Escúchenos en línea

El Salvador busca paz total

San Salvador. Por Odalys Troya/PL | 8 de Febrero de 2017 a las 11:41
El Salvador busca paz total

Los salvadoreños celebrarán durante todo el 2017 la firma de los Acuerdos de Paz que pusieron fin al conflicto armado (1980-1992), a 60 años de dictaduras militares y marcaron el rumbo hacia la democracia.

Muchos cambios desde entonces son motivos de congratulaciones en El Salvador, sin embargo, diversos temas aún están pendientes de solución, cambios, transformación y erradicación.

De tal modo que el presidente del país, Salvador Sánchez Cerén, llamó el pasado 16 de enero a crear un nuevo acuerdo de paz donde todos los sectores de la sociedad participen.

Al respecto, en entrevista con Prensa Latina, Rafael Benavides, un reconocido exguerrillero del Frente Farabundo Martí para la Liberación Nacional, más conocido por su nombre de guerra, Ramón Suárez, subrayó que los Acuerdos de Paz son un patrimonio para El Salvador.

'La firma de los Acuerdos de Paz el 16 de enero de 1992 en Chapultepec, México, no es en sí la paz, es el inicio de la construcción de la paz', enfatizó.

En su opinión, muchos se confunden porque creen que la violencia actual, generada por pandillas y grupos criminales, es guerra.

'Lo que pasa es que las generaciones nuevas no conocen qué fue en sí la guerra, pero nosotros debemos estar claro que la paz es todo un proceso' que aún no ha concluido, subrayó.

Resaltó que la palabra clave para construir la paz es la reconciliación, la cual es fundamental para llegar a ese estado deseado y que solo se construye a partir de cambiar las estructuras de la nación.

'Mientras nuestro país tenga la estructura socioeconómica actual, no habrá reconciliación', remarcó Suárez.

Señaló que, con el tipo de empresarios de la oligarquía y con la actual oposición, cuya máxima expresión es el partido de derecha Alianza Republicana Nacionalista no se puede construir ese acercamiento necesario.

'La reconciliación no es una palabra vacía, implica justicia, implica equidad, implica que las riquezas del país deben ser equitativamente distribuidas', expresó.

La guerra en esta nación, entre el FMLN y la Fuerza Armada, tuvo como causas el descontento por la desigualdad social, la concentración de la riqueza en pocas manos, la dictadura militar que a lo largo del siglo XX a frustró todo intento democratizador en el país.

Por décadas prevaleció el ejercicio del poder arbitrario, la intolerancia frente a la oposición política, el uso de la fuerza ante las demandas de democracia, los golpes de Estado, la persecución a los opositores políticos, fraudes electorales de la década de los setenta y una estructura económica que profundizaba la inequidad.

Se estima que la guerra dejó unos 75 mil muertos, en su mayoría civiles, decenas de miles de personas heridas físicamente (como consecuencia de armas de fuego, explosiones, minas antipersonales, entre otros), y miles de ellos quedaron con mutilaciones que los incapacitaron de por vida.

También, miles resultaron con graves secuelas psicológicas, pues muchas mujeres sufrieron violaciones, torturas y vejaciones que padecieron además muchos hombres; numerosas personas fueron desaparecidas, niños quedaron huérfanos de padre, madre, o ambos. Los daños materiales fueron cuantiosos.

El actual gobierno del FMLN, resultado del avance en materia de democracia, busca profundizar el camino a la paz.


Descarga la aplicación

en google play en google play