Escúchenos en línea

«No me quedaré callado ante nadie»

Varias agencias. Desde Caracas, Venezuela. | 13 de Noviembre de 2007 a las 00:00
El presidente de Venezuela, Hugo Chávez, afirmó este martes que no puede quedarse "callado cuando oye expresiones de quien sea", en alusión al altercado con el rey Juan Carlos de España en la reciente Cumbre Iberoamericana, aduciendo: "estuvimos mucho tiempo callados". "Hace 500 años desde Madrid imperial salió la orden: 'Que se callen' ¿Y por qué no te callas indio Gauicapuro? ¡Cállate Tecúm Umán!, ¿Por qué no te callas Tupac Amarú? ¿Por que no te calas Tupac Hatari, Tiuna, Chacao?, ¡Cállate! y los callaron", dijo el mandatario, en una conferencia de prensa, evocando a los líderes indígenas autóctonos pero sin mencionar al Rey Juan Carlos. "No los callaron porque ellos bajaron la cabeza servilmente ante la orden imperial. Los callaron cuando les cortaron la garganta. Solo así los callaron, los descuartizaron los picaron en pedazos y colocaron sus cabezas en estacas a la entrada de los pueblos por los caminos. ¡Ése fue el imperio español aquí!", dijo Chávez. "Nadie puede venir a pretender a que no digamos lo que somos, lo que sentimos, que no digamos lo que queramos", puntualizó en un pasaje en el que criticó los factores del externos del neoliberalismo y la globalización. Chávez ha afirmado en rueda de prensa con corresponsales extranjeros, que "nadie puede pretender" que los latinoamericanos "no digamos lo que queremos". "A mí me extraña que haya gente que se molesta 500 años después", cuando se les habla del "desastre de la conquista" española en América Latina y la "explotación y enriquecimiento" de los países ricos hacia los países pobres. Durante su intervención ante la prensa sólo habló a modo de introducción sobre la Cumbre Iberoamericana celebrada el pasado fin de semana en Santiago de Chile. Chávez ha asegurado que los latinoamericanos "estamos obligados a decir nuestra verdad, a expresar nuestra moral histórica, y nadie puede venir a pretender que no digamos lo que somos, que no digamos lo que sentimos, que no digamos lo que queramos". El presidente ha manifestado que le produce "asco oír a un latinoamericano, y sobre todo presidente", decir que en América Latina no hubo un proceso de "conquista" que barrió con la cultura originaria de estas tierras. "Por eso yo salí a responder, ¿Cómo que no?", ha expresado Chávez ante la prensa extranjera, en la que volvió a repetir su condena contra el "imperialismo" que, ha mantenido, ha saqueado y "aún saquea" no sólo a América Latina sino también a África y a los países asiáticos. "No es que le echemos toda la culpa de nuestros males a factores externos, pero buena parte de nuestros problemas sociales se deben a factores externos", dijo Chávez. No obstante, el mandatario venezolano afirmó que "no tengo ningún interés en afectar las relaciones con España, pero no vamos a permitir ser señalados y quedarnos callados. Venezuela se respeta y el jefe de Estado se hace respetar", dijo Chávez. "Ahora me quieren poner a mí como el que agredió al rey. Por el amor de Dios, al rey ni lo vi", dijo Chávez al evocar la acalorada discusión en la mesa de la Cumbre que sostuvo con el presidente del gobierno español José Luis Rodríguez Zapatero, en el cual terció el rey para reprocharle: "¿Por qué no te callas?". Chávez dijo que el incidente en la Cumbre Iberoamericana de Santiago de Chile pudo haberse debido a que el rey "estaba furioso, creo que el día anterior la jornada fue más intensa y más larga". El mandatario venezolano indicó que posiblemente el rey se cansó "de oír cosas, no sólo mías sino de Evo (Morales, presidente de Bolivia), de Daniel (Ortega, de Nicaragua) y de otros compañeros revolucionarios (...) El rey explotó de tanto oír cosas", dijo el mandatario venezolano. "Le recomendaría a Juan Carlos que tenga paciencia, en la próxima Cumbre van a estar Evo, Daniel y voy a estar yo", dijo el mandatario. "Cuando me dijo '¿por qué no te callas?' se lo estaba diciendo a varios más: '¿por qué no se callan?'", puntualizó. El presidente venezolano acusó a la prensa de haber manipulado el incidente: "Chávez agredió al rey, es la manipulación. El chico malo lo que hizo fue exponer unas ideas", argumentó.

Más poder al pueblo

En otro orden, Chávez aseguró que el proyecto de reforma constitucional en Venezuela busca otorgar mayor poder al pueblo, para de esa forma acabar con la pobreza y la exclusión. El mandatario aseguró que esa iniciativa "está orientada a la transformación y para acelerar la dinámica de un proceso que ya tiene elementos para mostrar". No obstante, admitió que "aún está lejos de la justicia social" y por ello la necesidad de una redistribución del poder a favor de la inmensa mayoría. Frente a ese escenario, añadió el estadista, "el imperio y sus lacayos dicen que el pueblo no conoce la propuesta y ellos se han dado a la tarea de desfigurarla", en un intento por evitar su aprobación. En gobiernos anteriores, "las élites, las clases económicamente pudientes concentraron el poder en Venezuela" y ahora estamos haciendo una redistribución, sostuvo. El poder popular, manifestó Chávez, parte de la nueva estructura social, nuevos esquemas de propiedad, "es una fórmula para buscar la igualdad social, la justicia y cohesión por el camino del socialismo". Los resultados de los programas activados por el gobierno están reflejados en la práctica, con un desempleo inferior al 10 por ciento, reducción de la jornada laboral y el salario mínimo mas elevado de Latinoamérica (286 dólares).

Descarga la aplicación

en google play en google play