Escúchenos en línea

Ritmo centroamericano desembarca en México

Por José Meléndez, diario El Universal de México. Desde San José. | 25 de Noviembre de 2007 a las 00:00
Fusionados en ritmos musicales mesoamericanos, la mejoranera panameña, la tonaja guatemalteca, la caramba hondureña, el caparazón de tortuga beliceño, la ocarina costarricense y la marimba nicaragüense llegarán a México para mostrar la diversidad cultural de América Central. La Orquesta de la Papaya, integrada por 19 músicos de Guatemala, Belice, El Salvador, Honduras, Nicaragua, Costa Rica y Panamá, desembarcará este lunes en la capital neoleonesa, Monterrey, para exponer la riqueza de la música autóctona de la región ante el Foro Universal de las Culturas 2007. "El sello de La Papaya es la expresión mágica de más de 40 instrumentos musicales de la zona", dijo el costarricense Manuel Obregón, director de la Orquesta. "La sonoridad es única. Todo es un ritual", declaró, en entrevista con EL UNIVERSAL. "Los sonidos evocan la memoria ancestral de los pueblos centroamericanos, su mestizaje y la fusión de diversas culturas como la indígena, africana y europea", puntualizó. Creada en 2002 como una opción de rescate "y respeto a las tradiciones y a la diversidad cultural" de América Central, la orquesta combina las manifestaciones artísticas mayas, del norte del istmo centroamericano, con las garífunas y los calipsos del sector del Caribe, añadió. Sin ser tampoco un vehículo del folclor regional, la orquesta recurre "también a la música urbana, el jazz o el rock", apegada a "elementos fundamentales como el respeto al medio ambiente", subrayó. La Papaya ha realizado cuatro giras por México —en Chiapas en 2003, en Guanajuato, Tamaulipas y Guerrero en 2004, en Veracruz y el Zócalo de la ciudad de México en 2006— y con su viaje a Monterrey tendrá su segunda presentación en el Foro Universal, ya que fue invitada a participar en la cita anterior, en 2004, en Barcelona, España. Desde el lunes, hasta el 3 de diciembre, la agrupación tendrá 10 conciertos en un foro al que describe como "un encuentro planetario del arte y la cultura". La organización Papaya Music explicó que "la innovadora orquesta fusionó instrumentos tan diversos como el violín campesino de Panamá hasta las turtle shells (caparazones de tortuga) de Belice, poniendo en evidencia la riqueza de la música autóctona en estas naciones". Como todos los músicos son de diferentes países, irán llegando por separado a Monterrey, donde se reunirán con su pesado equipaje instrumental, precisó Obregón. "La caramba hondureña, que es una especie de quijongo, tiene más de dos metros de altura. Su ejecución es parte de un ritual que se conjuga con la flauta cazadora, que era tocada por nuestros antepasados como para pedirle permiso a las aves y a los demás animales para cazarlos", relató. Obregón se refirió con emoción a otros mágicos nombres de artefactos musicales de los pueblos centroamericanos, como el tambor garífuna de Honduras, el violín campesino y la mejoranera —un instrumento de cuerdas— de Panamá o la batería de conchas de Belice. "Los hemos fusionado —narró Obregón— en algo mágico".

Descarga la aplicación

en google play en google play