Escúchenos en línea

La temporada de huracanes dejó surco de muerte

Agencia EFE. Desde Miami. | 29 de Noviembre de 2007 a las 00:00
La naturaleza dejó este año un surco de muerte en Centroamérica, República Dominicana, Haití y México, en una temporada de huracanes que concluye formalmente este viernes y que apenas perturbó a Estados Unidos. La peor parte de la temporada de huracanes, que comenzó el 1 de junio, "fue claramente para el Caribe", dijo Dennis Feltgen, meteorólogo y portavoz del Centro Nacional de Huracanes, de Estados Unidos, con sede en Miami. Las predicciones de los meteorólogos, que vaticinaron una intensa temporada de huracanes en el Atlántico para este año, se cumplieron con la formación de 14 tormentas tropicales y seis huracanes ("Dean", "Félix", "Humberto", "Karen", "Lorenzo" y "Noel"), dos de ellos de categoría 5, con vientos de más de 250 kilómetros por hora. Frente a las críticas vertidas por algunos medios sobre la dudosa exactitud de los pronósticos meteorológicos, Feltgen sostuvo que es frecuente detectar "una idea falsa que no sé de dónde proviene" y que consiste, dijo, en "creer que todos las tormentas van a tocar tierra". "Lo que nosotros decimos es que va a ser una temporada activa", destacó el científico, para añadir que los meteorólogos de la Administración Nacional Oceánica y Atmosférica (NOAA) "vaticinaron correctamente el número de tormentas que se esperaba que se formasen" en 2007. La NOAA pronosticó en mayo para la temporada de 2007 en la cuenca atlántica la formación de entre 13 y 17 tormentas tropicales, de las cuales entre siete y diez derivarían en huracanes. En contraste con la benigna actividad ciclónica de la temporada pasada, cuando se registraron nueve tormentas y cinco huracanes, ninguno de los cuales tocó tierra en Estados Unidos, este año los fenómenos meteorológicos afectaron, sobre todo, a la isla La Española, Centroamérica y México. En efecto, "Dean", el primer huracán de la temporada en el Atlántico, un temible ciclón de categoría 5 con vientos de 260 kilómetros por hora, dejó al menos 13 muertos a su paso en agosto por el Caribe y otros 10 fallecidos y más de 70 mil damnificados en México. En septiembre, un mes después de que "Dean" impactara la costa mexicana tras atravesar la península de Yucatán, otro ciclón, "Lorenzo", se abatió sobre el estado de Veracruz y Puebla, donde seis personas perdieron la vida por las inundaciones y los deslizamientos de tierra. Otra nota trágica la puso en septiembre el ciclón "Félix", también de categoría 5, cuyo cómputo de destrucción en Nicaragua fue: 53 muertos, 105 desaparecidos, 100 mil damnificados y cerca de 10 mil casas destruidas. La cifra de muertos en Nicaragua, sin embargo, se elevó a 105 con la aparición de 52 cadáveres de indígenas misquitos en territorio hondureño. Las comunidades de los misquitos y mayagnas nicaragüenses, que pueblan una zona recóndita del país, fueron las más afectadas por la la devastación provocada por los huracanes hasta el punto que aún hoy hay zonas sin luz eléctrica y servicios de agua o telefonía. Para el meteorólogo Feltgen, resulta de vital importancia que los Gobiernos y la población entiendan la importancia de la prevención ante "el actual período muy activo de huracanes que comenzó en 1995 y que puede durar de 20 a 30 años".

Descarga la aplicación

en google play en google play