Escúchenos en línea

Detrás de la campaña contra las pandillas, se esconden abusos contra la juventud

Agencia EFE. Desde Ciudad de México. | 25 de Noviembre de 2007 a las 00:00
La teoría de que las "maras" y otras pandillas violentas transfronterizas constituyen una amenaza para la seguridad nacional de ciertos países es desmesurada y puede ser usada como excusa para cometer abusos contra los jóvenes, dijo el domingo a Efe el investigador mexicano José Manuel Valenzuela. "No podemos permitir que se plantee (a las pandillas) como una amenaza para la seguridad nacional de México, de los países centroamericanos y de Estados Unidos. Eso es una desmesura increíble", declaró en entrevista el investigador del Colegio de la Frontera Norte (Colef). El académico aclaró, no obstante, que en un sector de esas pandillas, entre las que incluye las formadas por jóvenes inmigrantes latinoamericanos en España, presentan un perfil delictivo. Valenzuela presentó en la XXI Feria Internacional del Libro de Guadalajara (FIL), inaugurada el sábado en esa ciudad del oeste mexicano, el libro "Las maras, identidades juveniles al límite", una compilación que analiza a pandillas que operan en los países citados. En el libro el investigador intentó desmitificar la visión que existe de las pandillas que actúan en Colombia, de las "maras" en Centroamérica, México y Estados Unidos, o de los grupos como los "Latin Kings", "Latin Queens" y "Ñetas" en España. Confiesa que ha tratado de reflejar en su justa dimensión el papel que juegan las pandillas violentas en esos países para evitar que las utilicen de pretexto para cometer violaciones a derechos civiles y humanos en contra de los jóvenes. El profesor del Colef sostiene que las autoridades y los medios de comunicación generalizan, tanto en los países de América como en España, cuando señalan a las pandillas como un riesgo. "No todos los "mareros" necesariamente son delincuentes. El caso de Honduras, donde detienen a 13.000 muchachos, los investigan y a menos del 5% les pudieron comprobar un delito", precisó. Además insistió en que a las "maras" se les ha señalado incluso como aliados de la red terrorista Al Qaeda, algo que considera "absolutamente falso" porque no hay indicio ni prueba alguno. Refuta también la noción de que las "maras" tienen una intensa actividad criminal en la frontera de México con Guatemala, la entrada de muchos inmigrantes ilegales centroamericanos que, a través de mafias de tráfico de personas, intentan llegar a EEUU por territorio mexicano. "Menos del 1% de los delitos (en la zona) están vinculados con algún tipo de pandilla", sostuvo. Valenzuela recordó que las "maras" tienen sus antecedentes los "pachucos" y "cholos", grupos juveniles que surgieron en los barrios de mexicanos y chicanos de EEUU a partir de la década de los treinta del siglo pasado. "Hay un repertorio simbólico común de formas de acción, de hecho la "mara" surge dentro del Barrio 18, que era base fundamentalmente de un barrio de población chicana, mexicana, incluso de gente de otras nacionalidades", precisó. En su obra este investigador del Colef ha tratado de confrontar los discursos de las autoridades con los datos reales de lo que son las pandillas para evitar que estos colectivos sean estigmatizados. "Un enemigo muy cómodo frente a lo que era una necesidad de estrategias de mayor control sobre las fronteras centroamericanas y mexicana, desde una lógica geopolítica después de 11 de septiembre de 2001", concluyó.

Descarga la aplicación

en google play en google play