Escúchenos en línea

Mucha discusión y pocos acuerdos entre Nicaragua y Costa Rica

Varias agencias. Desde San José. | 22 de Noviembre de 2007 a las 00:00
Costa Rica mantendrá la demanda presentada ante la Corte Internacional de Justicia de La Haya contra Nicaragua aunque ambos países tampoco descartan la posibilidad de una solución amistosa al caso relacionado con el derecho de navegación de los costarricenses por el río San Juan, ubicado en la frontera, anunciaron los dos gobiernos. Los presidentes de Costa Rica, Oscar Arias, y Nicaragua, Daniel Ortega, acordaron en San José que la demanda que Costa Rica presentó en 2005 contra su vecino por derechos de navegación en el fronterizo Río San Juan, de soberanía nicaragüense, queda en manos de la Corte Internacional de Justicia de La Haya. "Hemos acordado que el caso continúe en donde está y que también se pueda abordar en la comisión binacional, pero seguirá como está porque estamos muy cerca del final, ya que esperamos un fallo para inicios de 2009", manifestó Arias. Ortega recordó que este tipo de demandas representan "una carga" económica para los pueblos debido a los costos y mostró su esperanza de que algún día en Centroamérica haya libre tránsito de personas y "no existan las fronteras". "Acordamos que el caso continúe en La Haya sin perjuicio de que en comisiones binacionales se pueda abordar el tema. El canciller (Bruno Stagno) cree que el fallo saldría a inicios del 2009, de tal manera que es mejor dejar las cosas como están", manifestó el presidente costarricense Arias en una rueda conjunta con Ortega. El líder nicaragüense aseguró que el encuentro con Arias permitió iniciar la confección de "una agenda que permitirá ir fortaleciendo las relaciones de dos pueblos con objetivos comunes" como la lucha contra la pobreza y mejorar la educación. Ortega realizó este jueves una visita de varias horas a San José, para corresponder una visita privada que en agosto pasado hizo Arias a Nicaragua por invitación del cardenal Miguel Obando. Los mandatarios se reunieron en la sede de la cancillería costarricense, El gobernante nicaragüense llegó a San José con un retraso de casi tres horas debido a unos "problemas internos" que está viviendo el país, lo cual no le impidió continuar con una agenda privada que incluye la visita a dos hijos que residen en la capital costarricense. "Todo mi cariño y respeto de parte del pueblo de Nicaragua. Me siento contento de reunirme con el presidente Arias en una lucha por la paz y contra la pobreza", manifestó Ortega a su arribo a San José. Mientras Arias, el anfitrión estaba solo, Ortega se hizo acompañar de su esposa, Rosario Murillo, que fue ubicada a un lado de Arias en un podio especial en el aeropuerto, cuando lo recibieron en un acto oficial. La cita fue la primera oficial de Ortega a Costa Rica desde que asumió el cargo en enero. Tanto para el nicaragüense como para Arias este es el segundo mandato que cumplen, luego de un primer gobierno hace 20 años. Además, en una declaración los gobernantes "coincidieron en que la zona del río San Juan debe ser un factor de unidad y hermandad en la defensa de nuestros patrimonios naturales". Los gobernantes "acordaron impulsar un corredor transfronterizo de desarrollo sostenible en la zona del Río San Juan, para el bienestar de sus poblaciones y lograr un manejo integrado de los recursos naturales donde se vinculen las iniciativas de conservación con la de producción", para lo que acordaron formar equipos técnicos En relación al tema migratorio, de importancia para las dos naciones debido a la elevada presencia de nicaragüenses en Costa Rica, Ortega mencionó la urgencia de aprobar un proyecto de reforma a la ley de Migración que se encuentra pendiente de discusión en el Congreso costarricense. En Costa Rica, un país con 4,5 millones de habitantes, residen según datos oficiales, unos 600.000 nicaragüenses, que llegan para trabajar y buscar un mejor futuro. Datos de organizaciones no gubernamentales sitúan la cifra en cerca de un millón. "Ambos presidentes concordaron en la importancia de un manejo ordenado de los flujos migratorios que además, garantice las condiciones para la estadía y retorno al país de origen", precisó cancillería. "Estoy seguro que habrá una apertura... sería una señal muy buena si aprobaran esa reforma", expresó Ortega, al afirmar que solicitará que una comisión de diputados de la Asamblea Nacional de Nicaragua visite a sus homólogos costarricenses "para hacerles ver la necesidad de aprobar esa ley, porque le dará más seguridad a todos los nicaragüenses que están acá". Los presidentes anunciaron el relanzamiento de un mecanismo de diálogo con la instalación de una Comisión Binacional para atender asuntos bilaterales. Los gobernantes celebraron "un diálogo privado con agenda abierta en el que examinaron temas bilaterales, regionales y de la agenda internacional, en la que acordaron celebrar a más tardar en enero próximo la VI Comisión Binacional, en Nicaragua", indicó el informe oficial. Este mecanismo de diálogo había sido descontinuado en 1997. Otro tema abordado fue el de una deuda por 630 millones que desde 1976 mantiene Nicaragua con Costa Rica por compras de electricidad realizadas entre fines de los años 70 e inicios de la década de los 80, la cual Ortega reconoció que "es impagable" y hasta le ofreció a Arias algunas propiedades como pago. "Esta deuda era de 200 millones y pico de dólares y hoy ya va por 630 millones de dólares solo por los intereses. Esa deuda es impagable, sinceramente, esa es la realidad y le decía al presidente (Arias) que tal vez podemos dar a cambio algunas propiedades del Estado nicaragüense", apuntó Ortega, al coincidir con Arias en que una posible solución sería "buscar que países que tienen más recursos, desarrollados, nos ayuden a hacer frente a esa deuda". No obstante Ortega aclaró que esta situación "no afecta nuestras relaciones" El gobernante costarricense por su lado consideró que el país no podría "perdonar un monto muy alto (de la deuda) pero sí algún porcentaje y que del resto se hagan cargo países amigos, como los escandinavos, o Italia, o Francia". Arias y Ortega gobernaron sus respectivos países en la década de 1980 cuando la mayoría de las naciones centroamericanos estaban envueltas en conflictos armados, y ambos participaron en el histórico proceso de pacificación de la región.

Descarga la aplicación

en google play en google play