Escúchenos en línea

Gobierno dice que talvez reduce impuestos a la importación de alimentos, para bajar los precios

Agencia AFP. Desde Managua. | 13 de Noviembre de 2007 a las 00:00
El gobierno estudia disminuir los aranceles a la importación de alimentos básicos y materias primas para su procesamiento a fin de reducir la escalada alcista de precios, informó este martes el ministro de Fomento, Industria y Comercio (Mific), Orlando Solórzano. El ministro explicó que la medida tiene como objetivo "impactar en los altos precios" en el consumo y producción de bienes alimentarios. El estudio comprende los mecanismos para que el beneficio llegue al consumidor, así como la selección de algunos productos de la canasta básica que comprende 53 componentes entre bienes y servicios, según Solórzano. Entre los productos de la canasta básica que podrían ser incluidos en esta desgravación a la importación están cereales como cebada, avena, derivados de la soya, granos básicos, huevos, carne, pollo, indicó el funcionario. Según Sólorzano, algunos productos de la canasta básica ya están exentos de impuestos de importación y otros rubros que no mencionó podrían quedar exentos. Una segunda medida, que está en el análisis de las autoridades económicas es la reducción del Impuesto al Valor Agregado (Iva), de forma selectiva, para lo que se enviaría al Parlamento una iniciativa con ese propósito. El gobierno estaría preocupado por la tendencia inflacionaria provocada por las alzas internacionales del petróleo y los efectos de los fenómenos climáticos en la producción agrícola que dañó extensas zonas cultivadas en el país. El Banco Central de Nicaragua (BCN) reveló que la inflación entre enero y octubre pasado llegó a 10,7 por ciento, frente al 6,9 registrado en igual período de 2006, debido al aumento del precio internacional del petróleo y al alza en productos como maíz, arroz y frijoles, de poca oferta este año. El incremento fue de 2,23 puntos porcentuales en sólo un mes, al pasar del 8,48 por ciento en septiembre al 10,71 por ciento en octubre pasado, precisó el informe. Un 61,8 por ciento de la inflación acumulada lo generó el rubro alimentos y bebidas, especialmente frijoles, legumbres y tubérculos, pan, huevos, carne de aves y lácteos, entre otros, precisó el reporte oficial. Según el BCN, la inflación en octubre fue alimentada por el alza del precio de los combustibles y sus derivados, que desencadenan aumentos en los alimentos básicos como el frijol, arroz, huevos y carne de ave, pan y verduras, agravado por las pérdidas que sufrió este año la agricultura con los desastres naturales. Varios economistas instaron al gobierno a estimular la producción de alimentos y el crédito agropecuario para detener la inflación. "Es preciso dinamizar el mercado interno, fomentar la producción y un mercado de crédito más accesible a los productores", dijo el especialista en temas económicos Néstor Avendaño, al comentar la escalada alcista registrada en los últimos meses. Avendaño estimó que, de continuar la tendencia actual, Nicaragua cerrará el año con una inflación de casi el 12 por ciento, lo que repercutirá en un bajo poder adquisitivo del salario de los nicaragüenses durante 2008. El gobierno también atribuye la escalada alcista en los alimentos básicos a los exorbitantes precios del petróleo, que a su vez repercute directamente en la suba de las tarifas eléctricas y del transporte, y a la pérdida de cultivos causada por el huracán "Félix" y posteriores lluvias en el país durante los últimos tres meses. Según los datos del BCN, Nicaragua presenta la tasa inflacionaria más alta de los últimos nueve años y la más elevada de Centroamérica, seguida por Honduras (8,3 por ciento), Costa Rica (7,65), Guatemala (5,74) y El Salvador (5,4 por ciento). A fines de 1998, a causa del desastre ambiental ocasionado por el devastador huracán "Mitch" en Centroamérica, la inflación acumulada anual en Nicaragua alcanzó el 18,5 por ciento. Nicaragua seguirá a juicio de los economistas, sujeta igual que el resto de naciones, a la escalada alcista de los precios internacionales del crudo, que junto a los desastres causados este por el huracán Felix y las lluvias, el país difícilmente podrá cumplir en el 2007 con las previsiones oficiales de crecimiento económico del 3,7 al 3,9%. El economista Róger Cerda opinó por su parte que la inflación se disparó a nivel mundial debido al uso de alimentos de consumo popular, como el maíz, para la producción de agrocombustibles. De acuerdo con el BCN, que antes de las lluvias pronosticaba una inflación inferior al nueve por ciento, el índice de precios al consumidor aumentó en más del dos por ciento el pasado mes de octubre. También se reportaron sensibles aumentos en los costos de las bebidas y el gas butano para cocinar como consecuencia del alza del diesel, gasolina y el combustible que el país compra en el mercado internacional, a pesar de los 10 millones de barriles de petróleo refinado que Venezuela vende a Nicaragua en condiciones ventajosas.

Descarga la aplicación

en google play en google play