Escúchenos en línea

Fenosa obstaculiza el desarrollo nacional, declara el presidente de ENEL

Agencia Prensa Latina. Desde Managua | 5 de Diciembre de 2007 a las 00:00
El presidente ejecutivo de la estatal Empresa Nicaragüense de Electricidad (ENEL), Ernesto Martínez, acusó este miércoles a la trasnacional española Unión Fenosa de obstaculizar el desarrollo del país. Unión Fenosa, que ostenta el monopolio de la distribución de energía en el Pacífico y centro de la nación, es hoy por hoy un obstáculo para el desarrollo de nuestro país, aseveró el directivo, en declaraciones al canal 4 de la televisión local. De acuerdo con Martínez, las empresas generadoras interesadas en invertir en Nicaragua quieren que el gobierno les sirva de garante de los saldos multimillonarios que les adeuda el consorcio español, debido a que no confían en la trasnacional, que tiene deudas pendientes en el país. En este momento el Estado no puede asumir eso (la garantía por los adeudos de Unión Fenosa), aclaró el funcionario, quien confirmó que el consorcio español le debe a las empresas estatales casi 70 millones de dólares. Las críticas de Martínez salieron a la luz poco después de que una generadora privada advirtiera este martes que podría apagar sus plantas a partir de la semana próxima, porque la entidad española le adeuda cuatro millones de dólares. El directivo de ENEL aseguró que se están realizando negociaciones ente todas las partes involucradas, para evitar que vuelvan los apagones, los cuales fueron eliminados la semana pasada, después de más de un año de racionamientos de hasta 10 horas diarias. Martínez recalcó que los problemas energéticos que sufre Nicaragua obedecen a las privatizaciones autorizadas por los gobiernos neoliberales que estuvieron en el poder entre 1990 y enero de este año. El presidente sandinista Daniel Ortega, que asumió el poder en enero pasado, ha asegurado en repetidas ocasiones que la situación creada por Unión Fenosa es insostenible. Ortega incluso repitió sus críticas durante la XVII Cumbre Iberoamericana celebrada en Chile en noviembre pasado, y sus señalamientos provocaron la irritación del rey Juan Carlos, quien abandonó la sala en señal de protesta. Según el mandatario, lo único que le impide echar del país a la compañía española es la existencia de una cláusula contractual que obligaría a su gobierno a pagarle 200 millones de dólares en indemnizaciones a la trasnacional.

Descarga la aplicación

en google play en google play