Escúchenos en línea

Para los empresarios, es un «disparate» que el salario cubra la canasta básica

| 15 de Noviembre de 2007 a las 00:00
El sector empresarial nicaragüense se opone a que el nuevo salario mínimo que comenzaron a negociar hoy el gobierno, los sindicatos y los empleadores privados, cubra el total del costo de la canasta básica, como demandan los trabajadores. De acuerdo con el diputado liberal Freddy Torres, quien representa a la Unión de Productores Nicaragüenses (UPANIC), sería un "disparate" atender esa demanda. Ante el reclamo del representante de UPANIC, la Ministra del Trabajo, Jeannette Chávez recordó que esa canasta fue aprobada y consensuada por todos los sectores, aunque el sector privado se retiró de las negociaciones. Según datos del Banco Central de Nicaragua, la canasta básica de 53 productos indispensables para la vida de una familia de cinco personas durante un mes cuesta siete mil 438 córdobas mensuales, unos 390 dólares al cambio actual. "Se quieren imponer cosas no ajustadas a la realidad", dijo Torres, al abandonar la sala de discusión. El presidente del Consejo Superior de la Empresa Privada (Cosep), José Adán Aguerri, dijo que no existe la más mínima posibilidad de que los empresarios puedan asumir ese incremento del salario mínimo, el cual ronda actualmente los 80 dólares mensuales, pero varía según el sector. El salario mínimo en Nicaragua es el peor de Centroamérica. Por ejemplo, en El Salvador es de 183 dólares. Aguerri afirmó que en ningún país centroamericano existe correspondencia entre el sueldo mínimo y el costo de la canasta básica y aseguró que en Nicaragua, ese parámetro nunca ha sido el principal indicador para establecer el salario mínimo en este país. Según el jefe de la patronal, la ley específica dice que para establecer el salario mínimo hay que tomar en cuenta el índice de la inflación más el crecimiento por cada sector de la economía. "No debemos convertir una negociación que debe ser seria y responsable en un juego en el que se le quiera hacer creer a la población que se va a lograr tener un salario mínimo igual a una canasta básica de 7,000 córdobas", sostuvo el presidente del COSEP. "Eso no es posible, no porque no lo queramos, es porque básicamente la situación económica de este país no lo permite, ni siquiera ningún país centroamericano que ha tenido mayor crecimiento económico que Nicaragua", subrayo Aguerri. Aguerri pidió que para fijar el aumento se tome en cuenta la inflación, el crecimiento por sector, la productividad de las empresas, los reajustes que año con año se han aprobado, la competitividad de Nicaragua y los altos costos de producción, para poder llegar "a acuerdos satisfactorios, no irrealistas". "Para que se entienda cuando hablamos de productividad señalamos que la estructura de costos de la empresa también se ve afectada con las subidas de los precios del petróleo y del servicio de la energía eléctrica", señaló el líder de los empresarios privados. Aguerri pidió al gobierno negociar el techo del salario mínimo de acuerdo al crecimiento y capacidad que tengan cada uno de los sectores económicos del país. "Esperamos que no se cometa el mismo error que ocurrió en junio, en donde se le dio un aumento por igual a cada sector, sin tomar en cuenta las diferencias que existen en cada uno", demandó el jefe del Cosep. El líder sindical Luís Barbosa, del Frente Nacional de los Trabajadores, advirtió, sin embargo, que los sindicatos no cederán en su demanda de que el nuevo salario cubra el 100 por ciento del costo de los 53 productos. Hemos tenido un año negro, de desastres (naturales) y de salarios de miseria, aseguró Barbosa, quien rechazó una propuesta presentada por el diputado Torres para fijar un sueldo para cada uno de los nueve sectores de la economía. En Nicaragua, la ley laboral obliga a revisar el salario mínimo dos veces al año, y las negociaciones tripartitas pueden durar hasta dos meses Para tomar un acuerdo basta el consentimiento de dos de las tres partes, como sucedió en junio pasado, cuando el gobierno y los sindicatos aprobaron un aumento de 18 por ciento, a pesar de la oposición del sector empresarial. Barboza exigió que se incremente sustancialmente el salario mínimo, para poder hacerle frente a la carestía de la vida y negó que las centrales obreras y el gobierno estén cambiando las reglas del juego al sector privado. Barbosa dijo que en el primer semestre del año se revisó la calidad y cantidad de la canasta básica y se cambiaron sus contenidos en kilos calorías. La semana pasada el FNT presentó una propuesta de nuevo salario mínimo al Ministerio del Trabajo, en donde piden se reconozca una nueva canasta básica con un solo salario para todos los sectores. La canasta anterior reunía 1,223 calorías, cuando el cuerpo humano para vivir sanamente requiere de 2,465 calorías, como está ahora establecido.

Descarga la aplicación

en google play en google play