Escúchenos en línea

Si Borbón no se disculpa, relaciones con España en punto muerto, anuncia Chávez

Varias agencias. Desde Caracas. | 25 de Noviembre de 2007 a las 00:00
El presidente de Venezuela, Hugo Chávez, anunció el domingo que hasta que Juan Carlos Borbón no presente disculpas, él congela las relaciones con España, en un acto en el que estaba hablando de Colombia. Chávez hizo esta afirmación, sin más comentarios, al intervenir en la inauguración de un proyecto de desarrollo agrario cerca de la ciudad de Maracaibo, en el oeste de Venezuela, en la que dijo que metió "en el congelador" las relaciones con Colombia tras la suspensión de su labor mediadora con las FARC. "Es como el caso de España, pues. Hasta que el rey de España no se disculpe, yo congelo las relaciones con España, porque aquí hay dignidad...dignidad", afirmó Chávez, quien ha venido insistiendo desde la Cumbre Iberoamericana de Santiago de Chile que el monarca español debe disculparse por haberle mandado a callar en la reunión. Hace tres días, Chávez dijo que Borbón "tiene que reconocer que él se equivocó" cuando le dijo "Por qué no te callas" en la cumbre de Santiago cuando él reclamaba al presidente del gobierno español, José Luis Rodríguez Zapatero, que pusiera en orden al fascista José María Aznar. "Tiene la obligación moral, humana y política de ofrecer sus excusas", afirmó el presidente Venezuela, quien a raíz del incidente en la cumbre indicó que está "revisando" las relaciones con España, aunque también afirmó que no quiere "conflicto" con Madrid. El gobierno español guardaba silencio la noche del domingo. Contactado por la AFP, un portavoz del Ministerio de Asuntos Exteriores declinó hacer comentarios hasta conocer mejor las intenciones venezolanas. Chávez no indicó cuales serán las consecuencias precisas de su decisión de cara a las relaciones diplomáticas entre los dos países. El presidente venezolano también declaró congeladas las relaciones con Colombia. Desde los incidentes del pasado 10 de noviembre, España ha buscado calmar el juego. "Nuestro deseo es tener una buena relación con Venezuela y seguiremos haciendo todos los esfuerzos para lograrlo, indicó poco después el ministro español de Asuntos Exteriores, Miguel Angel Moratinos. Luego declaró que quería evitar la controversia cuando Chávez anunció una "revisión en profundidad" de las relaciones entre ambos países y precisó que las empresas españolas presentes en Venezuela iban a tener que "rendir más cuentas". La ultraderecha española acusa al gobierno socialista de haberse inclinado ante Chávez, que en la cumbre trató de "fascista" al ex presidente conservador José María Aznar y suscitó una reacción de protesta de Rodríguez Zapatero.

Descarga la aplicación

en google play en google play