Escúchenos en línea

Ortega insta a diputados derechistas a dejar pleito por Consejos del Poder Ciudadano

| 4 de Diciembre de 2007 a las 00:00
El presidente Daniel Ortega llamó este martes a los diputados de la derecha a no continuar "su pleito" por la vigencia de los Consejos del Poder Ciudadano (CPC), una instancia de participación popular organizada para la toma de decisiones del poder ejecutivo. Al participar en un acto público en el barrio Batahola Norte, al occidente de Managua, el gobernante y líder sandinista dirigió un llamado a esos legisladores a desistir del pleito que mantienen desde hace tres semanas en torno a la legalidad o no de la existencia de los CPC, y ratificó que continuarán existiendo porque son el pueblo mismo, "y el pueblo no puede desaparecer". Ortega apuntó que los diputados derechistas podrían enviar a publicar este miércoles la aprobación de un rechazo al veto presidencial de la Ley que deja sin efecto a los CPC, como organismo de consulta y de participación ciudadana en las gestiones de gobierno, porque de todas formas los CPC "continuarán existiendo". El mandatario citó textualmente varios artículos de la Constitución Política de Nicaragua, en los que se especifica que en Nicaragua el "poder radica en el pueblo", y el derecho de los y las nicaragüenses a organizarse y a participar en la toma de decisiones de sus autoridades, para confirmar una vez más el soporte legal de los CPC. "Tendría que desaparecer el pueblo para que los CPC no existan, y eso no es posible (…), aquí a última hora, le decimos a esos diputados que publiquen su ley, porque los CPC van a seguir existiendo", sentenció Ortega, en alusión a la amenaza de los legisladores de destituir al presidente de la Asamblea Nacional, el sandinista René Núñez, si no manda publicar el rechazo al veto presidencial que crea los CPC. Insistió en que sus opositores desistan de ese pleito, para "pasar en paz" las fiestas de diciembre, y les recordó que en Nicaragua "hay que pelear contra el hambre, contra la inseguridad ciudadana". El líder sandinista se dirigió a los diputados para decirles "ustedes creen que tienen todo el poder, grandes salarios y vehículos, pero por mandato constitucional están obligados a escuchar al pueblo y darle respuesta a sus peticiones". Señaló que esos legisladores se niegan a reconocer a los CPC como base organizativa del pueblo, en contraposición con cinco embajadores, incluidos los de Francia, Guinea (África) y Colombia, los que el pasado viernes presentaron sus cartas credenciales "ante el pueblo presidente", en un acto público, donde instaló los "gabinetes" de los CPC, que volvió a crear, ésta vez mediante un decreto (ley). En el acto de este martes estuvo presente la representante en Nicaragua del Banco Interamericano de Desarrollo, (BID), Mirna Liévano, quien firmó un acuerdo de cooperación con el Ministro de Hacienda, Alberto Guevara, y Ortega aseguró que estaba seguro que la funcionaria "se siente honrada" de firmar ese acuerdo "ante el pueblo de Batahola Norte". El gobernante dijo que en los años anteriores, esos acuerdos los firmaban sus antecesores con "grupos selectos, escondidos del pueblo, en hoteles cinco estrellas, Brindando". Apuntó que los CPC "no están para hacerle daño a nadie, están para actuar de manera solidaria". Ortega, cuyo lema de gobierno es "El pueblo presidente", dijo que los que le molesta a los 52 diputados opuestos a la existencia de los CPC, es que esos organismos han logrado bajar los precios de los frijoles, básicos en la alimentación de los nicaragüenses, y que hace un mes registraron una espiral alcista, mediante acuerdos con "productores asociados". En el acto, el ministro agropecuario y forestal, Ariel Bucardo, anunció que a través de los CPC se distribuirá a la población a precios menores que los del mercado, además de frijoles, arroz y aceite, el primero también en escasez, y el segundo bajo tendencia alcista, bajo el sistema de pagar "lo justo" al productor, y vender "a precio justo" a la gente. Ortega apuntó que durante los 17 años anteriores a su llegada al poder, los gobiernos de la derecha dejaban los precios de los productos básicos de la población en manos del mercado, sin ningún tipo de sensibilidad por la población pobre del país, que si no tenía para pagar los precios encarecidos por los comerciantes, simplemente no comía. También hizo alusión a la operación "irregular" en la emisión de Certificados Negociables de Inversión (CENI), para cubrir los depósitos del público ante las fraudulentas quiebras de cuatro bancos, que supuso un daño económico de 630 millones de dólares al Estado, y por la que se señala al jefe de la Alianza Liberal Nicaragüense-Partido Conservador (ALN-PC), Eduardo Montealegre. Ortega dijo, sin mencionar a Montealegre, que los responsables de esa operación ilegal no han sido llevados aún ante la justicia. El gobernante sandinista también fustigó a sus opositores, que le critican por utilizar su vivienda particular, y al mismo tiempo Secretaría General del Frente Sandinista de Liberación Nacional (FSLN), como sede del Poder Ejecutivo, y reafirmó que la Casa Presidencial estaba donde estáa el pueblo, al tiempo que anunció un nuevo acto público en "La Chureca", el mayor vertedero de basura de la capital nicaragüense, donde están los pobres, a los que desprecian los diputados opositores. Desde el inicio de su mandato, el pasado 10 de enero pasado, Ortega creó los CPC, órgano que incluyó en la Ley de Organización del Estado, que luego sancionó la Asamblea Nacional, con el voto de los diputados de la oposición derechista del Partido Liberal Constitucionalista (PLC), de la ALN-PC, del Movimiento Renovador Sandinista (MRS), y del FSLN. Posteriormente, los legisladores de la derecha hicieron mayoría y reformaron esa Ley, señalando que los CPC no recibirían financiación del Presupuesto General de la República para sus tareas, y como Ortega anunció que les asignaría participación ante los ministros de Estado y entes autónomos, para definir las prioridades a atender, los diputados opositores votaron una nueva reforma, dejando sin efecto esa instancia. Ortega vetó la ley que dejó sin efecto a los CPC, veto que los 52 diputados opositores rechazaron y confirmaron la desaparición de esa instancia en las estructuras del gobierno, a lo que líderes de los CPC respondieron recurriendo de amparo, que acogió en tribunal de segunda instancia, radicándose el caso en el seno de la Corte Suprema de Justicia.

Descarga la aplicación

en google play en google play