Escúchenos en línea

Sandino dijo sí a la dignidad del pueblo nicaragüense

La Habana. Por Gabriela Ávila Gómez/granma.cu | 4 de Mayo de 2017 a las 08:42
Sandino dijo sí a la dignidad del pueblo nicaragüense

América Latina carga con historias intervencionistas en las que Estados Unidos pretendía ocupar el lugar del «salvador», cuando en realidad solo demostraba la vigencia de una doctrina del siglo XIX: la «América para los americanos» de James Monroe.

Nicaragua es un territorio que en varias ocasiones sufrió la injerencia norteamericana en sus asuntos. Una de ellas se produjo con el desembarco de marines en 1926, año en que en la pequeña nación centroamericana estalló una guerra civil.

Para 1927, y con el propósito de poner fin al conflicto armado en el país, los estadounidenses propusieron firmar el Pacto del Espino Negro.

Se trataba de un documento que en esencia proponía un total desarme de las tropas en conflicto en el país centroamericano, y la supervisión de elecciones por parte de marines norteamericanos. La estocada sería la creación de la Guardia Nacional, que tanto daño hizo al país durante 45 años.

Sabiendo la carga que todo ello podría acarrear para su país, el 4 de mayo de 1927, el General de Hombres Libres, Augusto C. Sandino –quien años después fue asesinado precisamente por la ya mencionada Guardia Nacional– se opuso con ímpetu a dicho pacto.

«Sandino dice NO a Moncada*, dice NO a los yanquis, dice SÍ a Nicaragua, dice SÍ a la dignidad del pueblo nicaragüense y no firma en Tipitapa el oneroso pacto del Espino Negro».

«Yo no me vendo ni me rindo... Nosotros iremos hacia el sol de la libertad o hacia la muerte; y si morimos, nuestra causa seguirá viviendo. Otros nos seguirán», expresó en aquel momento el general.

A pesar de que el Espino Negro fue firmado, Sandino continuó luchando hasta su muerte por una Nicaragua independiente y soberana. Su ejemplo lo siguieron hombres y mujeres de otras generaciones que combatieron para que triunfara la Revolución en el país.

Al día de hoy, varios historiadores coinciden en que sin los hechos del 4 de mayo de 1927 en Nicaragua, no hubiera ocurrido la victoria de la Revolución Sandinista del 19 de julio de 1979.

Por ello cada 4 de mayo, los nicaragüenses celebran su Día de la Dignidad Nacional, justo como Sandino lo afirmó en 1927: «debe ser fiesta nacional porque ese día Nicaragua probó ante el mundo que su honor nacional no se humilla».

* José María Moncada, general en jefe del Ejército Liberal Constitucionalista, y firmante del pacto por la parte nicaragüense.


Descarga la aplicación

en google play en google play