Escúchenos en línea

Cinco empresas interesadas en comprar Fenosa, revela ministro de Energía

Varias agencias. Desde Managua. | 16 de Noviembre de 2007 a las 00:00
Cinco empresas extranjeras mostraron interés en adquirir la distribución de electricidad en Nicaragua, a cargo actualmente de la española Unión Fenosa, pero hasta ahora no han hecho una oferta, afirmó el viernes el ministro de Energía y Minas, Emilio Rappaccioli. En rueda de prensa, Rapacciolli dijo que esas empresas son ISO LUX, AHSMRRF, AES, la Corporación Eléctrica de Venezuela y una empresa brasileña que no precisó. Indicó que esas compañías tienen presencia en Europa, Estados Unidos y Latinoamérica. En el caso de la eléctrica AES, dijo el funcionario, operan en El Salvador y Panamá. Mientras, la Corporación Eléctrica de Venezuela maneja la electricidad en ese país. Rappaccioli aclaró que esas firmas han mostrado interés en comprar la distribución de energía en Nicaragua, pero aún no han hecho ninguna oferta en concreto. El ministro dijo que en este momento la prioridad del Gobierno es solucionar la crisis energética y los problemas técnicos, económicos y financieros existentes en el sector. También, aspectos relacionados con la mejoría del servicio, así como regular las pérdidas y fraudes del sector eléctrico. En ese sentido, reafirmó que continúan las negociaciones con la transnacional española Unión Fenosa, dueña de las distribuidoras Dissnorte y Dissur en Nicaragua, que distribuyen la energía eléctrica desde el año 2000, en base a un contrato de 30 años que la española se adjudicó en una licitación pública. Rappaccioli reafirmó que "si fuera necesario" que el Estado de Nicaragua adquiera Unión Fenosa para poner fin a la crisis energética, "se podría comprar", aunque insistió que primero buscarán resolver la situación mediante negociaciones. El funcionario no descartó, incluso, la participación de empresas privadas o estatales extranjeras junto al Estado nicaragüense para hacerse cargo de la distribución de energía en Nicaragua. El funcionario dijo que en caso de compra de las distribuidoras de Unión Fenosa no necesariamente se tendría que pagar la inversión de la eléctrica española, sino que se puede alcanzar un acuerdo de mercado. Más tarde, en Madrid, Fenosa señaló que trabaja en Nicaragua "con la mejor disposición" y que espera que se desarrollen los acuerdos firmados con el Gobierno del país centroamericano el pasado mes de agosto. Fuentes de Unión Fenosa consultadas por Efe en Madrid recordaron que en agosto se firmó un acuerdo de intenciones con Nicaragua en presencia de la vicepresidenta del Gobierno, María Teresa Fernández de la Vega, para solucionar la crisis energética del país. La mismas fuentes indicaron que la eléctrica continúa trabajando para aplicar estos pactos.

¿Gobierno interesado en comprar Fenosa

El gobierno quiere comprar la Fenosa, según informaron fuentes vinculadas al Ejecutivo, dijo el viernes el diario 'La Prensa'. Según el diario, una delegación de alto nivel de Venezuela ha llegado a Nicaragua a principios de esta semana para analizar las posibles opciones para comprar a la multinacional española una de sus distribuidoras en el país o bien todo su sistema de distribución. Unión Fenosa cubre su área de concesión por medio de la Distribuidora del Norte (Disnorte) y Distribuidora del Sur (Dissur). No se ha determinado la suma de la oferta que el gobierno habría preparado para comprar las operaciones de la multinacional en el país. Según los dueños de Fenosa, compraron esas dos distribuidoras por 115 millones de dólares en 2001, y desde entonces ha invertido unos 60 millones de dólares más. Ninguna fuente independiente ha confirmado ese monto de inversión y el gobierno sospecha que la cifra es mucho menor. Durante la XVII Cumbre Iberoamericana de jefes de Estado y de gobierno, el presidente Daniel Ortega manifestó claramente su intención de comprar las distribuidoras en manos de Unión Fenosa y tras discutir con el presidente del gobierno español, José Luis Rodríguez Zapatero, se giró hacia su colega venezolano, Hugo Chávez a quien dijo que si Nicaragua tuviera "la capacidad económica del hermano pueblo de Venezuela, hace mucho hubiéramos recuperado la distribución eléctrica. "Hugo (Chávez), hay que ver si en el marco del Alba podemos hacer algo por recuperar la distribución eléctrica en Nicaragua", dijo Ortega. El citado rotativo asegura que de acuerdo con sus fuentes gubernamentales, la oferta a Unión Fenosa se presentará la próxima semana, a pesar de que aún no se ha resuelto técnicamente cómo mantener el coste de generación de energía, que en la actualidad está por encima del precio por consumo, así como el porcentaje de pérdidas del sistema de distribución por motivos técnicos o en caso de fraude o robo de energía, comunes en el país centroamericano. El precio estimado para superar esos aspectos supera los 50 millones de dólares anuales (34,15 millones de euros). El viernes, la viceministra de Energía y Minas, Lorena Lanzas reiteró la pretensión gubernamental de comprar Unión Fenosa. "Si el gobierno tuviera el dinero ya para comprar las distribuidoras, ya lo hubiese hecho. Habría que analizar el costo y todas las implicaciones de lo que significa hacerse cargo de la distribución", declaró. Por su parte, el presidente del Consejo Directivo del Instituto Nicaragüense de Energía (INE, ente regulador), David Castillo, aseguró al diario que desconoce la intención del gobierno de comprar las operaciones de Unión Fenosa para resolver los problemas energéticos del país, aunque reconoció que las negociaciones con la empresa española están estancadas. "El gobierno, en asociación con el INE, está buscando una salida a la crisis del sector energético, teniendo como meta el cumplimiento del acuerdo marco que busca estabilizar el sector. Ahora, si el gobierno quiere comprar la distribuidora eléctrica es algo de lo que no me han informado. Lo que ha pasado es que las negociaciones con Fenosa se han trabado porque ellos han exigido algunas cosas con las tarifas, como que se les reconozca un mayor porcentaje de pérdidas en la tarifa, lo cual ni el INE ni el gobierno estuvimos dispuestos a aceptar", señaló. Finalmente, el portavoz de Unión Fenosa en Nicaragua, Jorge Katín, indicó también que desconoce la intención de compra de sus operaciones en el país por parte del gobierno e indicó que lo único válido son los acuerdos firmados el pasado 2 de agosto con el ministerio de Energía y Minas en el que se establece la permanencia de la multinacional en Nicaragua. "Lo que esperamos es que el gobierno refrende y reafirme esos acuerdos para seguir trabajando juntos en una salida a la crisis del sector energético en el país. Lo único que Fenosa ha pedido en las últimas reuniones es que establezca una fórmula que reconozca el coste real de la tarifa", consideró Katín.

Descarga la aplicación

en google play en google play