Escúchenos en línea

Otra victoria demoledora de Cuba en la ONU

Diario Granma, Cuba. | 17 de Noviembre de 2007 a las 00:00
Cuba calificó el sábado de "golpe demoledor" y "victoria histórica" la decisión de la Asamblea General de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) de eliminar el mandato de una resolución que amparaba el nombramiento de un relator especial para Cuba en materia de derechos humanos. Este viernes, la Comisión de Asuntos Sociales y Humanitarios de la Asamblea General de la ONU aprobó por 168 votos a favor y siete en contra (EE.UU., Israel, Canadá, Australia, Islas Marshall, Palau y Micronesia) el proyecto de resolución presentado por Cuba, a nombre del Movimiento de Países No Alineados, que aprueba el acuerdo de construcción institucional del Consejo de Derechos Humanos y la anulación de la relatoría especial para la isla. La resolución contó con el respaldo de China y Rusia.

Derechos Humanos: Histórica victoria de Cuba tras 20 años de batalla

La Comisión de Asuntos Socio-humanitarios de la Asamblea General de Naciones Unidas aprobó ayer, por 168 votos a favor y solo 7 en contra, el proyecto de resolución presentado por Cuba, a nombre del Movimiento de Países No Alineados, que aprueba el acuerdo de construcción institucional del Consejo de Derechos Humanos y elimina definitivamente el mandato que Estados Unidos había impuesto contra Cuba en la antigua Comisión de Derechos Humanos. En junio de este año, el Consejo de Derechos Humanos, reunido en Ginebra, había decidido poner a la consideración de la Asamblea General de la ONU un documento que definía la manera en que funcionaría dicho órgano, que reemplazó a la desprestigiada Comisión de Derechos Humanos. En dicho documento, el Consejo de Derechos Humanos recomendaba la eliminación del mandato contra Cuba que, año tras año, durante dos décadas, el gobierno de los Estados Unidos hiciera aprobar mediante el chantaje, la amenaza y la coacción. Esa propuesta es la que ahora quedó refrendada en Naciones Unidas. Esta decisión consolida el triunfo de nuestro pueblo en su enfrentamiento tenaz a la manipulación en el tema de los derechos humanos de que nuestro país fuera víctima durante 20 años y reafirma, una vez más, el aislamiento internacional de la política del gobierno norteamericano contra Cuba. A menos de un mes del contundente rechazo, por la propia Asamblea General de Naciones Unidas, del bloqueo contra nuestro país, esta es una victoria histórica. Las Naciones Unidas han reconocido la razón y la justeza de los argumentos que, sin concesión alguna, hemos defendido a lo largo de tantos años para enfrentar en Ginebra el carácter politizado, selectivo y discriminatorio de las acciones del gobierno de los Estados Unidos contra Cuba. Es de particular significación que a Cuba, en su calidad de Presidente del Movimiento de Países No Alineados, correspondiera la responsabilidad de presentar la resolución que fuera aprobada con los únicos votos en contra de Estados Unidos, Israel, Canadá, Australia, Islas Marshall, Palau y Micronesia. Otros once países, entre ellos China y Rusia, copatrocinaron junto al Movimiento el texto de la resolución aprobada. La decisión de hoy constituye un golpe demoledor a los designios imperiales de la administración Bush contra Cuba. El gobierno de Washington, que votó casi en solitario contra la creación del Consejo de Derechos Humanos en el año 2006, no ha podido hallar el apoyo necesario para aspirar a ser miembro de dicho órgano. Estados Unidos tampoco había podido incluir una enmienda que condenara a Cuba en la resolución contra el bloqueo recientemente aprobada ni presentar una resolución contra nuestro país en la Asamblea General de la ONU. En cambio, Cuba, que sí votó a favor de la creación del Consejo de Derechos Humanos y fue elegida para integrarlo desde el primer momento, con más de las dos terceras partes de los votos de los miembros de Naciones Unidas, ha mantenido, con prestigio creciente, una participación activa en las deliberaciones de dicho órgano, incluso en su proceso de construcción institucional, en defensa de los legítimos intereses de los países del Tercer Mundo. Los tiempos han cambiado. Cada vez son más los países que se rebelan contra la imposición y la mentira. Sin embargo, sabemos que el gobierno norteamericano no cejará en sus intentos de manipular el tema de los derechos humanos, con el fin de justificar su política de guerra económica y agresiones contra Cuba. Pero esos empeños están condenados al fracaso. Esta histórica victoria es el premio a veinte años de batalla de nuestro pueblo bajo la conducción de Fidel, a su resistencia heroica, a su unidad inquebrantable y a su fidelidad a los principios de la Revolución.

Ministerio de Relaciones Exteriores de Cuba


Descarga la aplicación

en google play en google play