertad y la democracia, para tener un mundo verdaderamente justo. "En la cumbre se abrió el debate entre los pueblos que fueron saqueados y sometidos a la exterminación y la esclavitud", dijo mientras recordó que las bases del capitalismo están en el saqueo a los pueblos originarios de América, por parte del colonialismo europeo. A su juicio, mientras la Cumbre [Iberoamericana] debatía en la cumbre, en el Velódromo de Santiago de Chile estaba la verdadera cumbre, donde los pueblos debaten con los pueblos. Expresó que los encuentros tuvieron un resultado positivo porque todos coinciden en que por primera vez se aborda a fondo la problemática de la dictadura del capitalismo global. El líder nicaragüense afirmó que el imperialismo es la mayor tragedia y la mayor peste que vive la humanidad, por lo que consideró fundamental "unirnos para derrotarlo". Acotó que durante los 16 años en los que instalaron el modelo capitalista en Nicaragua, no pudieron acabar con la voluntad del pueblo. También señaló que para el desarrollo de la cohesión social -eje central de esta Cumbre- es imprescindible el desarrollo en el continente de un modelo económico y social más equitativo y solidario. Sostuvo, por otra parte, que el planeta se extingue con el calentamiento global ya que los países capitalistas desarrollados no dan los pasos necesarios para reducir la creciente contaminación ambiental por temor a perder sus enormes ganancias financieras. El medio ambiente se afecta con las políticas desarrollistas y consumistas impuestas por el capitalismo global, el cual emplea los productos agrícolas y alimentos de seres humanos para producir biocombustibles, apuntó. Ortega exigió a Estados Unidos que cese su política de bloqueo y recrudecidas agresiones contra el pueblo y la Revolución cubana. Demandó a Washington que libere a los cinco antiterroristas cubanos presos en cárceles norteamericanas por defender a la Isla de los ataques de grupos mafiosos en Estados Unidos, y que juzgue al terrorista internacional Luis Posada Carriles, quien hizo estallar, en 1976, un avión cubano con 73 personas a bordo.

Descarga la aplicación

en google play en google play